Mirar Hacia Adelante En Cristo

Ser cristiano significa esperar a Jesucristo. Es fácil para los cristianos mirar hacia atrás en sus vidas y ver lo que han hecho bien. Pero también es importante mirar hacia adelante, para ver lo que Jesús tiene planeado para ti. Por eso los bautismos no tienen que ver con el pasado ni con nuestros logros.

No estamos siendo bautizados en una especie de club que nos hace más "cristianos" que las personas que nunca han sido bautizadas.  El bautismo no se trata de complacer a Dios o de volverse más perfecto o de demostrarle algo a alguien. No se trata de lo mucho que has vivido en tu vida o de lo buena persona que eres.

El bautismo no es una introducción a la membresía de la iglesia ni nada por el estilo. Es sólo el bautismo. Después de eso, somos un grupo completamente separado de cristianos que hacen cosas diferentes con nuestra nueva vida en Cristo (como salir al mundo, dar dinero o comida, vivir y orar juntos, etc.).

Todo lo que hace el bautismo es marcar a la persona como uno de nosotros que ya era cristiano antes de ser bautizado. Lo que no hace es que su conversión sea más legítima que la de cualquier otro, y no hace que Jesús sea más real que el de cualquier otro.

Mirar hacia adelante

Índice de Contenido
  1. Ser cristiano significa esperar a Jesucristo.
  2. Es fácil para los cristianos mirar hacia atrás en sus vidas y ver lo que han hecho bien.
  3. Pero también es importante mirar hacia adelante, para ver lo que Jesús tiene planeado para ti.
  4. Por eso los bautismos no tienen que ver con el pasado ni con nuestros logros.
  5. El bautismo no se trata de complacer a Dios o de volverse más perfecto.
  6. Todo lo que hace el bautismo es marcar a la persona como miembro de la iglesia.
  7. Conclusión

Ser cristiano significa esperar a Jesucristo.

Como cristiano, se te ha enseñado a esperar con fe la venida de Jesucristo. Cuando piensas en esto, hay dos cosas que pueden venir a la mente: Su regreso a la tierra y su regreso de la muerte. Veamos ambos temas por separado. Lo primero que esperan los cristianos es el regreso del cuerpo físico de Jesucristo, el mismo que salió de su tumba tres días después de ser crucificado en la cruz (1 Corintios 15:4).

Recomendado:  Estudio Sobre La Idolatría Según La Biblia

En ese momento, todos los cristianos serán resucitados y reunidos con él en el cielo (2 Corintios 5:1). Se nos dice muchas veces en las Escrituras que si no sabemos a dónde vamos cuando muramos, entonces es inútil para nosotros ahora (2 Pedro 3:9), así que esperemos y oremos para que nuestros ojos lo vean pronto.

Es fácil para los cristianos mirar hacia atrás en sus vidas y ver lo que han hecho bien.

Es fácil para los cristianos mirar hacia atrás en sus vidas y ver lo que han hecho bien. También es fácil mirar hacia adelante y ver lo que Jesús ha planeado para nosotros.

La mejor manera de vivir es mirar hacia adelante en Cristo. Cuando hacemos esto, podremos ver nuestro futuro lleno de esperanza y alegría debido a Jesucristo que nos ama tanto que murió por nuestros pecados para que podamos tener vida eterna con Él en el cielo para siempre.

Pero también es importante mirar hacia adelante, para ver lo que Jesús tiene planeado para ti.

Pero también es importante mirar hacia adelante, para ver lo que Jesús ha planeado para ti. Esto es especialmente cierto cuando el presente no parece tan brillante. Debemos mirar hacia el futuro en Cristo, porque sabemos que Él no nos decepcionará. Podemos estar seguros de que Él utilizará nuestras vidas para su gloria y propósito, aunque a primera vista no parezca gran cosa.

Por eso los bautismos no tienen que ver con el pasado ni con nuestros logros.

No nos estamos bautizando en una especie de club que nos hace más "cristianos" que las personas que nunca se han bautizado. El bautismo no es sólo un signo de pertenencia, sino también un acontecimiento en el que nacemos de nuevo.

Recomendado:  La Necesidad De Creer En Cristo

No se trata del pasado o de nuestros logros, sino de la nueva vida de Dios para nosotros. No estamos siendo bautizados en una especie de club que nos hace más "cristianos" que las personas que nunca han sido bautizadas. El bautismo es un signo de pertenencia a Cristo, a la iglesia y a la familia de Dios.

El bautismo no se trata de complacer a Dios o de volverse más perfecto.

No se trata de cuánto has vivido en tu vida o cuán buena persona eres. El bautismo no tiene que ver con complacer a Dios, ni con volverse más perfecto, ni con demostrarle algo a alguien. No se trata de lo mucho que has vivido en tu vida o de lo buena persona que eres. El bautismo se trata de Dios y sólo de Dios:

  • El bautismo es sobre la gracia de Dios y el perdón de Dios.
  • El bautismo es sobre el amor de Dios y la misericordia de Dios.
  • El bautismo es sobre la misericordia de Dios y la gracia de Dios

El bautismo no es una introducción a la membresía de la iglesia ni nada por el estilo.

El bautismo no es una introducción a la membresía de la iglesia ni nada por el estilo. Es sólo el bautismo. Después de eso, somos un grupo completamente separado de cristianos que hacen cosas diferentes con nuestra nueva vida en Cristo (como salir al mundo, dar dinero o comida, vivir y rezar juntos, etc.).

El bautismo es un símbolo de nuestra fe y de que queremos mirar hacia adelante en Cristo. Significa que creemos que Jesús murió por nosotros y resucitó para que podamos ser perdonados de nuestros pecados y conocer a Dios personalmente para siempre a través de él.

Recomendado:  Evangelizando A Un Mundo Sin Cristo

El bautismo no hace que esto suceda, simplemente lo reconoce como cierto cuando alguien acepta la muerte de Jesús en su nombre. No podemos ganar la salvación al ser bautizados; es sólo otra manera de declarar públicamente lo que Dios ya ha hecho por nosotros.

Todo lo que hace el bautismo es marcar a la persona como miembro de la iglesia.

Lo que no hace es que su conversión sea más legítima que la de cualquier otra persona, y no hace que Jesús sea más real que el de cualquier otra persona. El bautismo no es un requisito para la salvación. Jesús fue bautizado, pero ya era salvo antes de ser bautizado.

La Biblia dice que somos salvados por la fe, no por las obras (Efesios 2:8-9). Si creo en Jesús y le pido que me salve, entonces soy salvo. El bautismo no es necesario para la salvación o para ser miembro de la iglesia.

El bautismo no es necesario para que los cristianos sean considerados verdaderos cristianos. Pueden haber sido bautizados o no, pero todos los cristianos tienen una cosa en común: creen en Dios y aceptan Su regalo de gracia a través de la muerte de Jesucristo en la cruz (Romanos 5:1-2).

Conclusión

Debemos mirar hacia adelante en Cristo, y el bautismo es la mejor forma de demostrar que estamos dispuestos a hacerlo. El bautismo es un momento de alegría, no sólo para los que se bautizan sino para todos los que forman parte de esa reunión.

Todos hemos sido elegidos por Dios para ser sus hijos y estamos aquí hoy para ponernos de pie con aquellos que también han sido llamados a su servicio. Este es un día de celebración y espero que se unan a nosotros para celebrar lo que Dios ha hecho en la vida de cada uno.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Mirar Hacia Adelante En Cristo puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir