Enfrentando Al Mundo Con El Amor De Dios

He pasado los últimos años de mi vida explorando un montón de formas de vida diferentes. He probado de todo, desde el vegetarianismo hasta el veganismo y más allá. Al hacerlo, aprendí que a pesar de tener muchos atributos buenos, todos tenían una cosa en común: no eran sostenibles a largo plazo.

La razón es que ninguno de ellos se basaba en el amor, lo único que dura para siempre. Así que aquí es donde estoy ahora: Soy un cristiano que vuelve a comer carne (por elección). ¿Y sabes qué? Ha sido estupendo. Claro que hay momentos en los que se siente incómodo, pero ya nada es difícil porque mientras tengamos amor en nuestros corazones por los demás -e incluso por nosotros mismos- todo lo demás se acomoda."

Enfrentando Al Mundo Con El Amor De Dios

Índice de Contenido
  1. Mi vida tiene un propósito divino (1 Juan 5:18)
  2. Tengo una identidad divina (Gálatas 2:20)
  3. Tengo el poder de vencer el pecado (Romanos 6:14)
  4. Puedo vivir en victoria cada día (Gálatas 2:20) Puedo vivir en victoria cada día (Proverbios 3:13)
  5. Soy amado por Dios y por su pueblo (Salmo 139:13-16)
  6. Soy amado por Dios y por su pueblo (Salmo 139:13-16) He sido llamado a una misión satisfactoria (Juan 10:10; Mateo 28:19, 20)
  7. Pensamientos finales

Mi vida tiene un propósito divino (1 Juan 5:18)

Mi vida tiene un propósito divino. Dios está siempre conmigo y me ama tanto que dio a su único Hijo, Jesucristo, para morir por mí y resucitar (1 Juan 5:18). Esto significa que mi vida tiene un propósito divino. No es por accidente o por casualidad, sino que fue planeada por Dios desde antes del principio de los tiempos.

Recomendado:  En La Aflicción Buscamos A Dios

¿Qué significa esto? Significa que todo en su vida -sus pensamientos, palabras, acciones, hábitos e incluso su propio ADN- ha sido creado por Dios con un propósito específico en mente. Estás aquí en la tierra ahora mismo porque Dios te ha llamado a su servicio. Se te han dado dones y talentos que esperan ser descubiertos, así como necesidades que deben ser satisfechas para que puedas cumplir tu propósito divino en la tierra.

Es importante no olvidar nunca esta verdad sobre ti mismo porque cuando lo hacemos, las cosas empiezan a desmoronarse rápidamente, ya sea nuestra salud, nuestras relaciones o nuestras finanzas... incluso nuestra paz mental sufre cuando olvidamos quiénes somos realmente.

Tengo una identidad divina (Gálatas 2:20)

Todos estamos llamados a ser santos, lo que significa que somos un pueblo santo. Hemos sido hechos santos por la sangre de Cristo, así que debemos vivir vidas santas. Nunca debemos olvidar que Dios nos ama y ya ha hecho todo lo necesario para que seamos agradables a sus ojos. La Biblia dice en 1 Juan 4:19 que "amamos porque Él nos amó primero". Por eso no tenemos que preocuparnos por si Dios acepta o aprueba nuestras vidas, ya que Él ya lo hace.

Tengo el poder de vencer el pecado (Romanos 6:14)

  • Soy amado por Dios y por su pueblo (Salmo 139:13-16).
  • Puedo vivir en victoria cada día (Gálatas 2:20).

Puedo vivir en victoria cada día (Gálatas 2:20) Puedo vivir en victoria cada día (Proverbios 3:13)

Gálatas 2:20 dice: "He sido crucificado con Cristo; ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí."

Recomendado:  Escogiendo A Dios Para Servirle

Como cristianos, se nos ha dado la victoria sobre el pecado. Se nos ha dado la victoria sobre la tentación. Se nos ha dado la victoria sobre el mundo (1 Juan 5:4). ¡La batalla ya está ganada! Cada día que decidas alejarte de tus viejos caminos pecaminosos y seguir el ejemplo de Jesús será otro día de victoria para ti. Puedes elegir una vida de victoria cada día.

Soy amado por Dios y por su pueblo (Salmo 139:13-16)

Dios me conoce de la manera más íntima posible. "Yahveh sabe cómo hemos sido formados, se acuerda de que somos polvo" (Salmo 103:14). El salmista dice que Dios nos conoce incluso mejor que nuestras madres (versículo 13). Lo sabe todo sobre nosotros -nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestros pecados- porque nos creó a su imagen y semejanza (Génesis 1:27). Podemos confiarle toda esta información porque nos ama profundamente y nunca nos dejará ni abandonará (Deuteronomio 31:6).

Soy amado por Dios y por su pueblo (Salmo 139:13-16) He sido llamado a una misión satisfactoria (Juan 10:10; Mateo 28:19, 20)

Tanto si te enfrentas al mundo con miedo como con fe, recuerda siempre que eres amado por Dios y por su pueblo. De hecho, nos creó a todos para relacionarnos, para estar en comunidad unos con otros (Génesis 1:26). Cuando confiamos en él y alineamos nuestros corazones, mentes, cuerpos y espíritus con él (1 Corintios 6:19), veremos que es digno de nuestra confianza porque puede hacer cualquier cosa. Por eso, cuando nos enfrentemos al mundo desde esta perspectiva de amor, nos resultará fácil ver a los demás con ojos de compasión en lugar de juzgarlos.

Recomendado:  La Tragedia Por Un Minuto De Placer

Pensamientos finales

El mundo es un lugar que da miedo. Hay mucha gente que intentará estafarte, hundirte y hacerte la vida imposible. Pero también hay gente buena que te ayudará cuando pueda, gente como yo.

Dios nos ama a todos por igual y quiere que seamos felices. Dios quiere que tengamos éxito en la vida siguiendo sus sencillas reglas para que podamos tener paz con Él cuando muramos. También quiere que vivamos vidas saludables para que podamos disfrutar de nuestro tiempo aquí en este hermoso planeta Tierra.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Enfrentando Al Mundo Con El Amor De Dios puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir