La Seguridad Del Creyente

Hay mucha confusión sobre la doctrina de la seguridad eterna. La gente ha dicho: "Soy salvo, pero no estoy seguro de cómo". Otros han dicho: "Fui salvo pero lo perdí en algún momento". Pero en este artículo, vamos a hablar de por qué usted puede estar seguro de que su salvación es segura. Aunque no lo creas en este momento, sigue leyendo porque lo que aquí decimos cambiará tu vida para siempre.

La Seguridad Del Creyente

Índice de Contenido
  1. Estamos tan seguros de nuestra salvación como de la fidelidad de Dios.
  2. Dios nos eligió desde la eternidad.
  3. Nacimos con un espíritu muerto.
  4. Estamos muertos a la ley.
  5. Estas cosas son cruciales para la seguridad eterna.
  6. Usted puede estar seguro en su relación con Jesucristo
  7. Conclusión

Estamos tan seguros de nuestra salvación como de la fidelidad de Dios.

Cuando escuchas la palabra "salvación", ¿qué te imaginas? ¿Ves a una persona siendo rescatada de un incendio o de una inundación? ¿Ves a alguien hundiéndose en arenas movedizas y siendo sacado por otra persona? ¿O ves a alguien hundiéndose en un abismo de pecado y autodesprecio y siendo levantado de nuevo por Cristo?

Todas estas imágenes son apropiadas porque la Biblia utiliza diferentes metáforas para describir nuestra salvación. Pero fíjate: todas ellas implican algún tipo de actividad de rescate por parte de Dios o de otros que nos aman.

Esto se debe a que estábamos perdidos, separados de Dios debido a nuestra pecaminosidad, hasta que Dios se presentó como nuestro rescatador a través de Jesucristo en la cruz (Romanos 3:23). Ser salvos significa que hemos sido liberados de la esclavitud del pecado al confiar únicamente en Jesucristo para nuestra salvación (Efesios 2:8-9).

Dios nos eligió desde la eternidad.

Esta es una de las verdades más asombrosas de las Escrituras, y es una que muchos creyentes no entienden completamente. El hecho de que antes de que comenzara el tiempo, Dios eligió crearte y darte un lugar en su familia es alucinante. Pero hay más...

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Antes de que naciéramos, Dios ya tenía planes para nuestras vidas; ya había determinado la dirección en la que nos iba a guiar y la dirección que tomaríamos nosotros mismos si le dejábamos guiarnos por ese camino (Proverbios 16:9). En el momento en que usted dice sí a Jesucristo como su Salvador, Dios comienza a trabajar en su vida; Él lo guiará a través de cada paso a lo largo de su viaje hasta el día en que lo reciba en el mismo cielo.

Nacimos con un espíritu muerto.

Las escrituras dejan claro que nacemos con un espíritu muerto. Nuestros corazones son "engañosos" y nuestras naturalezas "perversas" (Jeremías 17:9). Nacimos con una naturaleza pecaminosa (Romanos 5:12; Efesios 2:3), lo que significa que nuestras inclinaciones al pecado ya están dentro de nosotros, incluso antes de que hagamos algo malo.

La Biblia también nos dice que tenemos una naturaleza opuesta, una que se opone a la naturaleza de Dios (2 Pedro 3:4). No fue hasta que el pecado entró en la raza humana a través de la desobediencia de Adán y Eva en el Jardín del Edén, que Dios le dio a la humanidad un deseo innato por las cosas malas en lugar de las buenas (Génesis 6:5-6).

Cuando se piensa en estas dos cosas juntas -el hecho de que a la humanidad se le haya dado un deseo malvado por defecto y luego deba luchar contra esta disposición natural hacia el mal- queda claro por qué necesitamos la ayuda externa de Dios si la salvación va a ser posible en absoluto.

Mientras la humanidad continúe viviendo de acuerdo con su inclinación natural hacia el pecado sin volverse hacia Dios cada día, siempre habrá una especie de batalla que se libra en el interior de cada persona entre hacer lo que quiere y hacer lo que sabe que debe hacer en su lugar.

Estamos muertos a la ley.

Ya no estamos bajo la condena de la ley. Hemos muerto a esa vieja forma de ser en nuestra carne, y ahora somos libres de sus exigencias. Ya no debemos estar esclavizados por el pecado y la muerte, puesto que hemos sido liberados de tan terrible maldición por Jesucristo. El apóstol Pablo dice:

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

1 Corintios 6:9-11 "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis. Los inmorales sexuales, los idólatras, los adúlteros, los homosexuales pasivos, los homosexuales practicantes, los ladrones, los avaros, los borrachos, los calumniadores (hombres que hablan mal de los demás), los estafadores (tramposos), los mentirosos (personas que mienten para engañar a los demás), y los que hacen lo que quieren sin obedecer a ninguna autoridad, éstos no heredarán este reino celestial".

Estas cosas son cruciales para la seguridad eterna.

La seguridad eterna es una de las doctrinas más incomprendidas del cristianismo. A menudo se le llama "una vez salvado, siempre salvado", o "una vez cristiano, siempre cristiano". ¿Pero qué significa? La seguridad eterna simplemente significa que estamos seguros en Cristo.

Estamos eternamente seguros porque nuestros pecados han sido pagados por Jesús en la cruz (1 Corintios 5:21). En otras palabras, una vez que usted se convierte en un creyente en Cristo y confía sólo en Él para la salvación, ¡nunca más se alejará de Él! Puede estar seguro de que irá al cielo cuando muera.

Usted puede estar seguro en su relación con Jesucristo

Es mi oración que este video le haya ayudado a ver la seguridad de un creyente. Usted puede estar seguro en su relación con Jesucristo, ¡y debería estarlo! Hay muchas personas que piensan que son salvas, pero no lo son. Hay muchas personas que piensan que tienen la salvación y la vida eterna a través de Jesús, pero no es así. La Biblia dice que sólo hay un camino al cielo, y es a través de la fe en Jesucristo (Juan 14:6; Hechos 4:12).

La Biblia dice que si crees en el Señor Jesucristo, entonces Él perdonará tus pecados y te salvará del fuego del infierno (Romanos 10:9-10; Juan 3:16). La salvación viene a través del arrepentimiento hacia Dios (Hechos 17:30) porque no podemos ganar nuestro propio camino al cielo por nuestras buenas obras o actos religiosos; debe venir de Dios a través de Su Hijo Jesucristo solamente (Mateo 7:21-23; Juan 14:6).

Conclusión

Hemos cubierto mucho en este post, desde la seguridad del creyente hasta el futuro de la iglesia. Las dos primeras secciones trataron sobre lo que Dios ha prometido, y cómo podemos descansar con seguridad en ellas. La tercera sección fue sobre algunas objeciones comunes a estas verdades, y por qué no se sostienen.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Seguridad Del Creyente puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir