Estas Atado En Las Redes De La Pornografía

Hay una lujuria en tus ojos, una inquietud en tu corazón, y te deja un deseo abrumador. La autogratificación ya no es suficiente para ti, sino que sólo aumenta tu sed de más. Puede que pienses que será suficiente con evitar la pornografía, pero esto es sólo el primer paso si realmente quieres liberarte. La única manera de liberarse del dominio de la pornografía en su vida es a través de Cristo, que es el único que puede liberarlo del pecado y la autodestrucción.

Estas Atado En Las Redes De La Pornografía

Índice de Contenido
  1. Has buscado saciar todos tus deseos con las aguas del pecado y lo que has encontrado es que no pueden saciarte.
  2. Hay una lujuria en tus ojos y una inquietud en tu corazón que no se apaga con la autogratificación.
  3. Y por eso debes alejarte de la pornografía y la autogratificación, porque son redes que atrapan tu alma.
  4. Has buscado escapar de la presión pero sólo has encontrado más presión, una que aumenta con cada día y con cada pecado añadido.
  5. Tal vez creas que bastará con alejarte de la pornografía, pero esto es un malentendido fundamental.
  6. No es suficiente con alejarse del pecado, debes abrazar a Cristo que es el único que puede liberarte de la prisión del pecado.
  7. No puedes liberarte de la pornografía por ti mismo, sólo Cristo puede liberar tu alma
  8. Conclusión

Has buscado saciar todos tus deseos con las aguas del pecado y lo que has encontrado es que no pueden saciarte.

El pecado es como una droga. Es adictivo, y siempre te dejará con ganas de más. No puedes saciar tu sed con el pecado porque, como cualquier adicción, sólo te llevará a tener más del mismo comportamiento, y luego más de nuevo.

Recomendado:  Estudio Bíblico Sobre 1 Reyes 20

El pecado es una trampa que nos mantiene atados en sus redes hasta que finalmente lo aceptamos como nuestro amo, y lamento decirte que al aceptar el pecado como tu amo, también has aceptado la muerte como tu amo, porque a la muerte es a donde conduce todo pecado (Romanos 6:23).

Hay una lujuria en tus ojos y una inquietud en tu corazón que no se apaga con la autogratificación.

La lujuria es el deseo de algo que no es bueno para ti. Esta definición proviene de la Biblia, que afirma que "el corazón es engañoso sobre todas las cosas y desesperadamente perverso; ¿quién puede conocerlo?" (Jeremías 17:9). En otras palabras, tu corazón siempre te miente.

Una de sus mayores mentiras es la lujuria: cuando ves a las mujeres o a los hombres en la televisión o en las revistas, y eso hace que tu corazón lata más rápido; cuando empiezas a tener pensamientos sobre lo bien que les queda el pelo o lo bonitos que son sus ojos; aunque esos pensamientos no lleven necesariamente a nada físico, siguen apuntando a una adicción e idolatría, ¡y por tanto a un pecado!

La raíz de todo pecado es la lujuria sexual-ya sea que se manifieste como infidelidad, uso/adicción a la pornografía o cualquier tipo de comportamiento sexual fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer dentro del matrimonio. La lujuria nos hace tener inquietud en nuestros corazones porque queremos más de lo que Dios ya nos ha dado a través de Su Hijo Jesucristo en el Calvario (1 Corintios 6:20).

Y por eso debes alejarte de la pornografía y la autogratificación, porque son redes que atrapan tu alma.

"Haré un pacto de paz con ellos, uno que durará para siempre. Nunca romperé mi acuerdo con ellos, y haré que quieran obedecerme". -- Jeremías 32:40

Estas son las palabras del Señor para aquellos que han roto su pacto con ellos al recurrir a la autogratificación en la pornografía. Él promete que no se ha olvidado de ti, y que todavía te ama. Él ofrece el arrepentimiento y el perdón si te alejas de tu pecado, pero si continúas en este camino sólo te llevará a la destrucción.

Recomendado:  El Uso De Tus Dones Y Talentos Se Debe Hacer Con Diligencia

Has buscado escapar de la presión pero sólo has encontrado más presión, una que aumenta con cada día y con cada pecado añadido.

Has tratado de saciar todos tus deseos con las aguas del pecado. Has descubierto que no pueden saciarte, sólo pueden dejarte sediento de más. Hay una lujuria en tus ojos y una inquietud en tu corazón, que no será satisfecha hasta que encuentre satisfacción sólo en Dios.

Tal vez creas que bastará con alejarte de la pornografía, pero esto es un malentendido fundamental.

Usted puede pensar que mantenerse alejado de la pornografía será suficiente, pero esto es un malentendido fundamental. Necesitas alejarte de la autogratificación y volverte a Cristo. No puedes simplemente mantenerte alejado de la pornografía. La pornografía es un pecado y una tentación, pero no es el único pecado que existe; es sólo uno de los más comunes. Necesitas alejarte de todos tus pecados y volverte a Jesucristo como tu Salvador (1 Corintios 6:9-11).

No es suficiente con alejarse del pecado, debes abrazar a Cristo que es el único que puede liberarte de la prisión del pecado.

Efesios 2:1-10 - "Y estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los que antes andabais según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, del espíritu que ahora obra en los hijos de la desobediencia. Entre ellos, todos nosotros vivíamos antes en los deseos de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de los sentidos, y éramos por naturaleza hijos de la ira, como los demás.

Pero Dios, rico en misericordia por su gran amor con que nos amó (aun cuando estábamos muertos por parecernos a él), nos dio vida junto con Cristo (por gracia habéis sido salvados) Ahora bien, si alguno está en Cristo, es una nueva criatura; las cosas viejas han pasado y todas son nuevas; 2 Corintios 5:17 Y todo el que tiene esta esperanza puesta en él se purifica a sí mismo como él es puro.

Recomendado:  Debemos Entender Que La Tierra Es De Dios

No puedes liberarte de la pornografía por ti mismo, sólo Cristo puede liberar tu alma

Debes alejarte del pecado y abrazar a Cristo, el único que puede liberarte de la prisión del pecado y de la autogratificación. Alejarse de la pornografía requiere mucha oración y arrepentimiento. No es suficiente con dejar de ver pornografía; debes pedirle a Dios que sane tu corazón, tu mente y tu cuerpo de sus efectos. Esto puede requerir asesoramiento o grupos de apoyo.

Conclusión

Si estás atado en las redes de la pornografía, no desesperes. Cristo está esperando para liberarte de tu esclavitud y liberarte de tus pecados. No permitas que las cadenas de la autogratificación te retengan por más tiempo, ¡aléjate del pecado y abraza a Cristo como Señor de tu vida hoy mismo!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Estas Atado En Las Redes De La Pornografía puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir