Discipulado Sobre La Gracia

Todos hemos oído la frase "la gracia de Dios". Pero, ¿qué significa? ¿Qué aspecto tiene la gracia? Acompáñame en un viaje hacia la gracia, y descubre lo que significa tener una relación con Dios como tu padre celestial. La gracia se define como un favor inmerecido. En otras palabras, Dios no se merecía nada de nosotros cuando envió a Jesús a morir por nuestros pecados, pero aun así decidió enviar a su único hijo.

¡Eso es lo mucho que nos ama! Este es el corazón del cristianismo: que somos personas rotas que necesitan ayuda y que nuestro salvador siempre estará ahí para cuidar de nosotros sin importar lo que hagamos o quiénes seamos. Él te ama tanto como me amó a mí y a todos los que vinieron antes que tú a este mundo.

Discipulado Sobre La Gracia

Índice de Contenido
  1. La gracia es simplemente la forma en que Dios regala su amor.
  2. La gracia es una aceptación de la demanda de Dios en tu vida y la tuya en la suya.
  3. Todos somos pecadores, pero no todos vivimos en pecado.
  4. Los cristianos no pueden vivir sin pecado aunque deberían esforzarse por ello.
  5. La gracia significa que Dios ya no tiene en cuenta nuestros pecados.
  6. Dios ofrece misericordia y gracia a los que están apenados por sus fechorías y buscan el arrepentimiento.
  7. El mundo mira las buenas obras como evidencia de que una persona es salvada por la gracia.
  8. Lo que hay que saber: La salvación se basa únicamente en la fe en Jesucristo, no en ninguna obra que hagamos.
  9. Conclusión

La gracia es simplemente la forma en que Dios regala su amor.

La gracia no es un sistema que puedas aprender a manejar o un libro de reglas que puedas seguir. La gracia es simplemente la forma en que Dios da su amor. La gracia no es un sistema que puedas aprender a manejar o un libro de reglas que puedas seguir.

La gracia es el don gratuito de Dios que no tiene ataduras, por lo que no se puede ganar o merecer de ninguna manera. La gracia no es algo sobre lo que tengamos control; más bien, es algo que recibimos de Dios y luego compartimos con otros.

Recomendado:  Estudio Bíblico Sobre La Acción De Gracia

La gracia es una aceptación de la demanda de Dios en tu vida y la tuya en la suya.

La gracia es una aceptación de la demanda de Dios en tu vida y la tuya en la suya. Aceptar el amor de Dios es reconocer que eres amado, que Él se preocupa por ti y que desea tener una relación contigo. Sólo podemos reclamar su amor si primero lo aceptamos.

Como cristianos, recibimos la gracia a través de la fe porque Jesucristo ha pagado el precio total de nuestro pecado y nos ha proporcionado el perdón y la vida eterna (Juan 3:16). Sólo podemos ser salvados por la gracia de Dios; no se puede ganar o merecer sólo con el esfuerzo humano.

Todos somos pecadores, pero no todos vivimos en pecado.

Nuestra naturaleza pecaminosa no es algo con lo que nacemos. Todos tenemos esta naturaleza pecaminosa, pero eso no significa que todos vivamos en pecado. El pecado es una elección, un hábito y un estilo de vida. No significa que no seas perdonado si decides tomar el camino más alto o vivir de manera diferente a lo que estabas acostumbrado antes de venir a Cristo.

En lugar de usar la palabra "pecado" como una excusa de por qué nunca cambiamos nuestro comportamiento o cualquier otra cosa sobre nosotros mismos, es mucho mejor usar palabras como "piedra de tropiezo". La Biblia dice que todos vamos a caer en alguna ocasión (Santiago 3:2), pero también dice que cuando tropecemos, Dios nos levantará (1 Corintios 10:13).

Los cristianos no pueden vivir sin pecado aunque deberían esforzarse por ello.

Los cristianos no pueden vivir sin pecado, aunque deben esforzarse por conseguirlo. El pecado es parte de la vida y los cristianos no son una excepción a esta regla. La vida cristiana siempre tendrá algún grado de pecado porque todavía tenemos cuerpos que son imperfectos, mentes que pueden distraerse y espíritus que pueden cansarse.

Recomendado:  La Ley Y La Gracia Según La Biblia

El pecado no forma parte de la vida cristiana, pero tampoco es algo que deba temerse o evitarse; más bien debe entenderse como parte de nuestra condición humana y de la vida en general.

El pecado proviene de nuestra carne (Romanos 7:18-19), que desea cosas contrarias a lo que dice la Palabra de Dios (Romanos 8:7). También proviene del diablo, que nos tienta a desobedecer a Dios (1 Pedro 5:8). Esto significa que incluso si usted fuera perfecto y nunca cometiera ningún error, todavía cometería pecados porque estas dos fuentes existen fuera de su control.

La gracia significa que Dios ya no tiene en cuenta nuestros pecados.

La gracia es un don. La gracia no se gana ni se merece, sino que se da a los que no la merecen. La gracia no es una recompensa por las buenas obras o los esfuerzos, sino que se da gratuitamente debido al amor de Dios por nosotros y su deseo de estar en relación con nosotros.

Dios ofrece misericordia y gracia a los que están apenados por sus fechorías y buscan el arrepentimiento.

  • La misericordia de Dios es que no está dispuesto a cargar con nuestros pecados.
  • La gracia de Dios es su disposición a perdonarnos cuando nos arrepentimos.

Dios ofrece misericordia y gracia a los que se arrepienten de sus faltas y buscan el arrepentimiento. Estos dones de Dios deben ser aceptados por nosotros con un corazón humilde, porque sólo a través de la sangre de Cristo podremos vencer el pecado a lo largo de nuestra vida. Los dones de la misericordia y la gracia no dan una licencia para pecar, sino que nos dan la oportunidad de vivir una vida santa ante el Señor

El mundo mira las buenas obras como evidencia de que una persona es salvada por la gracia.

Esto es falso y engañoso; las buenas obras seguirán, pero no son la señal de la salvación - sólo una señal de que Cristo está trabajando en las vidas de los creyentes.

  • El mundo mira las buenas obras como evidencia de que una persona es salvada por la gracia. Esto es falso y engañoso; las buenas obras seguirán, pero no son la señal de la salvación - sólo una señal de que Cristo está trabajando en las vidas de los creyentes.
  • Las buenas obras no son la señal de la salvación.
  • Las buenas obras seguirán, pero no son la señal de la salvación.
  • Las buenas obras son una señal de que Cristo está actuando en la vida de los creyentes.
Recomendado:  Estudio Bíblico Del Tabernáculo

Lo que hay que saber: La salvación se basa únicamente en la fe en Jesucristo, no en ninguna obra que hagamos.

La salvación se basa únicamente en la fe en Jesucristo, no en ninguna obra que hagamos. La verdadera salvación se basa en el don gratuito de la gracia y la misericordia de Dios. No se gana por ninguna de nuestras propias buenas obras, no importa cuántas hagamos o cuánto nos esforcemos.

Cuando fuiste salvado, fuiste perdonado por todos tus pecados (pasados, presentes y futuros) porque Jesús pagó por ellos con su sacrificio en la cruz. Ahora eres un hijo de Dios que pasará la eternidad con Él en el cielo.

Puedes estar seguro de que si has hecho de Jesucristo tu Señor, entonces eres verdaderamente salvo porque Él nos prometió esto cuando dijo: "El que cree en mí nunca tendrá sed".

Conclusión

Hemos estado estudiando el concepto de gracia. ¿Qué es la gracia? Es el favor inmerecido de Dios y la aceptación de nosotros como sus hijos, que recibimos sólo a través de la fe en Jesucristo. Se dicen muchas cosas sobre la gracia que no son ciertas, pero este artículo debería ayudar a aclarar algunas confusiones y ponerte en el camino correcto para entenderla.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Discipulado Sobre La Gracia puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir