Bosquejo Bíblico - Una Iglesia Victoriosa

La iglesia es un grupo de personas que siguen a Jesús. La iglesia está llamada a ser victoriosa y a caminar en el poder de Dios. Estamos llamados a caminar en victoria confiando en la Palabra de Dios, orando por nuestras necesidades y pidiendo ayuda, hablando la Palabra de Dios sobre nuestras vidas, obedeciendo sus mandatos y haciendo buenas obras. Este mensaje explicará cómo podemos pasar de la derrota a la victoria como cristianos

Índice de Contenido
  1. Estamos llamados a caminar en la victoria
  2. La victoria es imposible sin fe
  3. Nuestra fe viene por escuchar la palabra de Dios
  4. ¿Qué es la palabra de Dios?
  5. Debemos hablar la palabra de Dios en este mundo
    1. No sólo debemos hablar, sino hacer lo que la palabra dice
  6. Una iglesia victoriosa depende de permanecer en Cristo
  7. Conclusión:

Estamos llamados a caminar en la victoria

Estamos llamados a caminar en la victoria. La victoria es imposible sin fe. Nuestra fe viene al escuchar la Palabra de Dios. ¿Qué es la Palabra de Dios? Es una declaración de lo que se ha hecho, de lo que se hará y de quiénes somos en Cristo.

Debemos hablar la Palabra de Dios en este mundo. No sólo debemos hablar, sino que debemos hacer lo que la Palabra dice si queremos que nuestras palabras tengan algún impacto en este mundo tal como existe actualmente.

La victoria es imposible sin fe

Cuando uno mira a la iglesia de hoy, es fácil perder la esperanza y preguntarse cómo podremos salir victoriosos. Pero Dios tiene un plan para nosotros, y Él es fiel. Puede que no veamos la victoria final todavía, pero tenemos fe en que Él cumplirá todo lo que ha prometido en Su Palabra. La fe es la sustancia de lo que se espera y la evidencia de lo que no se ve (Hebreos 11:1).

Es nuestra seguridad de que Dios puede hacer cualquier cosa - ¡incluso salvar a pecadores como nosotros!

Sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6). Sin fe, no podríamos esperar que Él haga algo grande o imposible en nuestro favor, porque no habría ninguna expectativa, sólo duda.

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Sin embargo, con la fe viene la confianza de saber que cualquier cosa que suceda será de acuerdo a Su plan y propósito y no sólo al nuestro; por lo tanto, todo saldrá de acuerdo a Su buena voluntad (Filipenses 1:6).

Nuestra fe viene por escuchar la palabra de Dios

La fe es un don de Dios, pero debemos escuchar la palabra de Dios para recibirla. Para tener fe, necesitamos escuchar la palabra de Dios y creerla; también necesitamos escuchar la palabra de Dios y hacer lo que Él dice. No solo creemos; creemos y obedecemos Sus mandatos.

No podemos ser salvos sin escuchar y creer lo que Dios ha dicho en Su Palabra (Romanos 10:17). La única manera en que alguien puede saber si es salvo o no es leyendo las Escrituras y viendo si hay una fe genuina en su interior (2 Corintios 13:5).

¿Qué es la palabra de Dios?

La palabra de Dios es la Biblia. La Biblia es la autoridad final. La Biblia es la única palabra de Dios que debemos escuchar. Es importante que sepamos que hay muchas palabras que no son parte de lo que Dios ha dicho, y debemos tener cuidado de no seguirlas.

La Biblia fue escrita por hombres que fueron inspirados por Dios, pero fue escrita en su propio idioma y cultura usando sus propios estilos de escritura y métodos para comunicarse entre sí en ese período de tiempo.

Cuando leemos las palabras en las que escribieron lo que escucharon de Dios (o pensaron que era de Él), no tenemos forma de saber si esas palabras son exactamente lo que Él dijo o quiso decir, ¡porque no estábamos allí cuando sucedió!

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Debemos hablar la palabra de Dios en este mundo

Este breve pasaje es una de las instrucciones más importantes de la Biblia. Es un llamado a hablar y declarar la palabra de Dios.

Para hacerlo, primero debemos estar preparados para hacerlo. Debemos saber de qué estamos hablando y estar seguros de que lo que decimos es cierto. Esto significa estudiar nuestras Biblias con regularidad, saber cómo encaja toda la doctrina y ser capaces de articularla para otros (1 Timoteo 4:13).

En segundo lugar, debemos estar dispuestos a hablar cuando Dios nos lo pida; es probable que lleguen momentos en los que Él nos pida que actuemos en su nombre a pesar de la oposición de otras personas o instituciones (Lucas 12:11-12).

No sólo debemos hablar, sino hacer lo que la palabra dice

  • No sólo debemos hablar, sino también hacer lo que la palabra dice.
  • No vivir por la letra de la palabra, sino por el espíritu de la palabra.
  • La palabra de Dios es viva y eficaz; más cortante que cualquier espada de dos filos, penetra hasta dividir el alma y el espíritu, las articulaciones y los tuétanos; juzga los pensamientos y las actitudes del corazón.

Una iglesia victoriosa depende de permanecer en Cristo

Para ser una iglesia victoriosa, debemos permanecer en Cristo. Permanecer en Cristo significa amarlo y obedecerlo. Hacemos esto meditando en Su palabra y obedeciendo las indicaciones del Espíritu Santo. Dios quiere que la iglesia sea victoriosa porque Él es un Dios amoroso que nos ama a todos.

Nos dio a su único Hijo para que pudiéramos vivir para siempre con Él. Permanecer en Jesucristo significa que estás permaneciendo en Su verdad y no en tus propias ideas sobre cómo debería ser la verdad. Cuando conocemos a Jesús como nuestro Salvador, entonces también podemos llegar a ser uno con Él a través de la fe".

Conclusión:

Espero que este sermón haya sido útil para entender cómo caminar en la victoria. Dios es más grande que cualquier situación, y te ama tanto que nunca te dejará ni te abandonará. Él quiere ver tu vida llena de alegría y felicidad, pero primero debemos confiar en Él con todo nuestro corazón antes de poder experimentar la verdadera victoria.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Si pudiera dar un consejo a los que buscan la victoria, sería este: ¡no te rindas! La victoria puede parecer lejana a veces, pero sigue rezando por ella cada día porque Dios es fiel a sus promesas. Sé paciente contigo mismo y con los que te rodean:

lleva tiempo convertirse en una persona que camina por la fe y no por la vista (2 Corintios 5:7).

Puede parecer que el mundo está en tu contra a veces cuando las cosas no salen como quieres o la vida se pone difícil; sin embargo, recuerda que no importa lo que pase en la tierra, siempre habrá una eternidad con Jesús a las puertas del cielo (Apocalipsis 21).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Bosquejo Bíblico - Una Iglesia Victoriosa puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir