Estudio Bíblico De Lucas 19:27

Cuando Jesús entra en Jerusalén montado en un burro, entra en la ciudad montado en un pollino con su madre. El evangelio de Lucas nos dice que esto formaba parte del plan de Jesús para reclamar su realeza sobre Israel. Pero no es sólo que Jesús haya venido a salvar a su pueblo de los romanos; es también que ha venido a salvar a la creación de los seres humanos, que han abusado de su poder como portadores de la imagen de Dios y se han arrogado la soberanía sobre la naturaleza. Por eso, Jesús planea juzgar a "los que destruyen la tierra" (Lucas 19:27). Deberíamos recordar esto cuando consideramos a los animales y cómo los tratamos hoy.

Índice de Contenido
  1. Destruir a los que destruyen la tierra... pero eso no es todo.
  2. Dios creó a todos los seres humanos a su imagen y semejanza.
  3. La Iglesia enseña que el sacrificio de animales ya no está permitido.
  4. La Escritura nos dice que los animales serán parte del reino de Cristo y compartirán su vida eterna.
  5. Jesús trató a los animales con ternura en las Escrituras.
  6. Cuando matamos animales para alimentarnos, debemos hacerlo con humildad.
  7. Para llevar:
  8. Conclusión

Destruir a los que destruyen la tierra... pero eso no es todo.

Puede que hayas oído que Jesús dijo: "Destruid a los que destruyen la tierra". Pero puede que no sepas que hay más en este pasaje de lo que parece. La Iglesia enseña que el sacrificio de animales ya no está permitido. Sin embargo, según las Escrituras, los animales formarán parte del reino de Cristo y compartirán su vida eterna.

Recomendado:  Estudio Bíblico De Éxodo 31

Dios creó a todos los seres humanos a su imagen y semejanza.

Lucas 19:27 dice: "Pero aquellos enemigos míos que no querían que fuera rey sobre ellos, tráiganlos aquí y mátenlos delante de mí".

En este pasaje, Jesús se dirige a sus discípulos. Les dice que ha venido a traer la paz a la tierra y que su Reino será uno en el que sólo vivirán los buenos. Sin embargo, las personas que se oponen a él son pecadores y deben morir por sus pecados. Por eso Dios nos creó a todos a su imagen y semejanza. Todos fuimos creados para que Jesús pudiera gobernar sobre nosotros como nuestro salvador

La Iglesia enseña que el sacrificio de animales ya no está permitido.

La Iglesia enseña que el sacrificio de animales ya no está permitido. La Iglesia ha enseñado desde los primeros días de su historia que no es pecado comer carne, pero enseña que el sacrificio de animales ya no está permitido. La Iglesia también enseña que el sacrificio de animales no le gana a nadie ningún favor especial con Dios y no ayudará a la gente a entrar en el cielo.

La Escritura nos dice que los animales serán parte del reino de Cristo y compartirán su vida eterna.

La Escritura nos dice que los animales formarán parte del reino de Cristo y compartirán su vida eterna. Aunque nunca lleguemos a comprender del todo este misterio, es claramente cierto. El siguiente versículo (Apocalipsis 5:13-14) declara que incluso el gran león y el buey alabarán a Dios con el cordero. Esto significa que los animales tienen almas, que viven después de la muerte pero no van al cielo. En cambio, ¡formarán parte del reino de Cristo!

Recomendado:  Quién Era Asaf En La Biblia

Jesús trató a los animales con ternura en las Escrituras.

La compasión y la ternura con la que Jesús trataba a los animales ha quedado registrada en las Escrituras y ha pasado a formar parte de la tradición cristiana. En el evangelio de Lucas, leemos que cuando una multitud presionó a Jesús para que entrara en Jerusalén, éste se negó porque aún no había cumplido todo lo que su Padre quería que hiciera (Lucas 19:28).

Entonces pasó un asno que llevaba un pollino a cuestas; era un potro de asno. Los discípulos le preguntaron si debían desatarlo o desatar sus cuerdas. Él les dijo "Desatadlo y traedlo aquí" (Lucas 19:30). Y cuando lo acercaron, se sentó sobre él; en cuanto lo hizo, todos los que estaban alrededor se alegraron mucho al ver este espectáculo (Lucas 19:31).

Y luego entró en Jerusalén el Domingo de Ramos, después de haber montado en el asno en Jerusalén justo antes de la puesta de sol del viernes 25 de marzo de 2017 por la noche

Cuando matamos animales para alimentarnos, debemos hacerlo con humildad.

La Biblia enseña que debemos tratar a los animales con compasión y no matarlos, pero algunos cristianos han seguido esta enseñanza más que otros.

Cuando matamos animales para alimentarnos, debemos hacerlo con humildad, recordando que son un regalo de Dios para nosotros, a diferencia de las plantas o los frutos, que podemos recoger de los árboles.

La tradición cristiana de respetar a los animales es una de las más antiguas de la historia. De hecho, muchas iglesias cristianas antiguas se negaban a tener animales; en su lugar, vivían simplemente de la tierra, cultivando y cazando sólo lo necesario para subsistir.

Recomendado:  Estudio Bíblico De Efesios 6:1-4

Además de esta práctica del vegetarianismo (no comer carne), algunos cristianos han ido más allá al no permitirse cazar o incluso tener animales de compañía porque estas acciones se considerarían crueles con otras criaturas que comparten nuestro mundo.

Para llevar:

Debemos dar gracias a Dios por la vida de los animales y por permitirnos ser sus administradores, no sus dueños.

Cuando pensamos en nuestras obligaciones como administradores de la creación de Dios, puede ser fácil desanimarse. Al fin y al cabo, los seres humanos hemos hecho bastante daño al planeta con la contaminación, la deforestación y el cambio climático. Pero eso no significa que debamos dejar de intentar mejorar las cosas. Tenemos la responsabilidad de cuidar la creación de Dios porque hay muchas promesas vinculadas a nuestra administración:

  • Comerás tu comida y estarás satisfecho (Deuteronomio 8:10)
  • Los animales estarán en paz contigo (Isaías 11:6)
  • La tierra dará su cosecha sin falta (Salmo 65:12)

Conclusión

Este pasaje de Lucas nos recuerda que toda la creación de Dios es sagrada y digna de nuestro cuidado. También nos dice que somos responsables de lo que les ocurre a los animales en la Tierra, tanto si los comemos como si no. Como seguidores, debemos dar gracias a Dios por la vida de los animales y por permitirnos ser sus administradores, no sus dueños. Espero que esto te haga reflexionar cuando elijas qué alimentos poner en tu mesa a la hora de comer.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Estudio Bíblico De Lucas 19:27 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir