La oración de una anciana. Oración Corta Pero Alentadora

La oración de una anciana

Dios mío, el paso del tiempo se hace cada vez más evidente en mi rostro y en mi cuerpo, a veces me cuesta aceptar que estoy envejeciendo y perdiendo la juventud. Señor, sé que las cosas de este mundo son vanidad, y también sé que tú creaste a la mujer con un deseo interior de ser bella. Y, sin embargo, sé que Tu Palabra deja claro que es la mujer que teme al Señor la que debe ser alabada, porque debe estar dotada de una belleza especial que proviene solo de Ti.

Guárdame, Señor, de desear tontamente que pueda recuperar mi juventud, pero ayúdame a regocijarme en mis años avanzados y permite que la belleza del Señor Jesús brille en todo lo que digo y hago. . Ayúdame a crecer en Su gracia y conocimiento para que mis acciones y actitudes reflejen Su belleza.

Gracias Señor que mi ciudadanía esté en los cielos y llegará el día en que cada uno de nosotros nos despojemos de nuestros viejos cuerpos como una vestidura y seremos revestidos del cuerpo glorificado que prometiste a todos los que te aman y confían en ti como Salvador. Hasta entonces, debo alabarte en mi cuerpo, alma y espíritu, sabiendo que este viejo cuerpo es templo del Espíritu Santo. Que maravillosa gracia que viniste a habitar en mi, alabado sea el señor, alma mia y todo lo que hay en mi, alabado sea tu santo nombre,

Amén.

Recomendado:  Oración por una vida intencionalmente realizada.. Oración Corta Pero Unica

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La oración de una anciana. Oración Corta Pero Alentadora puedes visitar la categoría Oraciones.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir