La Bendición Y La Maldición. Estudio Bíblico

La bendición y la maldición de Dios son dos caras de la misma moneda. La Biblia nos dice que Dios da bendiciones a su pueblo, pero nosotros tenemos que elegir si las recibimos o no. Sin embargo, Dios también nos advierte que si nos alejamos de Él, traerá maldiciones sobre nosotros.

Las maldiciones están limitadas por el poder de la bendición de Dios, pero aún pueden arruinar nuestras vidas si no nos volvemos a Él. En este estudio aprenderás sobre ambos tipos de bendición y maldición en las Escrituras, así como la forma en que cada una de ellas funciona en tu propia vida hoy.

La bendición y la maldición

Índice de Contenido
  1. Dios nos bendice para que podamos ser una bendición para los demás.
  2. Dios bendice la obediencia.
  3. Si tienes la mente de Cristo, eres bendecido.
  4. Somos bendecidos por la presencia de Dios, su Palabra y su pueblo.
  5. La maldición del pecado se revierte a través de la cruz de Jesús.
  6. Vivir en pecado trae la muerte a nuestras vidas espirituales.
  7. Dios nos maldecirá si nos alejamos de Él y hacemos obras malas, como la idolatría.
  8. Las bendiciones y maldiciones fluyen de tu lengua.
  9. Bendecir a los que te maldicen te dará el favor de Dios y de los hombres.
  10. Las maldiciones están limitadas por el poder de la bendición de Dios
  11. Conclusión

Dios nos bendice para que podamos ser una bendición para los demás.

Dios nos bendice para que podamos ser una bendición para los demás. La Biblia dice: "El fruto del justo es un árbol de vida" (Proverbios 11:30). Tú eres como un árbol plantado por la mano de Dios. Tu vida produce frutos que nutren y bendicen a otros.

Cuando recibes las bendiciones de Dios, éstas se multiplican y se convierten en bendiciones para otros: tu familia, tus amigos y tus vecinos. Y a medida que des tu abundancia en amor, Dios continuará derramando bendiciones sobre tu cabeza hasta que se desborde en ríos de agua viva (ver Juan 7:38-39).

Las bendiciones vienen en muchas formas: cosas materiales como la buena salud o la provisión financiera; dones espirituales como la sabiduría o la fe; relaciones con otros que sirven a Jesús; ¡incluso recursos naturales como el sol y las lluvias!

Mira También Callado se ve más bonito Callado Se Ve Más Bonito Estudio Bíblico

Dios bendice la obediencia.

Hay una bendición para la obediencia. Esta es la promesa del Espíritu Santo. La promesa de la obediencia es que usted recibirá poder de lo alto para obedecer a Dios y cumplir su voluntad para usted (Lucas 24:49). También incluye la seguridad del cielo, la protección contra el mal, la guía en su vida y muchos otros beneficios. Cuando obedecemos a Dios y hacemos nuestra parte usando Su fuerza, podemos tener la seguridad de la salvación porque Él cumple Sus promesas.

Si tienes la mente de Cristo, eres bendecido.

Si eres cristiano y estás leyendo esto, entonces probablemente ya sabes lo que significa tener la mente de Cristo. No se trata de una sola cosa, sino de un conjunto de cosas, un conjunto que incluye el Espíritu Santo, el evangelio de Jesucristo, el reino y la voluntad de Dios. Si no entiendes estos u otros aspectos del plan de Dios para tu vida en este momento -si son confusos o incluso extraños para ti- entonces tal vez es por eso que parece que ser bendecido me ha pasado de largo últimamente.

Pero tal vez he estado mirando todo mal: en lugar de centrarme en lo que no sé sobre mi propia identidad como cristiano, debería centrarme en lo mucho que sé sobre mi identidad como alguien que no quiere nada más que sus mejores intereses en el corazón; alguien que no quiere nada más que su felicidad en este mundo mientras pueda encontrarla dentro de sí mismo primero (y luego en los demás).

Somos bendecidos por la presencia de Dios, su Palabra y su pueblo.

Somos bendecidos por la presencia de Dios, su Palabra y su pueblo.

  • La presencia de Dios es una bendición porque siempre es bueno y amoroso con nosotros.
  • La Palabra de Dios es una bendición porque nos da entendimiento en lo que creemos.
  • El pueblo de Dios (la iglesia) nos ha sido dado por Jesús para que podamos estar juntos con Él para siempre a través de ellos - ¡por eso es importante que los creyentes estén conectados unos con otros para el crecimiento espiritual y el estímulo!

La maldición del pecado se revierte a través de la cruz de Jesús.

La maldición del pecado se revierte mediante la cruz de Jesús. La muerte y resurrección de Jesús nos trajo la salvación, el perdón y la nueva vida.

Vivir en pecado trae la muerte a nuestras vidas espirituales.

La Biblia nos dice que vivir en pecado trae la muerte a nuestras vidas espirituales. Si continuamos pecando, como lo hicieron Adán y Eva, esto nos separará de Dios y eventualmente matará también nuestras vidas espirituales. El pecado es una maldición porque nos separa de Dios, nos enferma y causa pobreza en nuestras vidas.

Mira También El compromiso con Dios tiene poder El Compromiso Con Dios Tiene Poder

Dios nos maldecirá si nos alejamos de Él y hacemos obras malas, como la idolatría.

Si le damos la espalda a Dios y hacemos obras malas, como la idolatría, entonces Él nos maldecirá. Esto se debe a que la idolatría es un alejamiento de la bendición de Dios (y por lo tanto también de Su amor). Es un alejamiento de Él y de Su bondad. La Biblia dice esto sobre la idolatría:

  • "No te inclinarás ante ellos [los ídolos] ni los servirás; porque yo, el Señor, tu Dios, soy un Dios celoso que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian" (Éxodo 20:5).
  • "No te harás imagen alguna en forma de cosa de arriba en el cielo, ni de abajo en la tierra, ni de abajo en las aguas" (Deuteronomio 4:16).

Las bendiciones y maldiciones fluyen de tu lengua.

La Biblia dice que las bendiciones y las maldiciones fluyen de tu lengua. También dice que las bendiciones y maldiciones fluyen de tu corazón, y de tus acciones.

  • Las bendiciones fluyen por lo que pensamos de los demás. Cuando piensas en buenos pensamientos sobre la gente, Dios te bendecirá dándoles a cambio cosas buenas para ti.
  • Las maldiciones son causadas por las malas palabras que salen de nuestra boca. Si alguien nos hiere o se burla de nosotros, podemos regañarles o decirles algo malo - ¡eso es una maldición para ambas partes! Pero si perdonamos a los que nos hieren y amamos a nuestros enemigos (Mateo 5:44), entonces Dios nos bendecirá con la paz en lugar de la guerra.

Bendecir a los que te maldicen te dará el favor de Dios y de los hombres.

Bendecir a los que te maldicen te traerá el favor de Dios y de los hombres. Esta es una idea poderosa que puede aplicarse a muchas situaciones. Sin embargo, muchas personas no saben cómo responder cuando son maldecidas. Escuche atentamente mientras exploramos esta idea con más detalle.

  • La bendición es una respuesta al amor y la gracia de Dios. Cuando alguien nos hiere, es difícil no sentirse enojado o amargado hacia ellos. Pero si elegimos no bendecir a los que nos maldicen, ¡ellos han ganado! Consiguen lo que quieren: poder sobre nuestras emociones y nuestras vidas, y nosotros acabamos sintiéndonos mal por ello.*
  • Cuando alguien te maldice en la calle o se burla de tu ropa o dice algo malo sobre tu familia o lo que sea, estas personas no están siendo amables, sólo están tratando de sentirse mejor con ellos mismos al menospreciar a otra persona: No tenemos nada más que bendiciones de Dios; ¡todas las cosas realmente trabajan para el bien! Así que cuando alguien te maldiga hoy (o cualquier otro día), no te rindas; en cambio, ¡dale la vuelta y bendícelo! Si alguien dice algo malo sobre tu mamá... bueno... sólo diles lo maravillosa que es en realidad 🙂

Las maldiciones están limitadas por el poder de la bendición de Dios

Como has leído, la bendición de Dios es mayor que la maldición. Tal vez te preguntes cómo funciona esto. He aquí una explicación sencilla:

La voluntad de Dios debe hacerse en la tierra como en el cielo. Por lo tanto, Su voluntad es para tu bien y Su gloria. Él sabe lo que eso significa para ti y para mí porque lo sabe todo sobre nosotros (Salmo 139). Debido a esto, Sus bendiciones no pueden ser frustradas por nada ni por nadie: ¡son una fuerza imparable!

Conclusión

La Biblia está llena de bendiciones y maldiciones, pero hay más que eso. Dios quiere que seamos una bendición para los demás, por lo que bendice la obediencia. Pero si elegimos no obedecerle o hacer obras malas como la idolatría, entonces nos maldecirá.

Mira También Desierto Espiritual Predica Sobre El Desierto Espiritual

Aunque la maldición parece muy poderosa por sí misma, sólo puede hacer cierto daño antes de ser revertida por la bendición de Dios a través del sacrificio de Jesús en la cruz. Así que la próxima vez que alguien te pregunte qué nos ha enseñado este estudio sobre las bendiciones y las maldiciones en las Escrituras, háblale de esta palabra.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Bendición Y La Maldición. Estudio Bíblico puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir