un pedido de humildad. Oración Corta Pero Espléndida

un pedido de humildad

Oh Cordero de Dios, que por tu ejemplo y por tu precepto nos mandaste a ser mansos y humildes, concédeme la gracia a lo largo de mi vida, en cada pensamiento, palabra y obra, para imitar tu mansedumbre y humildad. Mata en mí todo cuerpo de orgullo; hazme sentir que no soy nada y que nada tengo, y que sólo merezco vergüenza y desprecio, pero miseria y castigo. Concédeme, Señor, que nada busque, nada pida; y que pueda pasar por todas las escenas de la vida, no para buscar mi propia gloria, sino para mirar completamente hacia ti y actuar completamente por ti.

Que nunca pronuncie una palabra que se convierta en mi propia alabanza, a menos que el bien de mi prójimo lo requiera; y por lo tanto, permítanme tener cuidado, no sea que, al curar a otro, dañe mi propia alma. Que mis oídos y mi corazón estén siempre cerrados a la alabanza que viene de los hombres.

Dame miedo a los aplausos, en cualquier forma y en el idioma que venga. Libera mi alma del lazo de este infierno; ni permitas que yo la derrame a los pies de los demás. El que así perezca, que su sangre sea sobre su cabeza, y mi mano no sea sobre él.

Oh dador de todo don bueno y perfecto, por favor trabaja siempre con mi mano, enséñame a distinguir lo que es mío de otro, y darte lo que es tuyo. Como todo el bien que se hace en la tierra, lo haces tú mismo, déjame siempre darte toda la gloria. Déjame, como un cristal puro, transmitir toda la luz que derramas sobre mí; pero nunca reclames como mío lo que es tu única propiedad,

Amén.

juan wesley
Recomendado:  Acción de gracias por la liberación del alcoholismo. Oración Corta Pero Oportuna

Si quieres conocer otros artículos parecidos a un pedido de humildad. Oración Corta Pero Espléndida puedes visitar la categoría Oraciones.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir