La Fe Como Fruto

Hace unos años, estaba sentado con algunos amigos e intentaba explicar que mi fe es como una fruta. Todos éramos bastante jóvenes en ese momento; es decir, seguimos siendo jóvenes ahora, pero éramos especialmente jóvenes entonces. Así que en lugar de decir algo como "la fe es como una fruta porque crece en ti", dije algo más como "la fruta crece en los árboles".

En un intento de que quedara más claro mi punto de vista, añadí: "Y viene en muchos colores y tiene diferentes grados de dulzura según el tipo que sea". Eso tampoco ayudó mucho. Pero cuando me hice mayor y más sabia (¡y tuve un par de hijos!), me di cuenta de que, aunque hay muchos tipos diferentes de fruta (y cada una tiene sus propias cualidades), comparten ciertas características entre sí porque todas son frutas.

Lo mismo ocurre con la fe entre los creyentes: podemos ser diferentes unos de otros en muchos aspectos, pero sin embargo hay algunas similitudes entre nosotros porque compartimos este vínculo común: ¡nuestra creencia en la existencia y el poder de Dios sobre nuestras vidas!

La Fe Como Fruto

Índice de Contenido
  1. Creo que la fe es como la fruta.
  2. Crece en ti.
  3. Viene en muchos colores.
  4. Tiene diferentes grados de dulzura.
  5. No es una sola cosa.
  6. No hay dos piezas de fruta que sepan exactamente igual.
  7. Puedes ponerla en un plato para que la gente la vea, o puedes guardarla en una cesta para compartirla con los demás.
  8. Si quieres que tu fruta dure, no olvides regarla.
  9. La fe es como una fruta, porque para que crezca fuerte y sana requiere trabajo y cuidados.
  10. Conclusión

Creo que la fe es como la fruta.

Creo que la fe es como la fruta. Cuando se planta un árbol, las ramas y las hojas pueden marchitarse en los meses de invierno, pero siempre volverán a crecer en la primavera. En la vida, a veces sentimos que nuestra fe no crece o que incluso se cae durante un tiempo. Pero si nos mantenemos fieles y leales a nosotros mismos a través de estos tiempos, floreceremos como mejores personas y encontraremos de nuevo la alegría en nuestra relación con Dios.

Crece en ti.

La fe es un proceso. Es un viaje. Sé que suena obvio, pero a veces nuestra fe se enreda en las trivialidades de la vida y perdemos de vista lo que realmente significa ser fiel. La fe consiste en crecer en ti. Tiene que ver con el cambio, la transformación y el descubrimiento. No ocurre de la noche a la mañana, sino con el tiempo, a medida que aprendes más sobre ti mismo y sobre Dios al pasar tiempo con él cada día.

Recomendado:  Bosquejo Bíblico De Génesis 39

Viene en muchos colores.

La fe es como una fruta porque crece en ti y viene en muchos colores. Por ejemplo, algunas personas están más inclinadas por naturaleza a ser pacientes que otras. Este es su fruto de la fe: tienen un sabor dulce para la paciencia. Otras personas pueden no ser tan pacientes y, por tanto, su sabor no es tan dulce o incluso no es agradable en absoluto.

La fe también viene en diferentes grados de dulzura dependiendo de cuánto has madurado como creyente; alguien que ha sido salvado desde la infancia tendrá un tipo de fruto completamente diferente que alguien que fue salvado más tarde en la vida.

Las personas que han crecido con Cristo no necesitan aprender todo sobre la vida cristiana porque ya conocen lo básico de memoria; esto les hace más pacientes y comprensivos que aquellos que deben volver a aprender todo desde cero cada vez que se encuentran en el camino hacia Dios.

Tiene diferentes grados de dulzura.

No se pueden comparar manzanas con naranjas. Algunas frutas pueden ser más dulces que otras, pero ninguna fruta puede igualar la dulzura de la fe. De hecho, es imposible que juzgues lo dulce que es tu fe comparándola con cualquier otra cosa.

Si una persona te dijera que su fe es más dulce que la tuya y que la tuya es más amarga que la suya, ¿qué haría que tu fe fuera amarga? ¿Diría Dios que ellos tenían más gracia que tú? No. ¡Eso es ridículo! Dios da a todos cantidades iguales de gracia.

Tu fe es tan dulce como la de cualquier otro, ¡no importa cuánto traten de convencerse de lo contrario! Tal vez pienses que porque estoy diciendo esto ahora -que mi fe es tan dulce como la tuya- estoy yendo en contra de todo lo que hemos estado hablando hasta ahora:

Recomendado:  Procesos A Causa De Propósito Según La Biblia

No es una sola cosa.

La fe no es sólo una cosa. Es una combinación de muchas cosas. La fe es como una fruta, porque crece en ti y viene en muchos colores. También tiene diferentes grados de dulzura, pero lo que la hace más deliciosa es cuando aprendes a disfrutar de sus diferentes sabores.

No hay dos piezas de fruta que sepan exactamente igual.

La fe es un fruto. No es algo que se pueda comprar, vender o intercambiar. Es personal y única para ti y sólo para ti. La fe no es una religión, una doctrina o una denominación eclesiástica; es más bien un manzano que crece en tu corazón y proporciona las raíces para tus propias creencias personales sobre Dios, las que tienen sentido sólo para ti.

Puedes ponerla en un plato para que la gente la vea, o puedes guardarla en una cesta para compartirla con los demás.

El amor de Dios es para compartirlo. Puedes ponerlo en un plato para que la gente lo vea, o puedes guardarlo en una cesta para compartirlo con los demás. Lo más importante no es cuánto tienes, sino cuánto regalas.

Si te preocupa guardar tu fe para ti, no lo hagas: no se trata de cantidad ni de calidad: A Dios no le importa cuánta fe tenemos; le importa que usemos lo que tenemos para hacer cosas buenas por otras personas (e incluso por nosotros mismos).

No utilices tu fe como excusa para menospreciar a los demás, ya sea con palabras o acciones; no les hagas sentir mal para sentirte bien tú mismo; y no dejes que el orgullo se interponga en el camino de compartir con los que más necesitan ayuda.

Si quieres que tu fruta dure, no olvides regarla.

La Biblia nos enseña a orar. Y hay todo tipo de cosas por las que podemos orar, pero lo que tienes que saber es que si quieres que tu fruto dure, no te olvides de regarlo. ¿Qué significa esto? Bueno, si quieres que tu fe en el poder y el amor de Dios crezca fuerte y dé frutos -si quieres que tu relación con Él sea fructífera- entonces es importante que pases tiempo cada día derramando esos deseos ante Dios en oración.

Recomendado:  Bosquejo Bíblico De Jeremías 33:6

Pero, ¿cómo sé sobre qué debo orar? ¿Con qué frecuencia debo orar? ¿Y cuándo debo orar? Las respuestas pueden variar de una persona a otra, pero una cosa sigue siendo cierta: si vamos a ver nuestras oraciones contestadas (y experimentar un crecimiento real), entonces necesitaremos un compromiso activo con Dios a través de la oración.

La fe es como una fruta, porque para que crezca fuerte y sana requiere trabajo y cuidados.

En esta analogía, la fe es como una fruta. Puede ser dulce o amarga, dependiendo de la persona y de la situación en la que se encuentre. Cuando uno tiene fe en algo o en alguien, significa que confía en que hará lo que dice que hará. La fe también significa tener confianza en cosas que no se ven (lo que sucederá mañana), en lugar de confiar sólo en lo que se puede ver ahora o en lo que ha sucedido antes de hoy.

La fe requiere trabajo y cuidado porque a veces se fortalece y a veces se debilita dependiendo de la cantidad de agua que reciba de sus raíces (de nuestros corazones). Algunas personas tienen más fe que otras y algunas personas necesitan más ayuda para hacer crecer sus raíces para que su fruto no sea siempre agrio.

Por ejemplo: algunas personas pueden ver lo grande que es su apartamento antes de mudarse a él, pero otras deben esperar hasta después de mudarse para darse cuenta de lo pequeño que es su nuevo lugar en comparación con lo que pensaban.

Sólo recuerda: todas las frutas tienen un sabor diferente, así que tampoco esperes que las experiencias de los demás con Dios/Jesucristo/Alá/Buda, etc., coincidan exactamente con tus propias creencias personales sobre la religión.

Conclusión

Recuerda que la fe es lo que Cristo ha hecho por nosotros. Es el resultado de la gracia y la misericordia de Dios. Cuando nos miramos a nosotros mismos, vemos que es imposible complacer a Dios con nuestros propios esfuerzos. Somos pecadores sin nada que ofrecerle, sino nuestra propia muerte y destrucción. Pero Dios nos ofrece la vida a través de Jesucristo. Así que no nos centremos en lo que podemos hacer por Dios, sino en lo que Él ha hecho por nosotros para que podamos vivir en gratitud.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Fe Como Fruto puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir