Estudio Bíblico De Salmo 32

Los salmos son una colección de canciones que fueron escritas por varias personas diferentes a lo largo de muchos años. El Salmo 32, como muchos otros salmos, es anónimo: no nos dice quién lo escribió ni cuándo lo hizo.

Sin embargo, hay pistas en el texto que nos ayudan a fecharlo y a situarlo en el contexto de su época. La primera parte del Salmo 32 habla de cómo el salmista había pecado contra Dios, pero luego se arrepintió y se sintió perdonado por Él (vs 1-2).

Continúa describiendo el alivio que sintió después de confesar sus pecados (vs 3-4), así como la visión que tuvo del futuro (vs 5). Finalmente, esta sección concluye con palabras de esperanza para aquellos que aún no han sido perdonados completamente por Dios (vs 6-7).

Índice de Contenido
  1. El salmista comienza ofreciendo un canto de júbilo.
    1. Describe el alivio que sintió cuando confesó sus pecados.
    2. Continúa hablando de una visión que tiene para el futuro.
    3. El salmista ofrece consejo y esperanza a los que no han sido perdonados.
  2. Para llevar:

El salmista comienza ofreciendo un canto de júbilo.

  1. Bienaventurado el hombre que no anda en el consejo de los impíos, en cuyos caminos hay integridad y reglas rectas.
  • Porque será como un árbol plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su debido tiempo; su hoja no se seca, y todo lo que produce prospera.
  • No son así los que traman el mal, sino que serán como la paja ante el viento; porque sus pies corren hacia el mal desde el día en que nacen hasta el día en que los alcanza la muerte (Ecl 12,1-2).
  • 4 * Pero su delicia está en la ley de Dios; en su ley medita día y noche (Sal 1,2).
Recomendado:  La Mentira De Jeremías

Describe el alivio que sintió cuando confesó sus pecados.

La descripción del salmista de su propia experiencia de alivio después de haber confesado sus pecados es igualmente aplicable a usted.

Sin embargo, el salmista no se dirige a ti directamente en este pasaje. No te dice cómo debes sentirte respecto a tus propios pecados o al perdón de Dios.

Tampoco pide el perdón de Dios ni de nadie en tu nombre; simplemente nos cuenta cómo el Señor lo perdonó a él y luego nos explica por qué debemos hacer lo mismo.

Continúa hablando de una visión que tiene para el futuro.

Pero no es sólo su pasado lo que quiere olvidar. Tiene una visión para el futuro:

  • "Te devolveré los años que comieron las langostas", dice Dios (versículo 15).
  • "Entonces todos tus adversarios serán avergonzados y perecerán; todos los que te saquean serán dispersados y abrumados por la confusión". (Versículo 19)
  • Después de unos cuantos versos más en los que se describe cómo Dios es misericordioso y perdonador, David dice: "¡Que te alaben los demás, Yahveh; que se alegren todos los que se deleitan en ti! Alegraos en Yahveh y regocijaos, justos; gritad de alegría, todos los rectos de corazón". (Versículo 22)

El salmista ofrece consejo y esperanza a los que no han sido perdonados.

El salmista ofrece consejo y esperanza a los que no han sido perdonados. En medio de su angustia, les habla del perdón de Dios y de la promesa de que también liberará a otros de sus pecados.

Escucha atentamente sus palabras: "Cuando callaba mi pecado, mi cuerpo se consumía por mis gemidos durante todo el día. Porque de día y de noche tu mano pesaba sobre mí; mi vitalidad se agotaba como con una enfermedad crónica cuya curación está en duda".

Recomendado:  Animales Irracionales En La Biblia

El salmista describe aquí la forma en que Dios le ha liberado: perdonando sus pecados y sanando su cuerpo (versículo 5).

A continuación describe lo que significa para nosotros creer que Dios nos ha perdonado por medio de Jesucristo:

"Esperé pacientemente a Yahveh; se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor" (versículo 2).

Cuando creemos en la gracia perdonadora de Dios a través de Jesucristo, nosotros también podemos recibir este mismo perdón, y nuestros cuerpos serán renovados una vez más.

Para llevar:

Dios desea liberarnos de nuestro pecado, pero primero debemos estar dispuestos a confesarlo. Lo más importante de este salmo es que Dios desea liberarnos de nuestro pecado, pero primero debemos estar dispuestos a confesarlo.

El escritor del Salmo 32 dice que sus pecados son como una "enorme carga" sobre él (v. 3). Dice que había ocultado su culpa y no la había confesado ante Dios (v. 5).

Pero luego se da cuenta de lo grande que es la misericordia de Dios y reconoce lo peor que le haría parecer su pecado en comparación con la justicia de Dios (vv. 6-7).

¡Esto debería motivarnos como cristianos hoy en día a compartir nuestras propias luchas con otros que le ayudarán a luchar contra el pecado en su vida!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Estudio Bíblico De Salmo 32 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir