Bosquejo Bíblico Sobre La Llamada De Dios

La llamada de Dios es un esquema bíblico que describe la naturaleza de Dios y su relación con el hombre. También muestra el modo en que las personas responden a la llamada de Dios y cómo son aceptadas por Él.

Índice de Contenido
  1. La conversión de Pablo ilustra el modelo de la llamada de Dios.
    1. La llamada de Dios siempre implica su gracia y nuestra responsabilidad.
    2. La llamada de Dios no se produce de una sola forma
    3. La llamada de Dios puede ser resistida por el llamado, pero nunca falla.
  2. Tenemos la responsabilidad de responder a la llamada de Dios.
  3. Conclusión

La conversión de Pablo ilustra el modelo de la llamada de Dios.

La conversión de Pablo ilustra el modelo de la llamada de Dios, es decir, lo que hace y cómo lo hace. Dios llama a los creyentes a salir de sus pecados y a entrar en Cristo. Su respuesta a esta llamada es su fe en Jesucristo como Salvador y Señor. La llamada de Dios es una respuesta a la fe de Pablo en Cristo; no fue el resultado de sus propios esfuerzos u observancias religiosas (Gálatas 1:15).

La llamada de Dios siempre implica su gracia y nuestra responsabilidad.

La llamada de Dios es siempre una invitación a una relación con Él. Es una invitación que incluye su gracia y nuestra responsabilidad, porque debemos responder a su amor amándole a su vez y sirviendo a los demás de la forma en que Él nos ha llamado a hacerlo.

Dios nos llama por nuestro nombre, pero esto no significa que lo sepa todo sobre nosotros. Significa que Él sabe lo suficiente sobre nosotros -nuestras fortalezas, debilidades y necesidades- para tener una relación única con cada persona en su vida.

La llamada de Dios no se produce de una sola forma

La llamada de Dios no viene de una sola manera, pero siempre tiene el mismo resultado. La llamada de Dios a Abram puede haber sido una orden directa de Dios para dejar su hogar, pero el resultado de esto fue que se convertiría en una gran nación y sería bendecido, lo cual es consistente con la forma en que Dios llama a la gente hoy en día.

En tu vida, puede que sientas que no escuchas a Dios llamándote porque no hay señales o milagros, pero podría ser que Él está esperando tu respuesta antes de confirmar Su voluntad para tu vida.

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

La llamada de Dios puede ser resistida por el llamado, pero nunca falla.

La llamada de Dios puede ser resistida por el llamado, pero nunca falla. La llamada de Dios puede ser rechazada, pero no resistida. La Biblia es clara en cuanto a que la llamada de Dios a la vida de un individuo no siempre se acepta inmediatamente o de buen grado (ver Hechos 7:51-53; Romanos 9:14-24).

E incluso cuando alguien acepta Su llamado, a menudo hay momentos en los que lucha contra él (ver Hechos 9:1-6). Aunque Dios quiere que respondamos con obediencia y alegría, sabe que en nuestra naturaleza pecaminosa nos resistiremos a veces (ver Romanos 8:7).

Sin embargo, lo que está claro en toda la Escritura es que nadie puede rechazar un llamado de Dios sin consecuencias. Aquellos que lo hagan experimentarán una angustia y un dolor en sus vidas hasta que se arrepientan y vuelvan a su Padre en el cielo (ver Juan 20:22; Lucas 15:12-32; Romanos 5:8).

Tenemos la responsabilidad de responder a la llamada de Dios.

Dios nos llama a hacer su voluntad en nuestras relaciones, familias, comunidades y carreras. Dios también nos llama a ser testigos de la fe en su Hijo Jesucristo, luchando por la santidad y dando gloria a Dios a través de nuestras acciones.

La llamada de Dios es algo a lo que cada uno de nosotros debe responder. No podemos ignorarla ni apartarla, sino que debemos escuchar la voz de Dios que habla a través de las palabras y acciones de los demás a nuestro alrededor.

También necesitamos un corazón abierto para poder escuchar cuando Él habla a través de su Palabra o de la oración. La pregunta es entonces: ¿Qué voy a hacer con mi llamada de Dios?

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Conclusión

Debemos recordar que la llamada al ministerio no es un privilegio, sino una responsabilidad. La Biblia dice que todos estamos llamados a ser ministros de la gracia de Dios, y esto significa compartir su amor con los demás.

No podemos decir que no porque estemos demasiado ocupados o seamos demasiado tímidos; por el contrario, debemos aceptar humildemente nuestro deber como embajadores de Jesucristo en este mundo.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Bosquejo Bíblico Sobre La Llamada De Dios puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir