Fortaleciendo Nuestra Patria En El Señor

El tema de hoy se titula “Fortaleciendo nuestra patria en el Señor”. Siempre me han fascinado los himnos que se cantan en la Iglesia de Inglaterra y en otras iglesias anglicanas, especialmente los que se escribieron antes de la Reforma.  Me interesa especialmente la forma en que estas canciones abordan la historia y los acontecimientos actuales.

En este artículo, compartiré algunos de mis himnos favoritos. Los comparto porque son ideales para fortalecernos espiritualmente en nuestro Dios. Hablaré de subtemas, oraciones e himnos de los que puedes hablar en una predicación como esta.

Fortaleciendo nuestra patria en el señor

Índice de Contenido
  1. Salvador de las Naciones, ven
  2. "Por todos los lazos queridos de la tierra" (Himnos, nº 198)
  3. Oh Dios, Padre nuestro, cuya gloria llena
  4. Oh Señor, te rogamos con tu mano
  5. Dios de nuestros padres
  6. Por el poder redentor de tu amor (Himnos, nº 202)
  7. Adelante, soldados cristianos (Himnos, nº 228)
  8. ¡Gloria a Dios en las alturas! ¡El amanecer está llegando! (Himnos, nº 202)
  9. Alegrémonos del día de la salvación (Himnos, nº 1)
  10. Para llevar
  11. Conclusión

Salvador de las Naciones, ven

Todos conocemos la historia de Jesucristo, que fue llamado por Dios para bajar a la tierra y nacer de una virgen. Fue tentado en todos los sentidos como nosotros, pero nunca pecó. Jesús es el Salvador de las Naciones, vean lo que ha hecho por nosotros.

Jesús también es nuestro Salvador porque nos salvó de nuestros pecados al morir en la cruz por nosotros para que pudiéramos vivir eternamente con él en el Cielo una vez que dejáramos esta tierra. La Biblia nos dice una y otra vez que necesitamos aceptar a Jesús en nuestros corazones como nuestro salvador si queremos pasar la eternidad con él en el cielo."

"Por todos los lazos queridos de la tierra" (Himnos, nº 198)

El himno comienza con una oración: "Padre, que nuestros corazones se llenen de amor por Ti y por los demás". A esto le siguen las palabras del propio Cristo: "Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado..." (Juan 13:34).

Recomendado:  Prepare A Sus Hijos Para Que Sigan A Cristo

Así aprendemos que Dios nos ama como a sus propios hijos. Cuida de nosotros como un pastor cuida de su rebaño o una madre de su hijo. Quiere que conozcamos este amor para que podamos compartirlo con los demás, ya sea en nuestras familias o en nuestras comunidades, o en ambas.

Oh Dios, Padre nuestro, cuya gloria llena

Cuando miramos a nuestro alrededor y vemos el mundo, no podemos evitar maravillarnos de lo increíble que es. Los fenómenos naturales que nos rodean no tienen parangón en el universo: ¡son impresionantes! También vemos que ocurren cosas grandes en nuestras vidas.

Nuestras experiencias cotidianas también nos producen una sensación de asombro, sobre todo si consideramos lo bueno que es Dios con nosotros y lo mucho que nos ha bendecido.

Pero ¿qué pasaría si te hicieras esta pregunta? "¿Quién creó todas estas cosas? ¿Quién hizo este mundo tan hermoso? ¿Quién me rodeó de belleza?". La respuesta siempre será Dios. Él creó todo de la nada; no había nada antes de Él (Génesis 1:1). Él hizo todo según su plan (Jeremías 29:11).

Y así como creó todas las cosas al principio -incluidos los seres humanos-, también las creó de nuevo por medio de Cristo Jesús, quien murió por nuestros pecados (2 Corintios 5:17; Colosenses 1:16-20).

Oh Señor, te rogamos con tu mano

Oh Señor, te suplicamos con tu mano. Hemos recibido del cielo el santísimo y divino sacramento del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Lo recibimos como nuestro alimento espiritual para la vida eterna; por eso te pedimos humildemente que te dignes bendecir este pan con la gracia celestial. Por Cristo nuestro Señor. Amén

Recomendado:  La Batalla De La predicación

Dios de nuestros padres

Dios es el Creador del cielo y de la tierra. Dios es el Creador del universo. Dios creó la tierra y todo lo que hay en ella, incluida la humanidad. También creó nuestro país y sus ciudadanos, a los que somos responsables de proteger de cualquier daño a través de nuestro servicio en el ejército o apoyando a los que sirven.

Por el poder redentor de tu amor (Himnos, nº 202)

Este himno habla del poder redentor del amor de Dios. Nos recuerda que Dios es el redentor del mundo y que su amor es más grande que cualquier otro amor. Este himno nos recuerda que Dios siempre tendrá en cuenta nuestros mejores intereses, incluso cuando no nos demos cuenta: "Aunque la tierra y el infierno se combinen contra mí,/ Tu amor nunca puede morir".

Adelante, soldados cristianos (Himnos, nº 228)

La última estrofa de este himno dice: "Adelante, soldados cristianos, marchando como a la guerra/ Con la cruz de Jesús delante". Esta estrofa se canta a menudo como una llamada a la acción contra el mal y el pecado en nuestro mundo actual.

La letra fue escrita por Sabine Baring-Gould (1834-1924), un sacerdote anglicano que también era compositor y escritor. Escribió muchos himnos, entre ellos "Por todos los santos" y "Una vez en la ciudad de Royal David". Fue nombrado doctor en música por la Universidad de Oxford en 1902 por su contribución a la música eclesiástica.

¡Gloria a Dios en las alturas! ¡El amanecer está llegando! (Himnos, nº 202)

La canción es un himno de esperanza, alabanza y acción de gracias. Expresa alegría, paz y gloria a Dios en las alturas. ¡El amanecer se acerca! Al cantar este canto, preguntémonos: ¿Por qué canto? ¿Cuáles son mis motivos para cantar alabanzas a Dios? ¿Es porque Jesús murió por mí? ¿Merece mi alabanza? Entonces alcemos nuestras voces y cantemos con todo nuestro corazón mientras esperamos su regreso.

Recomendado:  Debes Disfrutar La Aflicción Si Tienes A Dios

Alegrémonos del día de la salvación (Himnos, nº 1)

Alegrémonos del día de la salvación,

El día de la salvación está aquí.

Mientras vivamos en esta tierra pecadora,

Que nuestras almas se llenen de alegría y paz;

Porque Dios nos ha salvado de la maldición del pecado.

Para llevar

El propósito del autor es animar a los lectores a fortalecer su patria en el Señor. El autor ha escrito este artículo porque cree que estamos viviendo una época en la que nuestra nación necesita a Dios más que nunca. Nos anima a no permitir que nuestra fe se debilite, sino que, por el contrario, debemos estar preparados para lo que nos espera fortaleciendo nuestra patria en el Señor siempre. Es necesario permanecer en Su Palabra, de modo que podamos mantenernos firmes contra el mal que amenaza a nuestro país.

Conclusión

No debemos desanimarnos por los acontecimientos actuales en nuestra patria y en la nación en general. Por el contrario, debemos recordar que Dios está actuando y nos llama a la acción. La Iglesia está llamada a ser sal y luz, un testigo del Evangelio para Jesucristo. No sólo estamos llamados a servir a los demás, sino que también se nos ha encomendado la difusión de la buena noticia de la llegada de su Reino en la tierra como en el cielo. Como cristianos, tenemos que tomar nuestra cruz cada día porque nos ayudará a permanecer fieles incluso cuando los tiempos sean difíciles.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Fortaleciendo Nuestra Patria En El Señor puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir