Explicación Bíblica De Job 1

La Biblia es un libro que contiene algunos de los escritos más importantes de la historia de la humanidad. Se ha traducido a más idiomas que ningún otro libro y ha influido en la vida de muchas personas, incluida la mía.

La historia de Job se encuentra en el Antiguo Testamento, desde el capítulo uno hasta el 42. En esta entrada exploraremos lo que significa ser un seguidor fiel cuando la vida no tiene sentido o no sale como uno quiere.

Índice de Contenido
  1. Job era piadoso, leal y obediente a Dios.
  2. Satanás estaba celoso de Job y quería destruirlo.
  3. Job tenía una esposa, siete hijos, tres hijas y 7.000 ovejas.
  4. Satanás explicó por qué pensaba que Job obedecía a Dios.
  5. ¿Por qué atacó Satanás a la familia de Job?
  6. Dios permitió que el enemigo (Satanás) atacara las posesiones de Job.
  7. Dios permitió que el enemigo (Satanás) atacara el cuerpo de Job con forúnculos.
  8. Aunque todas estas cosas le sucedieron, Job no pecó ni maldijo a Dios.
  9. Conclusión:

Job era piadoso, leal y obediente a Dios.

Job era un hombre bueno, que obedecía a Dios y lo adoraba. Era un hombre que vivía una vida justa. No pecó contra Dios de ninguna manera. Job tenía una buena relación con Dios y continuó teniendo esta relación incluso después de perder todo por lo que había trabajado tan duro en su vida.

Satanás estaba celoso de Job y quería destruirlo.

En el principio, Dios creó los cielos y la tierra. También creó al hombre, ¡y era muy bueno! Pero había una cosa que no era tan buena: Satanás, que había sido un ángel en el cielo, pero cayó en desgracia con Dios por su orgullo (véase Isaías 14:12-15). Desde entonces, Satanás ha tratado de destruir a la humanidad tentándola a pecar.

Para ello, Satanás suele utilizar a los seres humanos como sus agentes. En este caso, utilizó al amigo de Job, Elifaz, como portavoz para acusar a Job de ser ingrato con Dios y de no cumplir sus mandamientos (véase Job 4:5).

Esta acusación hizo que Job se enfadara con Dios; así empezó a preguntarse por qué le estaban pasando todas esas cosas malas.

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Job tenía una esposa, siete hijos, tres hijas y 7.000 ovejas.

Job tenía una esposa, siete hijos y tres hijas. Job también tenía 7.000 ovejas y 3.000 camellos. Su casa estaba bien construida y tenía muchas habitaciones.

Job era un hombre bueno que amaba mucho a Dios. Obedecía a Dios en todo lo que hacía porque creía que Dios siempre lo cuidaría sin importar lo que le sucediera a Job o a los miembros de su familia.

Satanás explicó por qué pensaba que Job obedecía a Dios.

En Job 1, Satanás explicó por qué pensaba que Job obedecía a Dios. Job era piadoso, leal y obediente a Dios. Tenía una esposa, siete hijos, tres hijas y 7.000 ovejas.

Satanás le dijo a Dios que si tenía el poder sobre un hombre así -uno que obedecía todo lo que decía en la Biblia-, ¡lo destruiría sólo para mostrarle lo malvado que podía ser!

¿Por qué atacó Satanás a la familia de Job?

Job era fiel a Dios y Satanás estaba celoso. Quería destruir a Job por su gran fidelidad a Dios. La Biblia dice que Satanás "salió de la presencia del Señor, e hirió a Job con dolorosos forúnculos desde la planta de su pie hasta la parte superior de su cabeza" (Job 2:7).

¡Este fue un increíble despliegue de poder por parte de Satanás! No atacó sólo un área de la vida, sino múltiples áreas simultáneamente, incluyendo la salud, las posesiones (Job 1:19), la reputación (Job 2:3), los miembros de la familia (Job 1:19-22) ¡e incluso la integridad personal al hacerle cuestionar la sabiduría de Dios (1:22-27)!

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Dios permitió que el enemigo (Satanás) atacara las posesiones de Job.

Dios permitió que Satanás atacara las posesiones de Job. Dios no permitió que Satanás fuera tras Job, pero permitió que el enemigo (Satanás) golpeara su riqueza y su familia.

  • Job perdió su riqueza, pero no perdió su fe.
  • La fe de Job fue probada por Dios.
  • Job era un buen hombre, así que Dios le dio una segunda oportunidad para probar su fe.
  • Job fue fiel incluso cuando las cosas iban mal

Dios permitió que el enemigo (Satanás) atacara el cuerpo de Job con forúnculos.

La Biblia nos dice que Dios permitió que Satanás atacara el cuerpo de Job con forúnculos.

Dios permitió que Satanás atacara el cuerpo de Job. En otras palabras, Dios permitió al enemigo (Satanás) atacar el cuerpo de Job con forúnculos. Esta es una declaración muy importante porque significa que Dios le ha dado permiso al enemigo para hacer algo malo contra nosotros y luego permitirnos sufrir por esas acciones.

En este caso, Satanás atacó a Job físicamente causándole dolor en su cuerpo a través de la enfermedad conocida como "forúnculos".

  • La palabra "forúnculos" viene de la palabra hebrea sheqets, que significa una erupción en la piel que contiene pus; se refiere específicamente aquí a una erupción formada por la infección o la inflamación de las glándulas sebáceas debajo de las capas de la piel que resulta en inflamación e hinchazón.

Aunque todas estas cosas le sucedieron, Job no pecó ni maldijo a Dios.

En medio de toda esta confusión, Job no pecó ni maldijo a Dios. No era un pecador como tú y yo. Era un hombre justo, que sabía que todo lo que le había sucedido venía de Dios.

Job era un gigante espiritual, que entendía cómo funcionaban las cosas en el cielo y en la tierra. Sabía que aunque Satanás le había robado la vida, seguía amando al Señor con todo su corazón, su alma y sus fuerzas (Deuteronomio 6:5).

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Aunque había perdido todo lo que poseía -su riqueza, su salud, los miembros de su familia- seguía amando a Dios con todo su corazón, su mente y su alma (Lucas 10:27).

La fidelidad de Job es una prueba de que cuando no te queda nada más que tu relación con Cristo, puedes seguir siendo fuerte contra cualquier tormenta porque Jesús siempre estará ahí para nosotros.

Conclusión:

No siempre sabemos por qué suceden cosas malas en nuestras vidas, pero podemos confiar en que Dios siempre está con nosotros.

En conclusión, no siempre sabemos por qué suceden cosas malas en nuestras vidas, pero podemos confiar en que Dios siempre está con nosotros. Hay momentos en los que parece que todo se desmorona a nuestro alrededor y que no hay esperanza para el futuro.

Pero esto no significa que Dios nos haya dejado o se haya olvidado de nosotros, sino que quiere traer consuelo y paz a nuestras vidas. Dios ha prometido no dejar ni abandonar a nadie que confíe en él (Hebreos 13:5). Nunca te dejará solo, sin ningún apoyo, porque se preocupa mucho por tu vida.

Mira También La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos  La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Explicación Bíblica De Job 1 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir