Encarando Nuestros Fracasos. Estudio Bíblico

El tema de ahora se titula “Encarando nuestros fracasos”. El Evangelio promete que Dios escucha nuestros gritos y conoce nuestro dolor. Si nos enfrentamos a la muerte de un ser querido, a una relación en crisis, a decepciones en el trabajo o en la escuela, o a mil otras formas de sufrimiento, nuestro primer instinto puede ser el de seguir adelante sin dejar que los demás sepan cuánto nos duele.

El libro de las Lamentaciones nos muestra que Dios no condena al ostracismo a quienes le presentan su dolor y su decepción. Por el contrario, los abraza y les da esperanza en medio de la desesperación. Aunque los lamentos son difíciles de articular y dolorosos de experimentar, pueden ayudarnos a comprender mejor lo que significa confiar en Dios en medio de la decepción y el sufrimiento.

Encarando nuestros fracasos

Índice de Contenido
  1. Apertura del tema “Encarando nuestros fracasos”
  2. Dios actúa en tus lamentos.
  3. ¿Por qué un Dios bueno permitiría que yo sufriera?
  4. El evangelio promete que Dios escucha nuestros lamentos y conoce nuestro dolor.
  5. ¿Cómo cambia el evangelio nuestra forma de lamentarnos?
  6. Para llevar: El evangelio promete que Dios escucha nuestros gritos y conoce nuestro dolor.
  7. Conclusión

Apertura del tema “Encarando nuestros fracasos”

  • Introducción. Aquí es donde te presentas a ti mismo y a tus alumnos al tema, y por qué es importante.
  • ¿Por qué este tema? La Biblia tiene mucho que decir sobre el fracaso. De hecho, a muchos cristianos les cuesta enfrentar sus propios fracasos porque se les enseña que Dios no quiere que fracasemos. Entonces, ¿qué dice realmente la Biblia sobre nuestros fracasos?
  • ¿Qué aprenderé? Aprenderá a enfrentar sus fracasos de frente, permitiendo que la gracia y el amor de Dios le ayuden a superarlos en lugar de enterrarlos bajo montones de vergüenza y arrepentimiento.

Dios actúa en tus lamentos.

¿Cómo podemos vivir en medio de nuestros fracasos? Sabemos que Dios no está distante. Está involucrado en nuestras vidas, y quiere que nos involucremos con él. En esta sección veremos una forma en que Dios actúa en tus lamentos:

Recomendado:  Más Allá De Lo Que Ves. Estudio Bíblico

Dios te da esperanza. Cuando nos enfrentamos a circunstancias difíciles, o cuando la tragedia golpea a una comunidad o familia, a menudo sentimos una desesperanza como nunca antes. Es tentador pensar que no hay salida, y que las cosas nunca mejorarán. Pero Dios nos promete esperanza: esperanza para hoy y esperanza para mañana (ver Salmo 27:14).

Puede que hayas perdido tu trabajo; pero si confías en Jesucristo como tu Señor y Salvador, entonces él te dará paz (ver Filipenses 4:7). O tal vez haya muerto alguien cercano a ti; pero si tu fe se mantiene firme, entonces Dios te promete alegría (ver Hechos 16:25-26).

Tal vez todas estas cosas hayan sucedido a la vez -o tal vez haya otros problemas que no he mencionado aquí-, pero cualquiera que sea la dificultad que te agobia en este momento no tiene por qué pesar en tu vida para siempre. Porque este mundo tiene problemas demasiado grandes para nosotros, los humanos, por sí solos; sólo si nos alejamos de la autosuficiencia podemos encontrar la verdadera libertad de la preocupación, porque sólo a través de la fe llega la verdadera paz[2].

¿Por qué un Dios bueno permitiría que yo sufriera?

Tal vez te preguntes por qué Dios permite el sufrimiento. Pero en realidad, Dios no causa el sufrimiento. El sufrimiento es el resultado del pecado y del mal en este mundo (Romanos 8:19-22). Dios no es el autor del mal. Él no lo crea ni lo provoca.

Más bien, permite que tomemos decisiones que resultan en nuestro propio daño porque tenemos libre albedrío y quiere que podamos elegirlo libremente, y sabe que este mundo sería un lugar miserable sin el libre albedrío (ver 1 Juan 5:19). Dios tampoco causa el sufrimiento para disciplinarnos o castigarnos como algunas personas piensan que ocurre cuando sufren algo difícil o trágico en sus vidas.

Esta idea tiene sentido si estamos hablando de alguien que cometió un asesinato o fue culpable de adulterio, pero ¿cómo podrías decir que eso es cierto si tu hijo ha muerto? ¿Su amado cónyuge se va? ¿Pierdes tu trabajo? En estas situaciones no hay manera de creer que Dios las causó a propósito, ¡porque entonces no habría habido propósito alguno!

Recomendado:  Qué Significa Ayo En La Biblia

El evangelio promete que Dios escucha nuestros lamentos y conoce nuestro dolor.

Dios está contigo en tu sufrimiento. Dios está contigo en tu dolor. Dios está contigo en tus lamentos. En 2 Corintios 1:3-4, Pablo escribe: "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos consuela en toda nuestra aflicción para que podamos consolar a los que están en cualquier aflicción, mediante el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios".

Este pasaje nos recuerda que, aunque no entendamos por qué las cosas suceden como lo hacen o por cuánto tiempo deben seguir doliendo, podemos confiar en que hay esperanza, el tipo de esperanza que una madre da a su hijo cuando le pinta la cara para la noche de Halloween o lo lleva a tomar un helado después de la escuela porque sabe que eso lo animará.

¿Cómo cambia el evangelio nuestra forma de lamentarnos?

Esto es el Evangelio. Podemos estar seguros de que Dios escucha nuestros gritos, porque los ha escuchado desde antes de que naciéramos. Él conoce nuestro dolor, porque lo lleva con nosotros en su propio cuerpo en la cruz. Podemos estar seguros de que Dios nunca nos dejará ni nos abandonará, porque promete que nunca nos dejará ni nos abandonará (Hebreos 13:5).

Podemos descansar en esta promesa sin importar lo que venga contra nosotros, sabiendo que el Señor ha vencido todo mal para bien (Romanos 8:28). Por último, sabemos que nada puede separarnos del amor de Cristo que lo une a su pueblo (Romanos 8:35-39).

Todas estas cosas son verdaderas independientemente de lo mal que se ponga la vida o de lo abrumadora que se sienta la pena en un momento dado. Por eso Pablo le dijo a Timoteo: "Porque todo me ha sido confiado por mi Padre, excepto el juicio y la retribución" (2 Timoteo 2:21).

Recomendado:  Bosquejo Bíblico De Juan 21:15-17

Incluso cuando nos enfrentamos a la condena o al castigo por nuestros pecados contra los demás y contra nosotros mismos; incluso cuando parece que no se hará justicia aquí en la tierra; incluso cuando parece que nada va a cambiar... ¡el evangelio sigue siendo cierto!

 Las buenas noticias son seguras a pesar de todo lo que ocurre a su alrededor; lo que ocurra aquí abajo no afecta a su mensaje central: Dios reina de forma suprema sobre toda la creación, sin falta".

Para llevar: El evangelio promete que Dios escucha nuestros gritos y conoce nuestro dolor.

La Biblia está llena de ejemplos de cómo Jesús mismo sufrió: desde nacer de una madre adolescente, hasta ser rechazado por su propio pueblo, pasando por que le quitaran la vida en la cruz. Jesús entiende lo que es fracasar y no alcanzar la gloria de Dios.

También entiende lo que significa cuando estamos tentados a dudar de su amor o de su bondad en tiempos de sufrimiento porque sentimos que nos ha abandonado en nuestra hora de necesidad.

Pero Jesús siempre está ahí con nosotros, para ayudarnos a levantarnos cuando caemos, para traer la paz a las situaciones caóticas, para sanar los corazones rotos y para restaurar la esperanza donde antes había desesperación.

Conclusión

Espero que el estudio bíblico de esta semana haya sido útil para ti mientras tratas de procesar eventos recientes o lidiar con heridas del pasado. Ten en cuenta que, aunque siempre es importante pensar cuidadosamente en cómo nuestras acciones afectan a los demás, también debemos recordar la bondad de Dios y sus promesas de que nos escucha cuando clamamos a Él.

Puede que no siempre sea fácil, pero la Palabra de Dios puede ayudarnos a atravesar los tiempos oscuros. Tenemos un Dios que entiende el sufrimiento porque Él mismo sufrió; por lo tanto, ¡entiende nuestro dolor cuando experimentamos cosas difíciles también!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Encarando Nuestros Fracasos. Estudio Bíblico puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir