Olvida El Pasado Para Perdonar Como Dios Desea

Olvida el pasado para perdonar, así se llama nuestro tema. Si alguna vez te han hecho daño, sabes lo difícil que es perdonar. Sin embargo, el perdón de los demás es un requisito para los que buscan a Dios. A veces la gente se apresura a olvidar y seguir adelante con sus experiencias pasadas. Pero esto no es lo que Dios quiere que hagamos. Una mejor manera de ver el perdón es a través de la lente de olvidar nuestros pecados para que podamos vivir en paz unos con otros y con Dios mismo.

Olvida del pasado para perdonar

Índice de Contenido
  1. Esta es la única manera de perdonar.
  2. Dios quiere que perdonemos y olvidemos.
  3. Olvidar el pasado puede ser difícil.
  4. Es un perdón doloroso pero necesario.
  5. Dios nos ayuda a olvidar nuestros pecados.
  6. El perdón es difícil, pero se espera que lo hagamos aunque nos duela.
  7. Conclusión

Esta es la única manera de perdonar.

El perdón es una elección. Elegimos perdonar o no perdonar. No es algo que simplemente sucede. Es nuestra decisión de seguir albergando amargura y resentimiento, o bien soltarlo y permitir que la gracia y la misericordia de Dios llenen el vacío dejado por nuestro dolor. La elección entre la amargura, el resentimiento y el perdón puede ser difícil para algunas personas porque han sido heridas una y otra vez en sus vidas por aquellos que se suponía que los amaban incondicionalmente (sus padres).

Para estos individuos, el perdón puede parecer imposible porque sienten que nunca llegará el momento en que otra persona pueda amarlos sin herirlos de nuevo. Esto puede llevar a algunas personas a un camino en el que creen que perdonar a otros significa renunciar a toda esperanza de ser amado incondicionalmente por alguien alguna vez.

Sin embargo, Jesús ha superado este problema por nosotros a través de su muerte en la cruz. Cuando lo aceptamos como nuestro Salvador (Romanos 10:9-10), Él quita todo nuestro pecado -pasado, presente y futuro- y nos da Su justicia perfecta a cambio de nuestra imperfección (2 Corintios 5:21).

Como cristianos sabemos entonces que, pase lo que pase en esta vida, siempre perteneceremos a algún lugar: o bien con Dios porque Él nos perdona constantemente durante toda la eternidad; o bien separados de Dios para siempre debido a que rechazamos Su perdón ahora mientras vivimos en la tierra (Mateo 25:41-46).

Mira También Préstale Atención Al Fruto Del Cristiano Préstale Atención Al Fruto Del Cristiano

Dios quiere que perdonemos y olvidemos.

Dios quiere que perdonemos a los demás, porque no es justo que paguemos nuestros pecados con el sufrimiento de otras personas. Dios quiere que nos perdonemos a nosotros mismos, porque el odio a uno mismo sólo conduce a más pecado. Dios quiere que perdonemos a los demás para ser perdonados por Él y liberarnos de la carga de la culpa y la vergüenza que pesan sobre nuestras almas como cadenas en los prisioneros (Isaías 61:1).

Olvidar el pasado puede ser difícil.

El perdón es una elección, no un sentimiento. A menudo, pensamos que el perdón significa olvidar lo que sucedió en el pasado. Pero no es así. El perdón no es una excusa para hacer lo que queramos ahora y olvidarnos de nuestro comportamiento más adelante. Cuando elegimos perdonar a otra persona, no significa que estemos aprobando sus acciones o absolviéndola de la culpa; más bien, significa que la vemos con compasión y bondad a pesar de sus defectos porque Dios también lo hace.

El profeta del Antiguo Testamento Oseas lo ilustra bien: "Vosotros [Dios] prestabais más atención a vuestros sábados que a cualquier otro momento. Pero fuisteis ingratos con toda su bondad; aunque os dio grandes riquezas, no le hicisteis ofrendas de agradecimiento" (Oseas 7:5-6).

Los israelitas pecaron contra Dios al rendirle pleitesía de boquilla en lugar de gratitud y servicio de adoración (véase Oseas 7:1). En respuesta a este patrón de desobediencia -que incluía la ruptura de los días sagrados del sábado, así como la inmoralidad sexual con los ídolos- Dios envió a Oseas a casarse con Gomer, quien finalmente lo abandonó tres veces antes de regresar definitivamente a su hogar tras arrepentirse de su infidelidad (véase Oseas 1-3).

Es un perdón doloroso pero necesario.

Perdonar no es fácil. Es doloroso, pero es necesario. Dios nos enseña a perdonar haciéndolo él mismo: "Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8).

Cuando comiences el proceso de perdonar a alguien que te ha hecho daño en el pasado, recuerda que Dios perdona todos nuestros pecados cada día debido a su amor por nosotros, y quiere hacer mucho más que perdonar nuestros pecados. Quiere que también perdonemos a quien nos ha hecho daño o ha herido nuestros sentimientos o nos ha tratado de forma injusta o poco amable.

Mira También La lengua loca Qué Puede Ocasionar La Lengua. Predicación

Si el perdón es un regalo que hacemos a otra persona y a nosotros mismos, ¿qué significa para Dios ser perdonado? ¿Cómo le afecta? Permitir que otros entren en tu corazón les permite entrar en el suyo también, y viceversa.

Ahora tenemos acceso a través del sacrificio de Cristo en la cruz porque él renunció a todo cuando murió en nuestro nombre: "Pero Dios muestra su amor por nosotros en que, siendo aún pecadores, envió a su Hijo unigénito al mundo para que viviéramos por él" (Romanos 5:8b-9).

Dios nos ayuda a olvidar nuestros pecados.

Cuando pedimos perdón, Dios nos perdona. Así es como funciona: cuando confesamos nuestros pecados, Dios los perdona y los quita de nosotros (Hebreos 10:17). Por eso fue necesaria la muerte de Jesús, porque el pecado nos separa de Dios y hace que su ira caiga sobre nosotros (Isaías 59:2-5). Por lo tanto, si confesamos nuestros pecados y creemos que Jesús los eliminó en la cruz, ¡ya no están en contra nuestra! La única manera de ser perdonado de tus pecados es creyendo en el sacrificio de Cristo en la cruz.

El perdón es difícil, pero se espera que lo hagamos aunque nos duela.

El perdón es un regalo para el mundo porque cuando perdonas a alguien, tu corazón se libera de la ira y el resentimiento. Como resultado, tu vida será más feliz y más pacífica.

Conclusión

La Biblia deja claro que Dios nos perdona nuestros pecados. Pero también está claro que Dios no quiere que nos olvidemos de nuestros errores pasados. Por el contrario, quiere que miremos hacia atrás y veamos lo que hemos hecho mal y aprendamos de ello para ser mejores personas en el futuro. Si quieres ser perdonado por Dios, debes olvidar tus errores pasados así como cualquier amargura que te hayan causado hoy. Entonces podrás perdonar a otros que te hayan hecho daño en el pasado.

Mira También Apocalipsis Estudio Bíblico De Apocalipsis

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Olvida El Pasado Para Perdonar Como Dios Desea puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir