Fe Y Obras, Bosquejo Evangélico

La Biblia enseña que nuestra salvación es sólo por la fe en Cristo. Pero no llegamos al cielo por nuestra cuenta. Dios nos lleva allí, y lo hace por medio de dos vías paralelas que se refuerzan mutuamente: fe y obras. En este artículo examinaremos brevemente la doctrina de la justificación por la fe y las obras, su significado, sus pruebas bíblicas y por qué es el único camino al cielo.

Índice de Contenido
  1. Definiciones
  2. ¿Sólo la fe?
  3. ¿Sólo obras?
  4. ¿Justificado por la fe y las obras?
  5. ¿Por qué fe y obras juntas en la justificación?
  6. Cómo se relaciona la justificación con la santificación y la glorificación
  7. Dios nos justifica mediante la fe y las obras debido a las exigencias de su justicia.
  8. Conclusión

Definiciones

Para empezar, debemos definir lo que significa cada una de estas cosas:

  • Justificación: el acto de ser declarado justo por Dios, o perdonado de la culpa y hecho apto para disfrutar de su favor (1 Corintios 6:11).
  • Santificación: el proceso de llegar a ser santo, o separado para Dios (1 Tesalonicenses 4:3).
  • Glorificación: cuando una persona llega a ser perfecta y madura en Cristo, liberada del dominio del pecado hacia la vida eterna con Dios (Romanos 8:30-31; 1 Juan 3:2).
  • Fe: confianza en Jesucristo para la liberación de la pena y el poder del pecado; creencia de que Jesús es tanto el Salvador como el Señor (Hechos 18:27; Romanos 3:22-28; 4:5; 5:1-2). Las obras se refieren a todo lo que se hace por los demás por amor a ellos (Mateo 25:, Santiago 2:, Juan 15:, etc.).

Fe y obras

¿Sólo la fe?

¿Sólo la fe? Este es un malentendido común. Aunque Martín Lutero utilizó el término "fe sola" en sus escritos, es importante entender que esto no significa fe sin acciones o buenas obras. Para Lutero, la "fe sola" se refería únicamente a la justificación por los méritos de Cristo, no por nuestros propios méritos u obras. En otras palabras, la fe no era un fin en sí misma, sino que era el catalizador de las buenas obras (véase Romanos 3:28).

Recomendado:  Viviendo los principios de la fe - Cómo podemos desarrollarlos

¿Sólo obras?

La falsa dicotomía de la fe frente a las obras es el problema más común de esta visión de la salvación. Muchos no evangélicos creen que los evangélicos creen que nuestras acciones no influyen en nuestra salvación. Esto no es cierto.

La Biblia enseña que para ser salvos debemos arrepentirnos del pecado, creer en Cristo y recibir su don de la vida eterna sólo por la fe (Juan 3:16). Sin embargo, cuando se trata de la santificación (ser más santos), somos hechos justos por la gracia de Dios y no por nuestros propios esfuerzos o méritos (Romanos 2:4; 8:30; 2 Corintios 5:21).

Cuando se trata de la glorificación (el paso final antes de entrar en el cielo), Dios completará Su obra en nosotros haciéndonos cien por ciento puros sin pecado alguno antes de entrar en el cielo con Él por los siglos de los siglos (1 Corintios 15:53-54).

En otras palabras, aunque las obras no se requieren para la justificación (que una persona sea justificada), sí se requieren para la santificación y la glorificación porque pueden ayudarnos a acercarnos a Dios.

¿Justificado por la fe y las obras?

¿Justificado por la fe y las obras? La respuesta es no. Hay muchas personas que creen que somos salvados por la fe, pero no por las buenas obras. Pero esto no es cierto, porque si no hay buenas obras, entonces no hay fe. La fe sin buenas obras está muerta (Santiago 2:17).

La fe y las obras no son idénticas. Cuando hablamos de la fe, nos referimos a "la sustancia" o "la realidad" de lo que Dios ha logrado mediante la muerte de Cristo en nuestro favor (Romanos 5:1-2).

En otras palabras, cuando usted "cree en Jesucristo" como su Salvador y Señor, Dios hace que usted sea una nueva creación en Él (2 Corintios 5:17) donde el pecado ya no reclama el dominio sobre su vida (Romanos 6:6; Romanos 8:2-9).

Recomendado:  Medida De Fe - Versículos Relacionados

En lugar de estar bajo la ley con su condenación - "por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios... por lo tanto, así como la transgresión de uno llevó a la condenación de todos los hombres... así también la acción de justicia de uno lleva a la justificación y a la vida de todos los hombres" - ahora estamos perfectos ante Dios por Su sola gracia a través de la creencia en Su Hijo Jesucristo solamente (Romanos 3:23).

¿Por qué fe y obras juntas en la justificación?

¿Por qué Dios nos justifica tanto por la fe como por las obras? Por las exigencias de su justicia. Dios es justo y exige justicia, por lo que debe mantener sus propias normas. Aquellos que creen en Cristo como Señor deben ser hechos justos por Él.

Aquellos que creen que Cristo es el Señor son justificados por la gracia a través de la fe, lo que significa que son declarados justos con Dios a pesar de su pecaminosidad porque fue pagada en su nombre por Jesucristo (Romanos 3, Efesios 2).

Pero esto no significa que Dios haya dejado de lado sus normas o que haya pasado por alto nuestros pecados: todavía los juzga (1 Juan 1). El corazón de una persona debe estar en consonancia con lo que se ha hecho por ella: amar a Dios y a los demás (Marcos 12:30-31; Lucas 10:25-28).

No podemos ganar la salvación a través de nuestras obras; ¡se trata de la gracia! Sin embargo, cuando recibimos la gracia de Dios, debemos responder en obediencia a Él (Juan 14:15; 1 Juan 5:3).

Cómo se relaciona la justificación con la santificación y la glorificación

El término "santificación" se refiere al proceso por el cual Dios nos hace santos y justos. El término "glorificación" se refiere a un evento futuro en el que seremos cambiados a un estado perfecto de santidad y justicia. Estos tres procesos no están separados entre sí, sino que forman parte de un todo unificado que comienza con la salvación por la sola fe y termina con nuestra transformación total en seres celestiales que vivirán para siempre con Dios.

Recomendado:  Estudio Bíblico De Hebreos 9:5

Cuando creemos en Cristo, él perdona nuestros pecados, nos quita toda la culpa, nos da la vida eterna y restaura nuestra relación con Dios para que ahora podamos ser llamados hijos de Dios (Juan 1:12-13). La justificación es el primer paso en el camino para llegar a ser como Jesucristo: es lo que sucede cuando pones tu fe en él para la salvación a través de su único sacrificio (Romanos 3:21-28).

Dios nos justifica mediante la fe y las obras debido a las exigencias de su justicia.

Dios nos justifica por medio de la fe y las obras debido a las exigencias de su justicia. La ley exige justicia, y nadie puede cumplirla perfectamente. Por lo tanto, necesitamos un sustituto perfecto que pague la pena por nuestros pecados: La muerte de Cristo en la cruz fue pago suficiente para satisfacer la justicia y la ira de Dios contra el pecado (Romanos 3:21-26).

Dios nos justifica por medio de la fe y las obras debido a las exigencias de su justicia. Puesto que somos justificados sólo por la fe como nuestro sustituto, cualquier obra buena que hagamos debe ser realizada también por la fe (Gálatas 2:16). La fe es necesaria no sólo para la justificación, sino también para la santificación (1 Corintios 1:30), la glorificación (1 Corintios 15)

Conclusión

Esperamos que este artículo le haya ayudado a comprender la importancia de la fe y las obras en el proceso de justificación. La Biblia enseña que el hombre es justificado sólo por la gracia, sólo por la fe, sólo en Cristo. Dios es un juez justo y debe castigar el pecado o no sería justo. Él requiere una justicia perfecta para justificar a los pecadores; por lo tanto, Su justicia exige tanto la fe como las obras.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Fe Y Obras, Bosquejo Evangélico puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir