Aplica Lo Que Predicas – Estudio Bíblico

La Palabra de Dios está llena de sabiduría y guía. Si eres como yo, probablemente has escuchado versículos de la Biblia toda tu vida pero no siempre has sabido cómo aplicarlos a tu vida diaria. Aquí hay algunas maneras que he encontrado útiles al tratar de aplicar la palabra de Dios en mi vida diaria:

Índice de Contenido
  1. La Biblia es la Palabra de Dios.
  2. La desobediencia trae consecuencias.
  3. Obedece la Palabra de Dios.
  4. Debes nacer de nuevo para entrar en el Cielo.
  5. Mantente firme en la palabra de Dios.
  6. Sin obediencia, nuestra fe está muerta.
  7. Los buenos frutos vienen de los buenos árboles.
  8. Conclusión

La Biblia es la Palabra de Dios.

La Biblia es la Palabra de Dios. Este es un punto importante, porque no queremos cometer el error de pensar que la Biblia es un libro más o uno entre muchos. No podemos permitirnos el lujo de tratarla como si fuera un texto religioso entre muchos otros, o incluso peor: no es un texto religioso en absoluto.

Es la Palabra de Dios. Viene de un Dios vivo que te ama tanto que decidió revelarse a través de su Hijo Jesucristo y compartir su historia con nosotros para que podamos conocerle y tener vida eterna (Juan 17:3).

Pasaremos más tiempo discutiendo cómo sabemos esto en futuras entradas...

La desobediencia trae consecuencias.

Este libro es la Palabra de Dios. Eso significa que es verdadera y que nunca cambiará. También significa que vive y respira, porque Dios todavía está vivo y respira en este mundo hoy.

La palabra de Dios es una espada de dos filos que corta en ambos sentidos; contiene verdades para nosotros, así como las consecuencias de la desobediencia. La palabra de Dios puede ser una lámpara para nuestros pies y una luz para nuestro camino si obedecemos sus enseñanzas, pero si elegimos desobedecerlas, entonces en lugar de ser una fuente de luz, se convierte más bien en un espejo que nos muestra lo que realmente somos: ¡sucios pecadores que necesitan ser limpiados sólo por Jesucristo!

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Obedece la Palabra de Dios.

La palabra de Dios es la verdad. Aplica la palabra de Dios en tu vida. La palabra de Dios es una luz para nuestro camino. La palabra de Dios es una lámpara para nuestros pies (Salmo 119:105).

La palabra de Dios es un espejo para nuestro corazón (Hebreos 4:12). Expone cada pensamiento y motivo secreto, exponiéndolos como pecaminosos y mostrando cómo deben ser cambiados.

También nos da un entendimiento que no podemos obtener de ninguna otra fuente para que podamos tomar decisiones sabias sobre lo que hacemos con nuestras vidas y cómo las vivimos cada día.

Esto significa que cuando lo escuches predicar o lo leas tú mismo, afectará tus pensamientos y acciones porque ahora se te ha dado una nueva forma de pensar sobre las cosas. ¡Así que en lugar de ser controlado por el pecado, ahora eres capaz de controlar tus acciones con la sabiduría obtenida a través de este conocimiento!

Debes nacer de nuevo para entrar en el Cielo.

1 Juan 3:7-9, "Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él mismo es justo. El que comete pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto se manifestó el Hijo de Dios, para destruir las obras del diablo.

El que ha nacido de Dios no peca, porque su semilla permanece en él; y no puede pecar porque ha nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: el que no hace la justicia no es de Dios" (1 Juan 3:7-9).

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Mantente firme en la palabra de Dios.

Eres fuerte en el Señor. Eres fuerte en el poder de Su fuerza. Manténganse firmes, conservando sus vestimentas sin mancha, y ciñendo sus lomos con la verdad. Os digo a vosotros que me escucháis:

¡Amad a vuestros enemigos! ¡Haced el bien a los que os odian! ¡Bendecid a los que os maldicen! ¡Rezad por los que os maltratan!

A quien te golpee en la mejilla, ofrécele también la otra; y a quien te quite la túnica, no le quites ni la camisa. Da a todo el que te pida; y si alguien te quita lo que es tuyo, no se lo vuelvas a pedir (Lucas 22:36-39).

El Señor desea que nos mantengamos firmes en nuestra fe, y nos ha dado muchas herramientas para ayudarnos a hacerlo.

Sin obediencia, nuestra fe está muerta.

Este no es un concepto nuevo, es algo que todos hemos aprendido desde la primera infancia. La Biblia dice que sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6). En otras palabras, si usted no tiene fe, entonces no puede ser agradable a Él.

Y si tu relación con Dios no es buena, si no es saludable, entonces ¿cómo puede ser buena o saludable con alguien más? ¿Cómo puede ser buena o saludable para ti?

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

¿Cuántas veces te encuentras frustrado y enojado porque alguien no ha obedecido lo que prometió que haría? Tal vez la persona prometió que haría algo bueno por otra persona pero no lo cumplió. Tal vez la persona dijo que ayudaría en casa pero nunca hizo lo que se le pidió.

Tal vez alguien no se presentó cuando dijo que estaría allí para un evento o reunión. O tal vez algunas personas de tu entorno han hecho planes para hacer algo juntos y luego uno de ellos se echa atrás en el último momento.

Cuando esto sucede una y otra vez con el tiempo, empieza a desgastarnos hasta que perdemos la esperanza de que los demás sean fiables. Entonces nos sentimos amargados y frustrados porque todos los demás también parecen poco fiables.

Los buenos frutos vienen de los buenos árboles.

La Biblia dice:

"Un árbol bueno no puede producir frutos malos, y un árbol malo no puede producir frutos buenos. Todo árbol que no da buenos frutos es cortado y arrojado al fuego". (Mateo 7:18-19)

Los buenos frutos provienen de los buenos árboles. Los frutos son el resultado del árbol, pero también son una prueba de él. Son su producto o fruto; representan lo que hay de cierto en él.

Mira También La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos  La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos 
  • Por ejemplo, si has plantado un plantón de manzana en tu jardín, esperarás ver crecer manzanas en él siempre que todo vaya bien en su proceso de crecimiento (incluyendo agua y sol adecuados).
  • Si, por el contrario, observa que su manzano da higos en lugar de manzanas -o si a veces no hay ningún fruto-, probablemente concluirá que algo va mal en el proceso de crecimiento de su manzano.

Conclusión

La Biblia es un tesoro de sabiduría y guía para aquellos que están dispuestos a profundizar. Cuando leas las Escrituras, pregúntate cómo puedes aplicarlas en tu vida. Una cosa es leer cómo Jesús curó a los enfermos, pero otra muy distinta es orar por la curación en tu propia vida o en la de otra persona.

Tómate un tiempo cada día como parte de tu régimen de oración para preguntarle a Dios qué quiere que aprendas de su Palabra ese día, y luego asegúrate de que realmente aprendes de ella. La Biblia está hecha para nosotros: ¡no estamos hechos para la Biblia!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Aplica Lo Que Predicas – Estudio Bíblico puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir