Pasa El Desierto En Victoria Con Cristo

El desierto es un lugar aterrador para un cristiano. Es fácil sentir que has dejado la tierra de la leche y la miel, que Dios te ha olvidado o que tu fe no vale nada. Pero Dios nos ama a través de nuestras experiencias en el desierto y quiere que recordemos que Él prometió la victoria: "Bendito sea el Señor, que entrena mis manos para la guerra y mis dedos para la batalla" (Salmo 144:1).

Pasa El Desierto En Victoria Con Cristo

Índice de Contenido
  1. El desierto no tiene por qué ser un tiempo de descanso.
  2. Tu experiencia en el desierto será única.
  3. A veces se necesita una necesidad real para llevarte a Cristo.
  4. Se nos promete la victoria en las experiencias del desierto de nuestras vidas
  5. Conclusión

El desierto no tiene por qué ser un tiempo de descanso.

El desierto es un lugar de prueba. Después de 40 años de vagabundeo, Dios envió a los israelitas al desierto para probarlos y ver si mantendrían su pacto con ellos (Deuteronomio 8:2). El pueblo fue puesto a prueba por su fidelidad a Dios y por cómo manejaron su viaje en el desierto. Pasaron estas pruebas y pudieron entrar en Canaán sin batallas ni combates (Josué 3:10-16).

El desierto es un lugar de preparación. Moisés se preparó física, mental, espiritual y emocionalmente antes de sacar a su pueblo de Egipto para poder guiarlo por el desierto (Éxodo 4:1-8). Si no se hubiera preparado adecuadamente, no habría sido capaz de guiar a su pueblo en la victoria sobre sus enemigos.

El desierto es un lugar donde puedes purificarte del pecado y de las impurezas de tus vidas pasadas para que puedas ser libre de todas aquellas cosas que te atan en la tierra (Hebreos 12:5).

Recomendado:  Victoria O Derrota Si Nuestro Corazón No Esta En Dios

Tu experiencia en el desierto será única.

El desierto es una experiencia única, y será diferente para todos. Algunas personas pueden encontrarse en el desierto debido a una crisis espiritual o emocional; otras pueden ir allí como parte de su viaje de fe. El desierto puede ser un lugar de prueba, preparación y purificación. También puede proporcionar soledad y aislamiento, así como desolación si no buscamos a Dios junto a las pruebas que se nos presentan.

Pero sean cuales sean tus circunstancias en este momento -y no importa cuánto duren- puedes aprender a caminar en victoria con Cristo siguiendo su ejemplo: "Procura con diligencia presentarte ante Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa rectamente la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15).

A veces se necesita una necesidad real para llevarte a Cristo.

Dios sabe cuándo llevarte al punto de no retorno. Sabe cuándo llevarte a un lugar donde no tienes otra opción que volver a Él. Y también sabe cuánto tiempo hace falta para que todo lo demás en tu vida se desmorone por completo, de modo que no quede nada más que volver a Él.

El desierto es un tiempo en el que debemos acercarnos a Dios y suplicarle su perdón, su misericordia y su gracia. Debemos gritar desde nuestro corazón "¡Dios, dame otra oportunidad!".

Esto será respondido con un sí, ¡pero no hasta después de mucho ayuno y oración! Para que aprendamos más sobre nosotros mismos y nuestra necesidad de Él, Él puede permitir ciertas cosas o personas en nuestras vidas sólo para que ellos (o incluso nosotros) terminen siendo destruidos por su influencia en nuestras vidas.

Recomendado:  Las Promesas De Dios – Predicación

Se nos promete la victoria en las experiencias del desierto de nuestras vidas

La Biblia está llena de promesas para nuestras experiencias en el desierto. Estas promesas no son sólo para el futuro, sino que Dios quiere dárnoslas ahora. Él quiere que tengamos la victoria en nuestras experiencias en el desierto. Estas son algunas de las promesas de la Biblia:

  • Tenemos una promesa de victoria. (2 Crónicas 20:15)
  • Tenemos una promesa de fortaleza para tiempos y circunstancias difíciles. (1 Corintios 10:13)
  • Tenemos la promesa de que descansaremos de nuestros trabajos en tiempos y circunstancias difíciles (Mateo 11:28-30).
  • Podemos estar en paz en cualquier situación o circunstancia porque Jesús es el Señor de todas las cosas - incluso de tus luchas y problemas.(Filipenses 4:6-9)

Conclusión

El desierto es un lugar de victoria. Se nos promete que si nos mantenemos en nuestra experiencia en el desierto, Dios nos llevará al triunfo. Por eso es tan importante saber quién eres en Cristo y confiar en sus promesas por encima de todo. Cuando estés enfrentando pruebas y tribulaciones, recuerda que Dios no te ha olvidado o abandonado - ¡Él siempre está contigo y quiere tu fidelidad en cada situación!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Pasa El Desierto En Victoria Con Cristo puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir