Una Visión Elevada Hacia Dios

Tienes una visión dada por Dios para hacer algo increíble en el mundo. Puede ser crear tu propio negocio o escribir la próxima gran novela americana. Pero esta visión sólo puede hacerse realidad si estás dispuesto a poner el trabajo necesario para hacerla realidad. Y si no tienes cuidado, es fácil que esa visión se pierda con el tiempo; especialmente cuando la vida se vuelve ajetreada y las distracciones se enfrentan a nosotros todos los días. La buena noticia es que como cristianos tenemos una ventaja sobre los no creyentes: ¡una visión elevada hacia Dios!

Una visión elevada hacia Dios

Índice de Contenido
  1. Lo que sigue le definirá lo que es una visión elevada hacia dios.
  2. Una visión elevada hacia Dios es pura e inmaculada
  3. Una visión elevada hacia Dios no tiene que ver con el camino del mundo
  4. Una visión elevada hacia Dios nos llama a acercarnos a Dios
  5. Una visión elevada hacia Dios es dar a Dios el crédito por todas las cosas buenas en nuestras vidas.
  6. Una visión elevada hacia Dios implica algo más que la experiencia mundana.
  7. Lo que ganamos en esta vida no es nada comparado con lo que tenemos en Cristo Jesús.
  8. Es importante tener una visión elevada de nuestro futuro con Jesús en el cielo porque esta vida es temporal.
  9. Conclusión

Lo que sigue le definirá lo que es una visión elevada hacia dios.

Una visión elevada hacia Dios es pura, inmaculada y exaltada. No tiene nada que ver con el camino del mundo. Nos llama a acercarnos a Dios en una relación íntima con Él. A medida que nos acercamos a Él, Él nos revelará su voluntad para nuestras vidas para que podamos caminar en ella y cumplir su propósito para nosotros.

Una visión elevada hacia Dios es pura e inmaculada

Una visión elevada hacia Dios es pura e inmaculada. Dios es el ser más puro del universo. También es el ser más inmaculado, que nunca peca ni hace ningún mal. El poder de Dios es ilimitado. Nadie puede resistirse a su voluntad ni impedirle hacer nada. La misericordia de Dios es absoluta, infinita y completa; nunca se cansa de perdonarnos por nuestros pecados, sino que continúa perdonándonos una y otra vez sin pedirnos que nos arrepintamos de nuestros malos caminos.

Una visión elevada hacia Dios no tiene que ver con el camino del mundo

Una visión elevada hacia Dios no tiene nada que ver con el camino del mundo. Al mundo no le interesa lo que Dios tiene que decir o lo que ha hecho por nosotros. De hecho, el mundo a menudo distorsiona nuestra relación con Dios y la utiliza para sus propios fines.

La Biblia llama a esta tentación: "los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia del corazón". (1 Juan 2:16) Estas tres adicciones son parte de una espiral descendente que nos impide tener una visión elevada hacia Dios.

Mira También Yo no me rindo porque Dios está conmigo Yo No Me Rindo Porque Dios Está Conmigo

Una visión elevada hacia Dios nos llama a acercarnos a Dios

Cuando miramos a Dios de esta manera, nuestra perspectiva no se limita a lo que creemos sobre Dios. Por el contrario, nuestra perspectiva sobre Dios debe incluir también cómo lo vemos. Tener una visión elevada de Dios es tener una visión elevada hacia él. Y esto puede hacerse a través de la oración, la meditación y el estudio de Su Palabra.

Es importante notar que tener una visión elevada de Dios no es lo mismo que tener una visión religiosa o doctrinal de Él (esto sería legalismo). Tampoco significa ver a Dios de manera exigente (legalismo de nuevo).

El propósito no es presionarte pensando que debes demostrar que eres lo suficientemente digno para ganarte su favor a través de tus acciones o palabras; más bien se trata de acercarte a Él porque ya ha hecho mucho por nosotros al enviar a su Hijo Jesucristo a este mundo como nuestro Salvador para que podamos tener vida eterna con Él después de la muerte.

Una visión elevada hacia Dios es dar a Dios el crédito por todas las cosas buenas en nuestras vidas.

Cuando vemos a Dios como quien realmente es, aprendemos que todas las cosas buenas provienen de Él (Génesis 1:1). Por ejemplo, cuando usted nació, fue porque sus padres eligieron ser padres, no porque ellos tuvieran algo que ver con su creación.

Cuando tu cónyuge te eligió como su pareja, no fue porque tuvieran algo que ver con hacerte perfecto o con averiguar qué tipo de persona sería la más adecuada para ellos.

¡Así es como Dios creó a los hombres y a las mujeres! Cuando alguien nos trata amablemente o nos regala algo bonito, no significa que lo haga sólo porque quería que nos divirtiéramos y nos sintiéramos mejor con nosotros mismos; ¡más bien lo hizo por quién lo hizo también!

Mira También Salmo 61:2 Explicación Bíblica Del Salmo 61:2

Una visión elevada hacia Dios implica algo más que la experiencia mundana.

Una visión elevada hacia Dios implica algo más que la experiencia mundana. No es simplemente una visión del mundo, sino una visión espiritual; implica conectar con Dios y con otras personas, que comparten esta visión.

También es importante recordar que tu relación con Dios debe ser una fuente de consuelo y esperanza, no de ansiedad. Cuando te sientas preocupado o estresado, recuerda poner tu confianza en Él en lugar de centrarte en las cosas que te dan miedo.

Lo que ganamos en esta vida no es nada comparado con lo que tenemos en Cristo Jesús.

Debes mantener tus ojos en el premio. Lo que ganamos en esta vida no es nada comparado con lo que tenemos en Cristo Jesús. Esta vida es temporal, y si te dejas distraer por las cosas del mundo, entonces perderás de vista lo que es verdaderamente importante: la eternidad con Dios.

Es importante tener una visión elevada de nuestro futuro con Jesús en el cielo porque esta vida es temporal.

En conclusión, es importante tener una visión elevada de nuestro futuro con Jesús en el cielo porque esta vida es temporal. Este artículo ha mostrado que Dios quiere que tengamos una visión convincente de nuestras vidas para que podamos saber qué quiere que hagamos y cómo quiere que vivamos.

Necesitamos tener una visión elevada de nuestro futuro con Jesús en el cielo porque esta vida es temporal. Debemos enfocarnos en tener un valor eterno en lugar de un valor temporal para que podamos tener éxito aquí en la tierra y también en el cielo cuando lleguemos.

Conclusión

La palabra "alto" significa "elevado", y esto es lo que tenemos que hacer: conseguir una visión elevada de Dios. Cuando tengamos esta visión de Dios, cambiará nuestra vida. Empezaremos a vivir de una manera que le honra más que cualquier otra cosa en el mundo. Nuestras vidas no se basarán en lo que ocurre a nuestro alrededor, sino en lo que Dios ha planeado para nosotros en la eternidad

Mira También Buscando agua Buscando Agua. Predicación

La vida que Jesús nos ofrece no puede encontrarse en ningún otro lugar, ni siquiera en el mismo cielo. En cambio, viene de aceptar el sacrificio de Cristo como pago por nuestros pecados para que podamos vivir para siempre con él en el paraíso.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Una Visión Elevada Hacia Dios puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir