Un Regalo De Dios. Predicación Cristiana

Todo el mundo tiene un regalo navideño favorito. Ya sea un marco de fotos, una funda para el iPhone o un par de zapatos nuevos, todos apreciamos los regalos que nos recuerdan la estación en la que estamos. Pero como cristianos, también debemos agradecer otros regalos: los que vienen de Dios y nos recuerdan cuánto nos ama.

Un Regalo De Dios

Índice de Contenido
  1. Una puerta abierta es un regalo de Dios.
  2. Protegerte es un regalo de Dios.
  3. La paz es un regalo de Dios.
  4. Un pedazo de tierra es un regalo de Dios.
  5. La alegría es un regalo de Dios.
  6. El amor es un regalo de Dios.
  7. Un corazón y un espíritu nuevos son un regalo de Dios.
  8. Jesucristo es el último regalo de Dios.
  9. El Espíritu Santo es el mayor regalo de Dios después de la salvación.
  10. Estos regalos otorgados por Dios son cosas maravillosas por las que debemos estar agradecidos
  11. Conclusión

Una puerta abierta es un regalo de Dios.

Dios abre puertas para nosotros, y Dios también abre puertas para otros. A veces esas puertas abiertas son puertas literales, como la de tu casa o la de tu trabajo. Otras veces, la puerta es figurada: es una oportunidad de participar más en algo que te gusta o una oportunidad de hacer algo nuevo que te desafía pero te entusiasma al mismo tiempo.

Dios puede abrir esas puertas a través de la oración, pero también puede abrirlas a través de nuestros propios esfuerzos. ¿Cómo? Puede que no siempre sepamos qué tipo de puerta necesitamos en este momento, pero si estamos trabajando duro en nuestros trabajos y sirviendo a otras personas con amor (recordando que "amor" significa "servicio"), eventualmente las oportunidades se presentarán, ¡y serán justo lo que estábamos buscando!

Protegerte es un regalo de Dios.

Protegerte es un regalo de Dios. Protegerte es un don de Dios que te da, para protegerte a ti y a los demás. Por ejemplo, cuando Dios se apareció por primera vez a Moisés en el desierto, en el Monte Sinaí, le dio muchas instrucciones sobre cómo debía vivir su pueblo.

Estas instrucciones han llegado hasta nuestros días como los Diez Mandamientos o Leyes de Moisés. Uno de estos mandamientos era "No matarás" (Éxodo 20:13). ¿Qué significa esto? La palabra "matar" puede entenderse de dos maneras: matar a alguien con intención o matar por accidente o error.

Mira También Con Paso Firme En El Evangelio Con Paso Firme En El Evangelio

Por lo tanto, esta ley significa que está mal que alguien le quite la vida a otra persona deliberadamente porque quiere sus posesiones o su poder; pero también que no se debe matar cuando no hay intención de hacer daño (por ejemplo, cuando se conduce a casa después del trabajo y se atropella a alguien que se ha bajado de la acera sin mirar).

Dios quiere que todos aprendamos cómo nuestras acciones afectan a los demás, y por eso nos ha dado leyes como ésta contra el asesinato, que nos ayudan a entender mejor cómo nuestras decisiones afectan a otras personas de nuestro entorno, ¡incluso a las que están fuera de nuestro país!

La paz es un regalo de Dios.

La paz es un regalo de Dios para nosotros. No es algo que se pueda comprar o ganar, sino algo que hay que recibir por fe. Si alguien te ofrece un regalo y no lo aceptas, la persona que te lo dio se sentirá decepcionada por tu negativa a aceptarlo. Del mismo modo, cuando Dios nos da la paz -su regalo- y la rechazamos, se sentirá decepcionado con nosotros porque quiere que tengamos esta bendición.

Un pedazo de tierra es un regalo de Dios.

Un pedazo de tierra es un regalo de Dios, que creó todas las cosas. Todos somos huéspedes en este mundo, y debemos utilizar nuestros dones para el bien de los demás. Un pedazo de tierra es un regalo de Dios para ser usado para los propósitos de Dios.

No es un trozo de tierra cualquiera: se nos ha confiado como administradores de ella y de todos los seres vivos que la habitan. "Porque todo lo creado por Dios es bueno", como dice Romanos (1:20), ¡incluida toda la tierra!

Tenemos que tratar nuestros recursos con cuidado para que puedan ser puestos al servicio de otros necesitados o para glorificar a su Creador a través de la música o el arte o cualquier otra cosa que Él nos llame a hacer con ellos

Mira También Cruzando El Desierto Con Dios Cruzando El Desierto Con Dios

La alegría es un regalo de Dios.

La alegría es un don de Dios.

  • La alegría es un fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22).
  • Dios nos la promete (Salmo 16:11; Filipenses 4:4).
  • La alegría es una evidencia de que la obra de Dios en nuestras vidas se ha hecho bien (Santiago 1:2-5).

El amor es un regalo de Dios.

El amor es el mayor regalo de todos, y es uno que todos tenemos que aprender a recibir y dar libremente. Dios mismo nos dio este don cuando sacrificó a su hijo Jesucristo por nuestra salvación en la cruz. El Espíritu Santo también nos da este don en abundancia a través del poder del Espíritu Santo dentro de nosotros; ¡a veces se siente el amor tanto que duele! El amor es una fuerza muy poderosa en nuestras vidas, pero sin la ayuda de Dios no podemos tener experiencias genuinas con él porque nadie más puede dar lo que sólo Él puede:

amor verdadero por ti mismo y por los demás en su más alto potencial tanto en las situaciones buenas como en las malas; amistad incondicional sin importar si alguien te ha tratado bien o mal en algunos momentos de tu relación con ellos (o incluso si han ignorado tu existencia por completo); paciencia cuando alguien no parece estar interesado en tener una conversación significativa sobre algo que no sean temas superficiales como las tendencias de la moda o las estadísticas deportivas -o peor aún- chismes vacíos sobre los problemas de otras personas en lugar de hablar de lo que realmente importa más (como lo impresionante que eres TÚ).

Un corazón y un espíritu nuevos son un regalo de Dios.

  • Un corazón y un espíritu nuevos son dones de Dios.
  • El Espíritu Santo nos da el nuevo corazón, que es la capacidad de amar a Dios y amar a los demás. También nos da un nuevo espíritu, lo que significa que ahora podemos pensar y actuar como lo hizo Jesús. Esto nos ayuda a obedecer los mandatos de Dios mejor que antes.

Jesucristo es el último regalo de Dios.

Jesucristo es el último regalo de Dios. Él es el único camino al cielo, a la salvación, a la vida eterna y a todo lo bueno de este mundo. Jesús vino a la tierra como un ser humano y vivió una vida perfecta sin pecado. Luego murió en la cruz por nuestros pecados para que pudiéramos ser perdonados y tener vida eterna si aceptamos su sacrificio en nuestro nombre. Este regalo gratuito puede ser tuyo si crees que Jesús es el Hijo de Dios y lo sigues hoy.

El Espíritu Santo es el mayor regalo de Dios después de la salvación.

El Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad y participa plenamente de la esencia divina. Estuvo activo en toda la Escritura, pero su obra no se reveló plenamente hasta Pentecostés (Hechos 2). El Espíritu Santo viene a nosotros como un don de Dios que da poder y fuerza para la vida, guiándonos a toda la verdad (Juan 16:13).

Él nos guiará a una relación creciente con Jesucristo a través de Su Palabra, la oración y la adoración; desarrollará el carácter cristiano; proporcionará dones para el ministerio; convencerá a los pecadores de su pecado; traerá alegría y paz en tiempos difíciles; consolará a los creyentes cuando estén heridos o afligidos; ayudará a los cristianos a vivir vidas santas dándoles poder sobre la tentación y autocontrol sobre los deseos pecaminosos.

Mira También Dios Está A Favor De La Vida Dios Está A Favor De La Vida

Estos regalos otorgados por Dios son cosas maravillosas por las que debemos estar agradecidos

Como puedes ver, los regalos de Dios son abundantes. Son maravillosos, importantes y gratuitos. Estos regalos están a nuestro alrededor en la naturaleza y en las personas que conocemos cada día. No olvides que estos dones provienen de Dios, ¡el mismo Dios que te creó a ti! Esto significa que tú también tienes acceso a ellos (y a sus beneficios). Así que asegúrate de agradecer a Dios por estas cosas maravillosas cuando lleguen a tu vida.

Conclusión

¿Cuáles son las características de un don de Dios? Bueno, en primer lugar, debe venir de Dios. Esto significa que no es algo que podamos hacer por nuestra cuenta o incluso algo que otros hayan hecho por nosotros.

Tampoco es algo que se encuentre en una tienda cara, sino que debe ser gratuito porque Dios es amor y quiere que lo conozcamos a través de su amor. Por último, pero no por ello menos importante, estos regalos sólo vienen cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, así que asegúrate de que tu corazón está preparado antes de pedirle que entre en tu vida.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Un Regalo De Dios. Predicación Cristiana puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir