El Acuerdo Y La Comunicación Según La Biblia

Es posible que hayas oído hablar de la frase "estar de acuerdo en no estar de acuerdo". Suele referirse a un desacuerdo político o religioso que no se puede resolver. Pero también es una descripción adecuada para muchas relaciones en la vida.

Cuando dos personas tienen opiniones e ideas diferentes sobre algo, se llama "desacuerdo". Y cuando dos personas no pueden ponerse de acuerdo en algo importante, como una decisión sobre una relación o sobre cómo educar a sus hijos, se convierte en un problema que necesita solución.

El Acuerdo Y La Comunicación

Índice de Contenido
  1. Cuando las personas están de acuerdo y se aman, Jesús manda que estén de acuerdo.
  2. Cuando las personas están de acuerdo y se aman mutuamente, Jesús ordena a su Padre que les conceda todo lo que pidan.
  3. En el Padre Nuestro, Jesús nos ordena que sigamos pidiendo por nuestras necesidades hasta que consigamos un avance.
  4. Cuando las personas tienen un deseo o una meta, necesitan operar con una visión, un propósito y un enfoque unificados.
  5. No debes tener miedo de hablar
  6. Dios quiere que compartamos nuestras cargas con los demás para que podamos ayudarnos mutuamente a soportar su peso.
  7. Todo es posible con Dios (Marcos 10:27) - la clave es tener fe.
  8. El acuerdo y la comunicación son aspectos importantes de la fe cristiana
  9. Conclusión

Cuando las personas están de acuerdo y se aman, Jesús manda que estén de acuerdo.

Cuando se trata de relaciones, no hay nada más importante que el acuerdo. La Biblia dice que cuando las personas están de acuerdo, Jesús les manda ponerse de acuerdo. Cuando se aman, querrán llevarse bien y tener objetivos comunes.

La importancia del acuerdo en una familia se muestra en este versículo: "Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne". (Génesis 2:24 RV)

El acuerdo entre amigos también es importante: "Y si dos se acuestan juntos, se calientan; pero ¿cómo puede uno calentarse solo?" (Eclesiastés 4:11 RV)

Este versículo nos dice que, aunque todos seamos personas diferentes con pensamientos distintos sobre lo que es bueno o malo para la sociedad o nuestra comunidad en general, debemos esforzarnos por encontrar un terreno común para poder trabajar juntos en la construcción de algo mejor que lo que teníamos antes, ya sea una nación o simplemente nuestro pequeño rincón del mundo.

Recomendado:  Predica Sobre El Desierto Espiritual

Cuando las personas están de acuerdo y se aman mutuamente, Jesús ordena a su Padre que les conceda todo lo que pidan.

Cuando las personas se ponen de acuerdo y se aman, Jesús ordena a su Padre que les conceda todo lo que pidan. Jesús dijo:

"Si dos de vosotros en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mateo 18:19-20).

En el Padre Nuestro, Jesús nos ordena que sigamos pidiendo por nuestras necesidades hasta que consigamos un avance.

El Padre Nuestro, una de las enseñanzas más famosas de Jesús, nos enseña a pedir por nuestras necesidades. Es importante recordar que pedir cosas no es malo; de hecho, ¡puede ser beneficioso! Si necesitas algo y no lo pides, ¿cómo lo vas a conseguir? Debemos pedir hasta que consigamos un avance - seguir pidiendo hasta que consigas lo que quieres. Debemos orar y seguir orando hasta que recibamos una respuesta de Dios.

Cuando las personas tienen un deseo o una meta, necesitan operar con una visión, un propósito y un enfoque unificados.

Cuando las personas tienen un deseo o un objetivo, necesitan operar con una visión, un propósito y un enfoque unificados. Para que esto ocurra, debe haber un acuerdo en el grupo sobre la dirección general. Esto requiere que no sólo se pongan de acuerdo en dónde quieren ir, sino también en cómo llegarán allí y qué puede hacer cada uno de ellos individualmente para lograrlo. En otras palabras, todo el mundo debe entender claramente su papel individual en el proceso.

No debes tener miedo de hablar

Cuando pases por algo difícil o triste, no tengas miedo de compartirlo con otra persona; esa persona se preocupa por ti y puede ayudarte porque estás conectado con Cristo. Compartir tus cargas con los demás es importante por varias razones. En primer lugar, demuestra que no estás solo en este mundo y que hay gente a tu alrededor que se preocupa por lo que pasa en tu vida.

Recomendado:  El Falso Evangelio De Los Testigos De Jehová Desenmascarado

En segundo lugar, la persona que escucha tu historia puede ofrecerte consejos o sugerencias sobre cómo manejar situaciones difíciles. Además, si no pueden ayudarte directamente, pueden indicarte a otra persona que puede ayudarte (como un pastor o un consejero). Si Dios ha puesto a alguien en tu vida como parte de su plan para tu crecimiento y desarrollo, entonces esta persona estará de acuerdo con cualquier decisión que surja de su conversación contigo.

Dios quiere que compartamos nuestras cargas con los demás para que podamos ayudarnos mutuamente a soportar su peso.

  • Comparte las cargas con Dios. Si tienes problemas en tu relación con Dios, no hay nadie mejor con quien hablar que con Él. Intenta rezar sobre ello y ver si te ayuda a sentirte mejor.
  • Comparte las cargas con tu familia. Si hay problemas en tu vida familiar que te están agobiando, trata de hablar de ellos con alguien que se preocupe por ti, como mamá o papá u otro pariente que viva lo suficientemente cerca como para que pueda pasar a visitarte cuando quiera (y tal vez traiga bocadillos).
  • Comparte tus preocupaciones con tus amigos y con otras personas de la iglesia o de la escuela que tengan intereses similares a los tuyos: ¡pueden tener consejos sobre la mejor manera de resolver el problema que te preocupa!

Todo es posible con Dios (Marcos 10:27) - la clave es tener fe.

  • Tener fe en Dios
  • Tener fe en Jesús
  • Tener fe en el Espíritu Santo
  • Tener fe en la Biblia (la Palabra de Dios)
  • Tener fe en la Iglesia (el cuerpo de creyentes) y en la comunidad. También puedes utilizarlo para referirte a la "familia" o a los "amigos". Podrías decir: "Me encanta tener la palabra de Dios a mi alrededor como una red de seguridad". Eso sería un ejemplo de usar tu comunidad como una red de seguridad.

Tener confianza o creer que Dios proveerá para ti si no sabes cómo proveerte a ti mismo, incluso si parece imposible a primera vista. Esto no significa que todo el mundo deba sentarse a esperar que las cosas sucedan mágicamente sin hacer nada por sí mismo.

Esto significa confiar en que Dios proporcionará algún tipo de solución cuando sea necesario, en lugar de preocuparse por si realmente ayudará o no cuando sea necesario -lo cual no siempre es posible de todos modos, porque a veces la vida sucede demasiado rápido y la gente sale perjudicada antes de poder reaccionar adecuadamente, ¡aunque de todos modos se esfuerce al máximo de antemano!

Recomendado:  La Naturaleza Espiritual Del Cristiano

A veces simplemente no hay buenas opciones disponibles en todo momento, así que lo que más importa es lo que ocurre después de que todo haya salido mal... como cuando alguien muere inesperadamente debido a una caída accidental por un acantilado mientras hace una excursión por los bosques cercanos a la ciudad.

No hay nada que nadie pudiera haber hecho de otra manera, aparte de ser más cuidadoso al caminar junto a otros miembros que ya estaban familiarizados con las rutas de los senderos de la zona; sin embargo, una vez que una persona cayó por la cara del acantilado en las rocas por debajo del nivel de la superficie donde nadie más podía verlos ya que los árboles bloqueaban la línea de visión por completo

El acuerdo y la comunicación son aspectos importantes de la fe cristiana

Hay muchos aspectos de la fe cristiana que son importantes, pero el acuerdo y la comunicación deben estar a la cabeza de la lista. Si no estamos de acuerdo los unos con los otros, entonces es difícil comunicarse eficazmente como cuerpo de la iglesia.

El Padre Nuestro contiene dos mandatos que nos instruyen sobre cómo vivir en relación con Dios y con los demás: "Así como perdonamos a otros que han pecado contra nosotros" y "Padre nuestro que estás en el cielo... santificado sea tu nombre". Estos dos versículos nos llevan a comprender lo que significa que los cristianos estén de acuerdo unos con otros: primero debemos aprender a estar de acuerdo con Dios mismo. A partir de ahí, nuestros acuerdos se extenderán a todos los ámbitos de la vida.

Conclusión

Espero que este artículo te haya ayudado a ver lo importante que son el acuerdo y la comunicación para la fe cristiana. Si queremos vivir como lo hizo Jesús, tenemos que estar de acuerdo con los demás en lo que dijo e hizo, y luego comunicar este mensaje a las personas que estén dispuestas a escuchar. Así es como podemos difundir el mensaje del Evangelio por todo el mundo.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El Acuerdo Y La Comunicación Según La Biblia puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir