Sexo Y Juventud Según La Biblia

Para el cristiano, el sexo es un regalo de Dios. Es algo que podemos disfrutar cuando se utiliza de la manera correcta. Tal vez pienses que esto suena como una buena idea, pero ¿cómo sabes cuál es esa manera correcta? Si te preguntas cómo mantener tu cuerpo puro hasta el matrimonio, lee este artículo sobre la orientación bíblica para los jóvenes sobre la sexualidad y las relaciones.

Sexo Y Juventud Según La Biblia

Índice de Contenido
  1. El sexo es un regalo de Dios
  2. El sexo debe limitarse a las parejas casadas
  3. Es deber de los padres ayudar a los hijos a convertirse en adultos maduros y hacerlos conscientes del bien y del mal.
  4. Las personas sexualmente inmorales no entrarán en el reino de los cielos.
  5. La Biblia insta a las jóvenes a ser modestas.
  6. La Biblia insta a los jóvenes a ser modestos.
  7. El amor es esencial para los seres humanos.
  8. Dios llama a las personas a alejarse del pecado sexual y a mantener relaciones saludables.
  9. Conclusión

El sexo es un regalo de Dios

El sexo es un regalo de Dios. En el primer libro de la Biblia, Adán y Eva desobedecieron a Dios al comer del árbol prohibido del conocimiento y pecaron contra Dios. Su castigo fue que tuvieron que abandonar el Edén, lo que significaba estar separados de Dios para siempre.

Pero entonces llegó Jesucristo, que asumió nuestros pecados para que podamos ser perdonados y vivir con él en el cielo algún día. Así que el sexo no es un pecado. En realidad es algo bueno, un regalo de Dios para que lo disfrutemos en la tierra (dentro del matrimonio).

El sexo debe limitarse a las parejas casadas

El sexo es un don que debe reservarse para el matrimonio. El sexo es un don que debe usarse para construir una familia y relaciones, no para la promiscuidad casual o la experimentación sexual. Dios nos creó como humanos con nuestros propios cuerpos, hormonas y deseos; sin embargo, también nos dio la capacidad de controlarnos a través de la autodisciplina y la fuerza de voluntad.[1] "¡Glorifiquen, pues, a Dios en su cuerpo!" (1 Corintios 6:20).

Recomendado:  Mentalidad Celestial Sermones

Es deber de los padres ayudar a los hijos a convertirse en adultos maduros y hacerlos conscientes del bien y del mal.

Los niños deben ser enseñados por sus padres sobre el sexo y el matrimonio lo antes posible. Los padres también son responsables de enseñar a los niños las consecuencias del sexo, el matrimonio, el divorcio y el adulterio. Los niños deben entender que mantener relaciones sexuales con alguien fuera del matrimonio está mal. También deben saber que estar casado no es una excusa para cometer adulterio o tener relaciones sexuales con otra persona mientras se está casado.

Las personas sexualmente inmorales no entrarán en el reino de los cielos.

La Biblia dice que el sexo es un don de Dios, destinado a ser disfrutado en el contexto del matrimonio. No es pecado desear el sexo o participar en una actividad sexual fuera del matrimonio, pero es pecado si nos aprovechamos del don.

La sexualidad es una parte importante de lo que somos como seres humanos y no debe ser ignorada o suprimida. Dios nos ha creado con deseos sexuales, y éstos pueden satisfacerse en el contexto de una relación amorosa en la que no hay ataduras, sino sólo un dar y recibir mutuo.

La Biblia insta a las jóvenes a ser modestas.

La modestia es importante. Sin embargo, la modestia no es lo mismo que la mojigatería; no se trata de la vergüenza o la pureza sexual sólo para las mujeres jóvenes (u hombres).

La modestia puede ser una virtud para ambos sexos, pero se considera más importante para las mujeres jóvenes porque es más probable que atraigan la atención de los demás por su aspecto y forma corporal que los hombres jóvenes.

Recomendado:  Con Paso Firme En El Evangelio

En otras palabras, ser modesto no sólo consiste en asegurarse de que no te vean como demasiado provocativo o sexual en público, sino también en respetarte a ti mismo y a Dios asegurándote de que nadie más tenga la oportunidad de tratarte como menos respetable debido a tu apariencia o comportamiento.

Vestirse modestamente no significa que tengas que parecer alguien que se esfuerza por no llamar la atención; sólo significa que la ropa debe cubrir todas las zonas del cuerpo que la gente no debe ver cuando interactúa con los demás, desde los hombros hacia abajo (si llevas una camiseta sin mangas) o las rodillas hacia abajo (si llevas pantalones cortos).

Si la gente necesita ayuda para recordar si algo es demasiado revelador o no, intente seguir estas pautas: si la ropa puede revelar potencialmente partes íntimas de su cuerpo como los pechos/pezones o la zona pélvica al inclinarse ligeramente mientras está de pie, entonces esa prenda debería ser demasiado reveladora.

La Biblia insta a los jóvenes a ser modestos.

La Biblia insta a los jóvenes a ser modestos. La modestia es el respeto a los demás, y también significa ser respetuoso con uno mismo. La modestia es el respeto a Dios, que nos ha creado a su imagen, y significa respetar también la forma en que nos ha creado.

La modestia consiste en respetar la forma en que Dios te creó, no haciendo alarde de tu sexualidad ni de las partes del cuerpo que están destinadas exclusivamente a tu cónyuge después del matrimonio (1 Corintios 6:19-20). Además, la modestia consiste en respetar la forma en que Dios creó a los demás al no mirarlos con lujuria (Mateo 5:28).

Recomendado:  La Inmoralidad Sexual Pasa Su Cuenta De Cobro

El amor es esencial para los seres humanos.

El amor es esencial para el ser humano. Es la base del matrimonio y la familia, la amistad, la comunidad y la sociedad. Dios es amor y nosotros fuimos creados a su imagen y semejanza (1 Juan 4:8). Fuimos creados para conocer y experimentar el amor con Él, con los demás y con toda la creación; de hecho, esta pasión por amar a los demás es uno de los aspectos más significativos de nuestra humanidad. El amor es un regalo de Dios; no es lo que has hecho o dado a otra persona lo que hace que te ame de vuelta; su respuesta viene sólo porque ha recibido tu amor primero.

Dios llama a las personas a alejarse del pecado sexual y a mantener relaciones saludables.

La conclusión de este artículo es que Dios llama a las personas a alejarse del pecado sexual y a mantener relaciones sanas. La Biblia describe claramente la importancia del sexo dentro del matrimonio, pero ¿qué pasa cuando se trata de personas solteras?

La Biblia dice que debemos permanecer sexualmente puros hasta el matrimonio (1 Corintios 7:2-5). Esto significa abstenerse de tener relaciones sexuales hasta el matrimonio. También podemos aprender del ejemplo de Jesucristo, que mostró su amor por nosotros dando su vida en una cruz (Juan 3:16).

Conclusión

El sexo entre un hombre y una mujer es algo hermoso y sagrado. Dios lo hizo así. Hay momentos en los que el sexo puede ser utilizado de maneras que no esperamos, pero lo importante es recordar cómo Dios quiso que se disfrutaran las relaciones sexuales.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Sexo Y Juventud Según La Biblia puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir