Un Evangelio De Panes Y Peces

El evangelio de los panes y los peces es una historia sobre Jesús alimentando a una gran multitud con una pequeña cantidad de comida. El evangelio, que se encuentra en el Evangelio de Mateo de la Biblia, describe cómo Jesús enseñó a sus seguidores a compartir sus recursos con los demás como un acto de fe y amor.

Índice de Contenido
  1. Un evangelio de panes y peces
  2. Cómo Dios multiplicó los panes y los peces
  3. ¿Por qué Dios multiplicó los panes y los peces?
  4. Para llevar: un evangelio de panes y peces
  5. Conclusión

Un evangelio de panes y peces

El relato comienza cuando Jesús estaba predicando en el mar y vio que mucha gente le seguía en la orilla (Mateo 14:22-23). La multitud había crecido tanto que no cabía más alrededor de él (Mateo 14:19).

Temiendo no tener suficiente comida para alimentar a todos, ordenó a sus discípulos que acercaran la barca a la orilla (Mateo 14:28). Una vez que llegó a tierra, les dijo que fueran a recoger algo de pan a las aldeas cercanas para poder alimentar a todos (Mateo 14:19-20).

Un evangelio de panes y peces

Al principio no pudieron encontrar ningún alimento porque no sabían dónde estaba la aldea más cercana, pero después de mirar con más cuidado descubrieron cinco panes de cebada sentados uno encima de otro dentro de una cesta cerca de donde Jesús había estado antes mientras hablaba con toda esa gente. Para colmo, ¡también había dos peces!

Este asombroso descubrimiento debió de ser muy emocionante para todos los presentes porque nadie sabía quién había dejado este importante regalo hasta que alguien le preguntó a Pedro si sabía algo al respecto, pero desgraciadamente no recordaba haber hecho nada especial antes de salir hacia la ciudad hace unos minutos, después de despertarse de dormir durante la noche sin darse cuenta de la hora que era y sin tener hambre hasta ahora.

Recomendado:  Los Gobernantes En La Biblia

Cómo Dios multiplicó los panes y los peces

Es posible que hayas oído esta historia antes. Jesús dijo a sus discípulos que trajeran la comida y la pusieran en cestas. Jesús tomó la comida y la bendijo, partiendo el pan en pedazos mientras lo hacía. Luego se lo dio a sus discípulos para que lo distribuyeran entre la multitud de 5.000 personas que se había reunido ese día.

Como puedes imaginar, al final de la comida sobró mucha comida. De hecho, Jesús les dijo a todos que podían compartirla con cualquier otra persona que tuviera hambre - ¡igual que deberíamos hacer nosotros hoy cuando tenemos mucha comida pero otros no tienen suficiente!

¿Por qué Dios multiplicó los panes y los peces?

Dios tiene el control, y quiere mostrarnos que lo tiene. Dios es la única fuente verdadera de alegría, fuerza y provisión. Cuando confíes en Él, verás cómo tu mundo cambia para mejor. Dios quiere que veamos que Él nos provee porque le pertenecemos y porque nos ama. Dios nos dio a su Hijo Jesucristo para que pudiéramos tener vida en abundancia (Juan 10:10).

Para llevar: un evangelio de panes y peces

La idea del evangelio de los panes y los peces es que puedes usar tu vida para compartir el evangelio, de la manera que quieras. No tienes que hacerlo con palabras o sólo en las reuniones de la iglesia. Por ejemplo, si te gusta hornear, haz golosinas para los demás y luego háblales de Jesús mientras las repartes.

Si te gustan los animales, hazte voluntario en un refugio de animales y habla de Jesús cuando la gente te pregunte por qué estás allí. Si se te da bien hacer cosas con las manos o arreglar cosas en la casa, ofrece tus habilidades a alguien que necesite ayuda, ¡y habla de Jesús mientras lo haces!

Recomendado:  De qué depende la felicidad - Qué significa tener el Gozo del Señor

La cuestión es que vivir nuestra fe debería ser tan natural como respirar aire o beber agua. No debería ser algo que nos obliguemos a hacer, sino algo que hagamos de forma natural porque queremos que los demás a nuestro alrededor (o incluso nosotros mismos) sepan cuánto les ama Dios y cómo les ha proporcionado a su hijo que vivió perfectamente en la tierra para que cualquiera pueda volver a casa.

Conclusión

En el Evangelio de Marcos, Jesús alimenta milagrosamente a 5.000 personas con cinco panes y dos peces. Esta historia es un gran ejemplo de cómo todos deberíamos ser generosos con lo que tenemos en lugar de aferrarnos a todo por miedo a perderlo. Cuanto más compartamos y nos desprendamos de nuestras posesiones, más probable será que Dios nos provea de manera milagrosa como lo hizo aquí.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Un Evangelio De Panes Y Peces puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir