Llenos Del Espíritu Santo

Siento que sé por lo que estás pasando. Yo también me he sentido agobiada por las preocupaciones de este mundo, y he estado tentada de desesperar a veces. Pero Dios siempre ha estado ahí para mí. Él nunca deja de proporcionarnos consuelo cuando más lo necesitamos - incluso si se necesita un día entero (o dos) en un jacuzzi con algunos amigos y cervezas. Y por eso escribo este post hoy: porque como tu amigo y compañero cristiano, quiero que sepas que Dios te ama mucho más que cualquier otra persona en tu vida.

Llenos Del Espíritu Santo

Índice de Contenido
  1. Para estar lleno del espíritu santo primero hay que reconocer a Dios.
  2. Para estar lleno del espíritu de Dios es esencial conocer a Dios y sus atributos.
  3. Reconoce los muchos dones de gracia que Dios te ha otorgado.
  4. Debes saber que estas bendiciones provienen de Dios.
  5. Una actitud de gratitud te llenará del espíritu de Dios.
  6. Puedes convertir tus penas en alegría.
  7. ¿Qué sucede cuando quitamos los ojos de nosotros mismos y nos enfocamos en nuestro prójimo?
  8. Si tenemos un problema, hay alguien más que tiene la respuesta.
  9. Cada uno de nosotros puede hacer algo para mejorar la vida de otra persona.
  10. A medida que nos llenamos del espíritu de Dios y nos entregamos, nos llenamos más y más
  11. Conclusión

Para estar lleno del espíritu santo primero hay que reconocer a Dios.

Permítanme comenzar diciendo que las personas llenas de espíritu no son necesariamente algo extraordinario. Dios no busca personas extraordinarias; Él busca personas ordinarias que serán usadas para hacer Su Obra. Pero no puedes ser usado si no sabes reconocer a Dios cuando te habla. Así que comencemos nuestra discusión con una simple pregunta: ¿Quién es la fuente de todo poder y fuerza? La respuesta es clara: ¡es Dios!

La siguiente pregunta es: "¿Quién proporciona la sabiduría, el conocimiento, el amor y la alegría?". La respuesta también es obvia: ¡es Dios! Parece entonces que hemos establecido que necesitamos a Dios para vivir plenamente como cristianos (e incluso como seres humanos). Ahora permítanme hacer otra pregunta: ¿Quién da la paz? Una vez más, sólo puede haber una respuesta correcta: ¡Dios!

Si estas tres cosas -poder, sabiduría y paz- dependen de la presencia de Dios en nuestras vidas, entonces ¿qué pasa con el poder en nuestro servicio cristiano? ¿Qué hay de la sabiduría cuando nos cuestionamos si algo se siente bien espiritualmente antes de hacerlo? ¿Qué hay de la paz cuando las situaciones parecen abrumadoras debido a su complejidad o dificultad? El poder viene de saber quién nos da el poder; la sabiduría viene de saber de dónde viene la verdadera sabiduría; y la paz viene de entender cuánto más importante es nuestra relación con Jesucristo que cualquier otra cosa que podamos tener (Filipenses 4:6).

Para estar lleno del espíritu de Dios es esencial conocer a Dios y sus atributos.

El primer paso para ser lleno del Espíritu Santo es conocer a Dios y sus atributos. Conocer a Dios y sus atributos te ayudará a vivir una vida que le agrade. Conocer a Dios y sus atributos te ayudará a servir a otros en el servicio a Dios. Conocer a Dios y sus atributos es esencial para quien quiere ser lleno del Espíritu Santo.

Mira También Lo Que Estamos Viendo No Es De Dios Lo Que Estamos Viendo No Es De Dios

Reconoce los muchos dones de gracia que Dios te ha otorgado.

Reconoce los muchos dones de gracia que Dios te ha dado.

  • La gracia es el amor de Dios.
  • La gracia es la misericordia de Dios.
  • La gracia es el perdón de Dios, lo que significa que Él nunca te echará en cara tus pecados (Romanos 4:5).
  • La gracia es también Su favor, Su bendición y Su ayuda (2 Corintios 12:9).
  • Cuando estamos llenos de gracia, nos permite mantenernos firmes en todo lo que nos sucede (2 Pedro 1:3-11).

Debes saber que estas bendiciones provienen de Dios.

Tienes la capacidad de saber que estas bendiciones vienen de Dios. Cuando sabes que Él es la fuente de todas las cosas buenas, entonces puedes recibir sus bendiciones con gratitud y alegría. Verás que incluso cuando las cosas no resultan como esperabas, Dios todavía nos bendice con milagros en nuestras vidas.

Una actitud de gratitud te llenará del espíritu de Dios.

La gratitud desbloquea la plenitud de la vida. Convierte lo que tenemos en suficiente, y más. Convierte la negación en aceptación, el caos en orden, la confusión en claridad... nos ayuda a ver lo valioso en lo mundano. La gratitud da sentido a nuestro pasado, aporta paz para el presente y crea una visión para el futuro.

No es complicado: Si quieres sentirte mejor con tu vida (¿y quién no?), da las gracias por ella. La gratitud nos da una razón para seguir adelante con nuestras vidas en lugar de obsesionarnos con lo que ha sucedido en el pasado o de preocuparnos por posibles problemas futuros que quizá nunca lleguen a producirse.

Puedes convertir tus penas en alegría.

Cuando te diriges a Dios en tiempos de tristeza y dolor, Él puede ayudarte en el proceso de convertir tu tristeza en alegría. A veces pensamos que si nuestra situación fuera diferente o tuviéramos a tal o cual persona en nuestra vida, entonces todo estaría bien.

Sin embargo, a menudo lo que necesitamos no es un cambio de circunstancias, sino un cambio de actitud. Si queremos experimentar la alegría una y otra vez, se necesitará algo más que un ajuste del estado interno; se requiere un compromiso continuo de estar abiertos y receptivos a la presencia de Dios a lo largo de nuestra vida diaria.

Mira También Pasemos Al Otro Lado Con Dios Pasemos Al Otro Lado Con Dios

Hay muchas cosas que pueden interponerse en el camino cuando se intenta convertir las penas en alegría: el miedo, la preocupación por el mañana (¿y si algo sale mal?), el deseo de controlar lo que va a pasar (ya sé lo que debo hacer), los sentimientos de culpa (si en vez de eso hubiera hecho esto). Estos obstáculos se interponen entre nosotros y la experiencia del amor de Dios por nosotros hoy - Su aceptación incondicional y su perdón.

Independientemente de lo desordenadas que puedan parecer nuestras vidas a veces, es esencial para el crecimiento espiritual, porque abrazar estas verdades nos permite no sólo sentirnos mejor con nosotros mismos, sino que también nos ayudará a ser miembros más productivos dentro de la sociedad, así como individuos espiritualmente dotados que benefician a los demás a través de actos tales como la bondad hacia los extraños, lo que en última instancia les lleva más cerca de su propia salvación.

¿Qué sucede cuando quitamos los ojos de nosotros mismos y nos enfocamos en nuestro prójimo?

Cuando quitamos nuestros ojos de nosotros mismos y nos enfocamos en los demás, encontramos que nos llenamos del espíritu de Dios en abundancia. Cuando quitamos la vista de nosotros mismos y nos centramos en los demás, descubrimos que estamos llenos del espíritu de Dios en abundancia. Es a través de esta práctica de gratitud y servicio que podemos florecer verdaderamente.

Conviértete en una buena persona. Encuentra formas de ayudar a los que te rodean, ya sean amigos o desconocidos, y especialmente a los que más lo necesitan. Devuelve la ayuda ofreciendo tu tiempo y energía; ¡hay muchas maneras de servir a los demás! No necesitas ninguna habilidad o formación especial, sólo el deseo de hacer de este mundo un lugar mejor para todos los que lo habitan.

Sé el mejor amigo que puedas ser: Sé amable y considerado con tus seres queridos; no permitas que emociones negativas como los celos o la ira controlen tus acciones hacia ellos (o hacia cualquier otra persona). Trata siempre a los demás con respeto, aunque no te traten amablemente a ti a cambio... ¡nunca se sabe cuándo alguien necesita el estímulo de alguien como tú! Recuerda que ser amable importa más que tener siempre la razón".

Si tenemos un problema, hay alguien más que tiene la respuesta.

Para aquellos que nunca han sentido la presencia del Espíritu Santo, puede ser una experiencia confusa. El Espíritu Santo está en ti y a tu alrededor, pero ¿cómo sabes cuando el Espíritu Santo está tratando de decirte algo? La respuesta es sencilla: a veces, todo se siente como si nada. Cuando no recibimos ninguna guía o dirección de Dios o de otros, debemos preguntarnos si esta falta de información significa o no que no hay ninguna guía disponible para nosotros.

Mira También El Evangelio Es La Salvación Por Qué El Evangelio Es La Salvación

Puede parecer contrario a la intuición creer que si estamos luchando con algo, entonces otra persona en algún lugar ha experimentado luchas similares y puede ayudarnos a encontrar una respuesta. Sin embargo, esta noción de conexión universal a través del sufrimiento humano nos permite, como individuos, apoyarnos en los demás cuando las cosas se ponen difíciles, ¡y se pondrán difíciles!

Cada uno de nosotros puede hacer algo para mejorar la vida de otra persona.

El Espíritu Santo es un regalo de Dios, un regalo para cada uno de nosotros. Cuando era niña, me enseñaron que los regalos que hacemos son los que más queremos. Es cierto que nuestros regalos demuestran a los demás cuánto amor sentimos por ellos. Y los que reciben nuestros regalos también lo saben. Espero que utilices el poder del Espíritu de Dios en tu vida para convertirte en una mejor persona, y que te conviertas en un ejemplo del amor de Jesús por los demás.

A medida que nos llenamos del espíritu de Dios y nos entregamos, nos llenamos más y más

  • No eres el único que siente que necesita más del espíritu de Dios. El espíritu de Dios ya está en todos nosotros, pero nos cuesta reconocerlo porque estamos muy centrados en las cosas negativas que nos rodean.
  • Cuando nos rendimos a la voluntad de Dios y su voluntad se nos revela a través de su palabra, entonces Él llena nuestros corazones con su espíritu para que podamos compartir su amor con los demás. Cuando esto sucede, Él también llena nuestras vidas de alegría, y si hay algo que he aprendido sobre la vida desde que estoy lleno de Su espíritu, es esto: la alegría trae paz y la paz trae fuerza.
  • Si te encuentras luchando con la depresión o la ansiedad o cualquier otro tipo de enfermedad mental en estos días, sólo recuerda que esto no es el final. No significa el fin de tu vida o de tu carrera; significa simplemente que ¡todavía no es tu momento de brillar en este mundo! El Señor me ha prometido personalmente muchas veces durante mis pruebas en estos últimos años que todo saldría bien si sólo confiara en Él al 100%. Y aunque la fe pueda parecer una hazaña imposible cuando se sufren circunstancias como las mías a veces... ¡creo sinceramente que cualquiera puede hacerlo también!

Conclusión

Puedes empezar a sentir al Espíritu Santo en tu vida abriéndote a su amor. Esto puede ocurrir de muchas maneras, como leyendo las escrituras y rezando. Si estás luchando contra la duda o el miedo, tómate un tiempo cada día para rezar pidiendo fuerza y guía a Dios.

Tómate un momento hoy para reflexionar sobre tu vida y pregúntate cómo sería si estuvieras lleno del espíritu santo. ¿Qué tipo de persona serías? ¿Cómo serían de diferentes las cosas? Tómate un tiempo hoy para reflexionar sobre estas preguntas y considera cómo pueden aplicarse a tu propia vida.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Llenos Del Espíritu Santo puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir