Cuando Me Esfuerzo. Predicación

Nuestro tema de hoy se llama “Cuando me esfuerzo”. Cuando estoy en el Estudio Bíblico, no puedo dejar de notar que hay muchas personas que parecen estar usándolo como un medio de poder. Están haciendo juicios sobre la falta de conocimiento de otras personas, criticando a los que no tienen el mismo nivel de conocimiento o usándolo como una herramienta para obtener cosas de Dios o a través de Dios. Esto no es lo que la Biblia debía hacer. Su propósito es enseñarnos sobre nuestra relación con Él y ayudarnos a crecer más cerca de Él.

Cuando Me Esfuerzo. Predicación

Índice de Contenido
  1. No me comparo con los demás.
  2. No critico la falta de conocimiento de los demás.
  3. No lo estoy utilizando como un instrumento de poder.
  4. No lo estoy convirtiendo en un sistema orientado al trabajo.
  5. No juzgo a los demás.
  6. No intento ganar nada de Dios o con Dios.
  7. La Biblia es asombrosa, pero sólo cuando nos acercamos a ella con humildad
  8. Conclusión

No me comparo con los demás.

No me comparo con los demás. Recuerdo que todos somos únicos y diferentes, y que Dios es el mismo para cada uno de nosotros. No la utilizo como instrumento de poder. Al fin y al cabo, la Biblia es un regalo de Dios y debe utilizarse para fortalecer mi relación con él.

No la convierto en un sistema orientado al trabajo (como tratar de ganar la salvación haciendo buenas obras). También evito comparar mi vida con la de los demás porque la historia de cada uno es única. Dios tiene su propio plan para cada persona; por lo tanto, si tratas de vivir de acuerdo a los estándares de otra persona o te haces sentir mejor menospreciando a otra persona, ¡te perderás de seguir a Jesucristo de todo corazón!

No juzgo a los demás basándome en si han leído su Biblia o cuánto tiempo pasan en oración o cuán a menudo van a la iglesia - ¡estas cosas son demasiado subjetivas de todos modos!

En cambio, me concentro en lo que más importa: amar a la gente incondicionalmente, independientemente de su camino de fe; ayudar a los menos afortunados que yo; encontrar maneras a través del servicio a los demás en las que mis dones puedan ser utilizados eficazmente, mientras aumento mi conocimiento sobre Dios a través de Su Palabra."

Mira También Dale Las Riendas A Dios Dale Las Riendas A Dios

No critico la falta de conocimiento de los demás.

No soy un sabelotodo, ni pretendo serlo. Y reconozco que no pasa nada si otra persona no sabe algo que yo sé; eso no la hace estúpida o menos inteligente que yo. Sólo significa que no tienen las mismas experiencias que yo, y a veces eso también está bien.

No lo estoy utilizando como un instrumento de poder.

Cuando utilizo la Biblia como instrumento de poder, estoy intentando manipular y controlar a los demás. Lo hago de varias maneras:

  • Haciendo que cualquiera que no esté de acuerdo conmigo se sienta culpable o avergonzado por sus creencias.
  • Utilizando las Escrituras como herramienta para hacerles sentir inferiores por sus puntos de vista, opiniones y/o acciones.

Es importante recordar que cuando usamos la Biblia como un instrumento de poder, no la estamos usando como Dios quería, sino que estamos abusando de su autoridad para nuestro propio beneficio egoísta - y al hacerlo, estamos deshonrando la Palabra de Dios.

No lo estoy convirtiendo en un sistema orientado al trabajo.

La Biblia es un libro de fe, no un libro de obras. No está convirtiendo la Biblia en un sistema orientado a las obras. La Biblia no enseña que se puede ganar el camino al cielo siendo bueno, aunque hay muchas personas que lo hacen. La Biblia enseña que la gracia de Dios es inmerecida y debe ser recibida por la fe en Jesucristo (Efesios 2:8-9).

La Biblia tampoco es un libro de méritos o de esfuerzo humano (Tito 3:5-7). Ningún esfuerzo humano puede añadir un pelo más a tu cabeza o hacer que pase un segundo más antes de que llegue la muerte para todos nosotros; sólo Dios puede hacer esas cosas porque Él es soberano y nosotros somos sus criaturas (Salmo 104:27-30).

Tampoco debemos tratar la Palabra de Dios como si fuera otro código de leyes destinado a darnos reglas sobre cómo debemos vivir nuestras vidas de acuerdo con alguna norma establecida por los líderes religiosos que nunca han sido redimidos por la salvación en Cristo Jesús nuestro Señor.

Mira También La Hora De Decisión Según La Biblia La Hora De La Decisión Según La Biblia

No juzgo a los demás.

  • No juzgo a los demás. Dios es el juez, no yo. Y yo no soy quien para juzgar al mundo. Mi trabajo es amar a los demás y buscar su bien en todas las situaciones. "Porque todo lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis" (Mateo 25:40). En Efesios 4:15-16 leemos: "Por el contrario, hablando la verdad con amor, creceremos hasta llegar a ser en todo sentido el cuerpo maduro de aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. De él, todo el cuerpo... está unido y sostenido por todos los ligamentos que lo sostienen".
  • No debo juzgar los pecados o defectos de mi prójimo porque es tan pecador como yo y necesita el perdón tanto como yo: "No hay nadie justo; todos han pecado" (Romanos 3:10). Si Dios ve el corazón de cada persona cuando la mira (1 Samuel 16:7), sabe si está verdaderamente arrepentida de sus pecados o si sólo lo ha hecho de boquilla, pero ha continuado con sus pecados habituales de todos modos, lo que significaría que no está verdaderamente arrepentida.

No intento ganar nada de Dios o con Dios.

Cuando estudiamos la Biblia, no tratamos de obtener nada de Dios o con Dios. No estamos tratando de conseguir algo. La Biblia es un regalo de Dios y está destinada a todos nosotros. La Biblia es un regalo de Dios para nosotros. Es la guía para la vida y puede utilizarse de muchas maneras. La Biblia nos enseña sobre Dios, sobre nosotros mismos y sobre cómo vivir una vida piadosa.

La Biblia es una fuente de consuelo, esperanza y sabiduría cuando más la necesitamos en nuestras vidas. La Biblia también te dará fuerza cuando te sientas débil o confundido acerca de las cosas que están sucediendo a tu alrededor o dentro de ti mismo, como olvidar algo importante o no estar seguro de si lo que alguien dijo era información verdadera/falsa (no siempre es tan simple como blanco o negro).

Nos orienta para que sepamos qué decisiones son las mejores para nosotros en determinadas situaciones con las personas que nos rodean, incluidos los padres que pueden tener problemas para comunicarse entre sí sobre determinados temas (como los asuntos de dinero).

La Biblia es asombrosa, pero sólo cuando nos acercamos a ella con humildad

La Biblia es un libro sorprendente. Contiene la revelación de Dios y su plan para la humanidad, nos habla de Jesucristo y de su sacrificio por nosotros, y nos orienta sobre cómo vivir la vida según los principios establecidos en las Escrituras. Sin embargo, no podemos leer la Biblia sin humildad.

La razón por la que necesitamos acercarnos a la Biblia con humildad es porque nos llama a pensar menos en nosotros mismos de lo que realmente deberíamos (o de lo que normalmente hacemos). La humildad significa pensar menos de ti mismo; la humildad no significa pensar que no eres mejor que los demás - significa pensar que ni siquiera eres tan bueno como los demás.

Como cristianos que creemos en Jesucristo como nuestro Salvador, debemos estar dispuestos a admitir que hubo un tiempo en que éramos pecadores perdidos que sólo merecían la muerte (Romanos 5:12-21) y que ahora vivimos bajo la gracia de Dios porque Él nos salvó mediante la fe en el sacrificio de Jesús (Efesios 2:8-9).

Mira También Las apariencias engañan Las Apariencias Engañan Estudio Bíblico

Conclusión

La Biblia es un gran recurso, pero sólo cuando la abordamos con humildad. Es fácil caer en la trampa de utilizar la Biblia como un instrumento de poder o como un medio para criticar a los demás. Pero cuando nos acercamos a Dios con un corazón humilde y una mente abierta, Él utilizará esta maravillosa herramienta para el crecimiento personal, la formación espiritual y nuestra relación con Él.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cuando Me Esfuerzo. Predicación puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir