Estudio Bíblico Sobre Números 30

Números 30 es uno de los libros más importantes de la Biblia. Contiene algunas de las leyes y principios más fundamentales que siguen guiando nuestras vidas hoy en día. Este estudio le ayudará a entender mejor este increíble libro de las Escrituras y su relación con su vida actual.

Índice de Contenido
  1. Todos los votos y juramentos a cumplir
  2. Si una mujer hace un voto - anulado por su padre
  3. Si una mujer hace un voto - anulado por su marido
  4. Si una mujer joven hace un voto - anulado por su padre o su marido
  5. Mantén tu palabra
  6. Conclusión

Todos los votos y juramentos a cumplir

Números 30:2-16, "Cuando un hombre haga un voto al Señor, o haga un juramento para comprometerse con una promesa, no faltará a su palabra. Cumplirá todo lo que salga de su boca.

Cuando una mujer haga un voto al Señor y se comprometa con una prenda, estando en la casa de su padre en su juventud, y su padre se entere de su voto y de la prenda con que se ha comprometido y no le diga nada, entonces todos sus votos serán válidos, y toda prenda con que se haya comprometido será válida.

Pero si a causa de la orden de su padre ella anula de día en día uno tras otro mientras él viva, él no anula ningún voto ni ningún regalo ni lo que se jura al hacer un juramento para la confirmación; porque él confirma todos sus votos y regalos que vienen de cualquier otra fuente que no sea él: es en vano lo que viene de él."

Si una mujer hace un voto - anulado por su padre

Si una mujer hace un voto, su padre puede anularlo. Si está casada, su marido puede anularlo. Si es viuda, su suegro puede anularlo. Si está divorciada, su ex marido puede anularlo.

Si no tiene ningún pariente masculino que tome esta decisión por ella, entonces dos o tres testigos tacharán el voto o el acuerdo ficticio en su presencia y ante el SEÑOR a la entrada de la Tienda de la Reunión para que todo Israel lo vea - de esta manera no serás responsable de romper tu(s) promesa(s).

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Esto tiene sentido, ya que los votos no son sólo entre Dios y tú, sino también entre tú y los que escuchan tu palabra dentro de nuestra comunidad, donde adoramos a Dios juntos como una nación bajo Cristo nuestro Rey".

Si una mujer hace un voto - anulado por su marido

Si una mujer hace un voto y su marido lo anula, él debe pagar la pena por romper la fe con ella. Pero si él no quiere hacerlo, se le debe permitir a ella cumplir con lo que ha prometido.

Si una mujer se quita una prenda de vestir para darla como garantía de un préstamo de otra persona, si su marido anula este acuerdo, deberá devolver lo prestado (y también los intereses adicionales), pero no tendrá más obligaciones para con su mujer.

Si el marido anula el voto de su mujer, debe hacer todo lo que ella le pidió; de lo contrario, es culpable de romper la fe con ella y no puede divorciarse hasta que ella se haya casado con otro hombre que entonces será responsable de casarse con ella después de divorciarse de su propia esposa asegurándose así de que no ocurra nada que pueda causar daño entre dos familias en Israel mientras todavía estén conectadas por lazos matrimoniales entre ellas."

Si una mujer joven hace un voto - anulado por su padre o su marido

Si una joven hace un voto al Señor, y no está casada en ese momento y no tiene un nombramiento de su padre, ni de su marido una vez casada, entonces cualquier voto que haga debe ser cumplido.

Pero si se hizo sin uno de estos nombramientos, se anulará todo, excepto lo que se haya dado como ofrenda en cumplimiento del voto.

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Pero si algún hombre jura con ira contra su prójimo -se haya quitado el zapato o no- pagará por ello; deberá devolver la pérdida de su prójimo con intereses y reparar todos los daños hechos en exceso (Éxodo 22-23).

Mantén tu palabra

La conclusión es que hay que tener cuidado con lo que se promete. Mantenga su palabra y sea honesto. La honestidad es la mejor política, después de todo. Prevenir es siempre mejor que curar: si puedes evitar tener que presentar una excusa o disculpa en el futuro, hazlo.

Conclusión

Números 30:1-12 es un gran pasaje para estudiar porque muestra cómo las leyes de Dios nos ayudan a protegernos del pecado cumpliendo nuestra palabra. Dios nos ordena cumplir nuestros votos y promesas, pero también nos da el poder a través de su Espíritu para hacerlo.

Si no tenemos cuidado con lo que decimos y con quién hablamos, entonces podría llevar a otra persona al pecado. Si quieres profundizar en este tema, consulta nuestra otra entrada del blog sobre Números 30:1-16

 

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Estudio Bíblico Sobre Números 30 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir