Escogiendo A Dios Para Servirle

Cuando elegimos seguir a Jesucristo, sabemos que tomar decisiones sabias será una parte importante de nuestras vidas. Como cristianos, tenemos el poder del Espíritu de Dios dentro de nosotros y un libro sagrado para guiarnos. ¿Pero qué pasa si nunca has sido bautizado? ¿Y si has tomado algunas malas decisiones en el pasado? ¿Cómo afectan éstas a tu capacidad de tomar buenas decisiones ahora? ¿Y cómo sabes lo que es verdaderamente importante en la vida? En este artículo, voy a responder a todas esas preguntas y más.

Escogiendo A Dios Para Servirle

Índice de Contenido
  1. Es importante dedicar tiempo a considerar lo que hacemos y por qué.
  2. Las mejores decisiones se toman en la tranquilidad de nuestro corazón.
  3. Cuando nos volvemos hacia Dios, él se acerca a nosotros.
  4. Nuestras oraciones nos ayudan a tomar buenas decisiones al ayudarnos a escuchar la sabiduría de Dios.
  5. Podemos buscar el consejo de personas que conocen y entienden la Biblia, cuando nos enfrentamos a una decisión.
  6. Lo sepamos o no, todas nuestras decisiones muestran qué tipo de cosas creemos que son importantes.
  7. No basta con hablar de confiar en Dios; ¡tenemos que confiar realmente en él!
  8. Elegir a Dios es algo más que aceptar ser cristiano; se trata de servir a Dios de todo corazón.
  9. Conclusión

Es importante dedicar tiempo a considerar lo que hacemos y por qué.

Es importante dedicar tiempo a considerar lo que hacemos y por qué. Debemos preguntarnos: ¿cuáles son las consecuencias de nuestros actos? ¿Cuáles son las consecuencias de nuestras decisiones? ¿Cómo afectarán nuestras acciones a otras personas? ¿Cómo afectarán nuestras decisiones a otras personas? ¿Cómo nos afectarán a nosotros? ¿Y cómo afectarán a su vez a los demás?

Las mejores decisiones se toman en la tranquilidad de nuestro corazón.

Cuando tomas una decisión, es importante tener el corazón tranquilo. Las mejores decisiones se toman en la tranquilidad de tu propio corazón, donde puedes pensar con claridad y tomar decisiones sabias. Cuando tomes una decisión importante, hazte estas preguntas

  • ¿Cuál es la voluntad de Dios para mí en esta situación?
  • ¿Esta decisión va a complacer a Dios?
  • ¿Tengo toda la información que necesito antes de tomar esta decisión?

Cuando nos volvemos hacia Dios, él se acerca a nosotros.

Dios está cerca de nosotros en nuestras oraciones. Cuando rezamos, nos escucha y responde a nuestras peticiones según su voluntad. Podemos presentarnos ante él con cualquier petición -por grande o pequeña que sea- y saber que la escuchará y responderá adecuadamente si está dentro de su voluntad.

Dios también está cerca de nosotros en nuestros pensamientos. La Biblia dice que Dios conoce el corazón de cada persona (Salmo 7:9). Él sabe lo que pasa dentro de cada corazón en todo momento; ve cada pensamiento que viene a la mente de uno porque no se le ocultan (Jeremías 17:10).

Mira También Levantémonos Del Sueño Levantémonos Del Sueño

Podemos estar tranquilos sabiendo que si hay algo que te inquieta o preocupa tu mente, ¡Dios ya lo sabe! No trates de ocultarle nada porque "No hay nada encubierto que no sea revelado" (Lucas 8:17).

Nuestras oraciones nos ayudan a tomar buenas decisiones al ayudarnos a escuchar la sabiduría de Dios.

La oración es una parte importante de la vida cristiana. La oración nos ayuda a escuchar la sabiduría de Dios y a tomar buenas decisiones. La oración es una forma de escuchar a Dios, que nos conoce mejor que nosotros mismos y puede guiarnos en situaciones difíciles.

La oración es una forma de pedirle a Dios ayuda para tomar decisiones que traigan su bondad a nuestra vida y al mundo que nos rodea. La oración también significa agradecer a Dios lo que ha hecho en nuestras vidas, incluyendo el darnos guía y fuerza cuando más lo necesitamos.

Podemos buscar el consejo de personas que conocen y entienden la Biblia, cuando nos enfrentamos a una decisión.

En la Biblia, Dios te habla directamente. Puedes leerla y saber que Dios te está hablando cuando dice: "Sé fuerte y valiente" (Josué 1:9). (Josué 1:9) O: "Alabado sea el Dios de Israel; ha venido a ayudarte". (1 Samuel 12:5). Podemos buscar el consejo de personas que conocen y entienden la Biblia cuando nos enfrentamos a una decisión. Ellos pueden ayudarnos a asegurarnos de que estamos haciendo lo correcto ante Dios.

Lo sepamos o no, todas nuestras decisiones muestran qué tipo de cosas creemos que son importantes.

Lo sepamos o no, todas nuestras decisiones muestran qué tipo de cosas consideramos importantes. Tomamos decisiones basadas en lo que valoramos. Puede que no te des cuenta, pero cuando eliges gastar tu tiempo en algo y luego no haces otra cosa que es igual o más posible, estás haciendo una declaración sobre lo que es importante para ti.

Decidimos cuánto dinero podemos gastar en nosotros mismos (y en nuestra familia) y cuánto va a los ahorros o a las cuentas de jubilación o a las cestas de caridad de la iglesia. Decidimos si la factura del móvil de este mes es más importante que la factura de Internet del mes que viene; si debemos asistir a una clase este semestre o comprar una bicicleta nueva en su lugar; si merece la pena gastar 10 dólares en el almuerzo de hoy en lugar de ahorrar ese dinero hasta el próximo viernes, cuando habrá pizza del trabajo gratis (o incluso más barata).

Mira También Jesús nos ama Recordemos Cuanto Jesús Nos Ama

Y éstas son sólo decisiones sobre cosas materiales. Hay muchos otros tipos de relaciones en la vida en los que hay que tomar decisiones sobre el tiempo que se pasa con los demás o solo: amigos o familiares, compañeros de trabajo o vecinos.

No basta con hablar de confiar en Dios; ¡tenemos que confiar realmente en él!

Confía en Dios para que te ayude a tomar la decisión correcta. No basta con hablar de confiar en Dios; ¡tenemos que confiar realmente en él! Confiar en Dios significa estar dispuesto a que tu vida cambie por su voluntad, en lugar de por la tuya o la de otro.

Puedes confiar en él cuando toma decisiones por ti en áreas de la vida en las que nada más puede ayudar, excepto su Espíritu trabajando en tu corazón y en tu mente. Cuando haya que tomar una decisión de este tipo, no te preguntes simplemente qué es lo que te parece "correcto"; pregúntale a Dios qué es lo que te parece correcto mediante la oración y la escucha de su voz interior (Romanos 8:26).

Confía en que Dios te ayudará a entender cuál es la decisión correcta. Sin embargo, no siempre basta con pedírselo a Él; a veces necesitamos información adicional antes de decidir cuál es la mejor manera de actuar como cristianos en determinadas situaciones, como las mencionadas anteriormente (Romanos 14:5-6).

Esta palabra de Romanos 14: "Pero evitad las estúpidas controversias sobre genealogías", es un ejemplo de este principio en funcionamiento: Pablo escribió estas palabras porque algunas personas discutían entre sí sobre quién estaba más emparentado que otros a través del linaje de sus antepasados en la antigüedad; por lo tanto, Pablo dice aquí que estas discusiones eran inútiles porque sólo podrían alejar a alguien de adorar a Cristo correctamente en lugar de acercarlo a hacerlo bien".

Elegir a Dios es algo más que aceptar ser cristiano; se trata de servir a Dios de todo corazón.

Elegir a Dios es algo más que aceptar ser cristiano; se trata de servir a Dios de todo corazón. Elegir a Dios es una decisión que tomamos con todo nuestro corazón. Elegir a Dios es una decisión que sale de nuestro corazón y nuestra mente. Cuando elegimos servirle, estamos diciendo sí a su voluntad y a sus caminos en cada área de nuestra vida.

Mira También Superando Las Pruebas Con Dios Superando Las Pruebas Con Dios

Le servimos viviendo las verdades de las Escrituras en nuestra vida diaria, siendo sal y luz en el mundo que nos rodea, dando generosamente lo que nos ha dado para que otros puedan conocer también su amor.

Conclusión

Dios es el único que puede satisfacer tu alma y darte vida eterna. Cuando elegimos a Dios, estamos eligiendo la esperanza para nosotros y nuestras familias. Estamos eligiendo la libertad de la esclavitud del pecado. Estamos eligiendo amarlo y honrarlo con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerza.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Escogiendo A Dios Para Servirle puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir