Explicación Bíblica De Génesis 12

Génesis 12 es el duodécimo capítulo del libro del Génesis, que es el primer libro de la Torá y del Antiguo Testamento. En este capítulo Dios llama a Abram desde su casa en Ur para que vaya a una tierra que le mostrará.

Esta tierra será posteriormente entregada a los descendientes de Abram como posesión eterna. Es aquí donde Dios hace su pacto con Abraham, prometiéndole numerosos descendientes que también serán bendecidos con una gran nación y bendiciones sin medida

En esta explicación bíblica de Génesis 12 veremos cómo Dios llamó a Abram desde Ur de Caldeos y lo llevó a una tierra extraña donde le daría muchos descendientes que llegarían a ser una gran nación (Génesis 12:1-4).

Luego veremos cómo Dios hizo su pacto con Abram prometiéndole bendiciones sin medida (Génesis 15:1-18). Por último, veremos lo que significa ser fiel a nuestro creador (2 Corintios 7:10).

Índice de Contenido
  1. La llamada de Abram
  2. La promesa de Dios a Abram
  3. Abram en Egipto
  4. Lot y las ciudades de la llanura
  5. Melquisedec
    1. Melquisedec Guerra entre reyes
  6. Abimelec y el pozo de Beersheba
  7. Conclusión:

La llamada de Abram

Dios llamó a Abram. Dios le dijo que dejara su país, su pueblo y la casa de su padre. Iba a ir a una tierra extraña que Dios le mostraría. Dios también le dijo que no tomara nada de la casa de su padre mientras se marchaba porque volvería a por ello más tarde.

Luego Dios le dijo a Abram que él (Abram) sería una bendición en esta nueva tierra y dijo que a través de él todas las familias de la tierra serían bendecidas. Finalmente, Dios le dijo a Abram cuál era su nombre: Yahweh-Elohim o Señor Dios Todopoderoso.

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

La promesa de Dios a Abram

Dios hizo una promesa a Abram:

Dios prometió hacer grande el nombre de Abram. En este versículo, Dios le dijo a Abram que sus descendientes serían tan numerosos como las estrellas del cielo y los granos de arena de la orilla del mar.

Dios también prometió que les daría la tierra de Canaán (el territorio entre Egipto y Mesopotamia). Dios prometió además bendecir a Abram con muchos descendientes que serían una bendición para todas las naciones. Por último, Dios le protegería de los enemigos y de los obstáculos a lo largo de su viaje.

Abram en Egipto

La Biblia nos dice que Abram estaba en Egipto porque tenía una esposa llamada Sarai. La Biblia también dice que Dios le dijo que fuera allí.

El viaje de Abram a Egipto no fue una vacación no planeada; fue el resultado de un poderoso encuentro con Dios en el Monte Horeb, conocido hoy como Monte Sinaí o Jebel Musa (también llamado en árabe "Jebel Musa" o "Monte Moisés"), que se eleva sobre la costa noroeste del Golfo de Aqaba (ver Éxodo 3:1).

Durante este encuentro, Dios reveló su identidad como El Shaddai ("Dios Todopoderoso") e hizo promesas a Abraham y sus descendientes. Esta promesa se recoge en Génesis 15:4-5 (NVI):

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

"Mira al cielo y cuenta las estrellas... si es que puedes contarlas". Y le dijo a Abram: "Así será tu descendencia".

La fidelidad del Señor ha sido puesta a prueba a lo largo de la historia, y su pueblo ha experimentado más que su cuota de dolor y sufrimiento, pero estas pruebas no son nada comparadas con lo que nos espera cuando Cristo regrese por su novia.

Lot y las ciudades de la llanura

Tal vez hayas notado que en Génesis 12 se hace referencia a Lot como sobrino de Abram. No se trata de un error; Lot era, en efecto, sobrino de Abram, pero la razón por la que se le llama así en este capítulo tiene más que ver con su relación que con la genealogía.

De hecho, sólo hay otras dos personas en la Biblia a las que se les llama así: Isaac y Esaú (Génesis 26:5). Los tres nacieron de Abraham y su esposa Sara, pero también tenían madres diferentes.

Lot fue el único de la familia de Abram que lo siguió a Canaán. También fue uno de los únicos que permaneció fiel a Dios durante las pruebas y tentaciones de Abram a lo largo de Génesis 12-14; e incluso cuando Lot dejó Sodoma por Zoar (Génesis 19), ¡siguió siendo justo a pesar de todo lo que había pasado!

Melquisedec

Melquisedec era un sacerdote y un rey. También era un tipo de Cristo, que es nuestro gran Sumo Sacerdote (Hebreos 5:10). Melquisedec bendijo a Abram y le dio pan y vino.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Esta acción es un símbolo de lo que hizo Jesús cuando se ofreció a nosotros en la cruz, dándonos la vida y la salvación a través de Su cuerpo y sangre (Juan 6:51).

Melquisedec procedía del linaje de Sem, uno de los hijos de Noé (Génesis 10:21). En Hebreos 7:3 leemos que Jesús también era del mismo linaje, ya que se hizo carne como nosotros para salvarnos de nuestros pecados (1 Timoteo 3:16; Juan 1:14).

Melquisedec no tuvo padre ni madre, sino que nació con Adán ya en el cielo antes de que Dios creara nada en la tierra (Hebreos 7:3-4). Esto significa que Melquisedec siempre ha existido junto a Dios desde que comenzó la creación.

Lo sabemos porque Jesús dijo "Yo soy el Alfa y la Omega", lo que significa que Él no tiene principio ni fin, sino que siempre ha estado aquí con Dios antes de que comenzara el tiempo; ¡Él es la intemporalidad misma!

Melquisedec Guerra entre reyes

  • Melquisedec era un rey de Salem.
  • Era un sacerdote del Dios Altísimo.
  • Sabemos esto porque bendijo a Abram y le dio el diezmo.
  • Abram le dio el diezmo a Melquisedec como un sacrificio que era un acto de adoración y obediencia a las instrucciones de Dios sobre el diezmo (Levítico 27:30-34).

Podemos ver en esta historia que, aunque Abram había sido redimido de la esclavitud por Dios, seguía necesitando alimentos para nutrir su cuerpo y poder servir a Dios eficazmente en el ministerio durante muchos años sin enfermarse ni cansarse.

Claramente no necesitamos preocuparnos por nuestras necesidades físicas cuando servimos a Dios; sin embargo, si queremos que nuestros cuerpos estén lo suficientemente sanos para nuestros ministerios, entonces debemos dar generosamente de lo que Dios nos ha dado para que otros puedan beneficiarse también con bienes físicos como ropa, comida, etcétera (2 Corintios 9:6).

Mira También La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos  La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos 

Abimelec y el pozo de Beersheba

El segundo acontecimiento importante de este capítulo es la historia de Abimelec y el pozo de Beersheba. Esta historia es importante por dos razones: en primer lugar, demuestra la fidelidad de Dios a Abraham cuando se niega a violar el pacto matrimonial de Sara con él permitiendo que sea tomada por Abimelec

En segundo lugar, nos muestra cómo incluso aquellos que no son creyentes pueden ser sometidos ante Dios a través de sus siervos fieles. De hecho, se podría decir que sin la fe en Dios -una fe que no se puede ver ni demostrar a través de medios mundanos (como el poderío militar)- no habría victoria sobre el pecado o la muerte.

La fe inquebrantable de Abraham en Dios le permitió superar estas dos pruebas con facilidad; su obediencia y lealtad fueron recompensadas con la victoria sobre todos los enemigos que buscaban su destrucción.

Conclusión:

El viaje de Abram no fue fácil, pero fue fiel a su Creador. Tenía fe en que Dios cumpliría sus promesas y le daría a Abram lo que necesitaba para tener éxito.

Abram también fue fiel a su esposa, Sarai (Génesis 12:15). No la presionó para que fuera fructífera, sino que confió en Dios para el cumplimiento de sus votos matrimoniales.

Abram no era perfecto; a veces fallaba en su fidelidad, como cuando mintió al decir que Sarai era su hermana y no su esposa (Génesis 20:12). Pero en general, Dios vio que Abram era un hombre que lo quería sinceramente por encima de todo, incluso más que a sí mismo. Y así recompensó a Abram con bendiciones sin medida...

Mira También Lo Superlativo del Amor - Qué Significa Lo Superlativo del Amor - Qué Significa

Ahora que has leído la historia de Abram y su familia, sabes lo importante que es vivir una vida que siga el diseño de Dios.

Como cristianos, debemos estar dispuestos a hacer lo que sea necesario para seguir su voluntad y así poder disfrutar de sus bendiciones tanto aquí en la tierra como en la eternidad.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Explicación Bíblica De Génesis 12 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir