Saliendo De Tu Barca Con Dios

Hace un tiempo, estaba en el agua en mi barco. Había estado en este lago muchas veces, pero este día en particular era diferente. El tiempo había cambiado y había fuertes vientos que levantaban olas que hacían oscilar mi barco de un lado a otro. Daba miedo. El viento aullaba lo suficientemente fuerte como para ahogar todos los demás sonidos, lo que me dificultaba escucharme a mí mismo, o incluso rezar.

De repente, sentí que algo tiraba de la correa de mi chaleco salvavidas hacia la orilla. Al principio pensé que se trataba de una corriente submarina o algo parecido; sin embargo, cuando miré hacia arriba lo que vi me sorprendió: ¡era Dios! Había bajado a través de todo este caos y ofrecía su mano con los brazos abiertos como diciendo "¡Ven aquí ahora!". Por alguna razón, en ese momento supe que Él quería que saliera de mi barco, ¡y rápido!

Saliendo De Tu Barca Con Dios

Índice de Contenido
  1. Tienes que salir de tu barca
  2. Cuando tu fe es pequeña, puede dar miedo salir de tu barca.
  3. Salir de tu barca requiere valor.
  4. Dios puede hacer un camino para que salgas de tu barca.
  5. El camino que Dios hace para nosotros será diferente para cada persona.
  6. Tomando la mano de Dios es como confiamos en Él para que nos guíe a través del proceso.
  7. Confiar a Dios nuestros pasos requiere valor y fe en Él
  8. Conclusión

Tienes que salir de tu barca

Cuando comienzas el viaje de la fe, puede parecer desalentador salir de tu barco. Puede dar miedo adentrarse en un territorio desconocido sin saber cómo o qué va a pasar después. Pero déjame animarte: Dios está contigo. Y Él quiere caminar contigo a través de tu vida, guiando cada paso y sosteniendo tu mano a lo largo del camino. ¡Él hará que haya una manera de salir de tu barco si eso es lo que Él ha planeado para su plan para ti!

Recomendado:  Una Ciudad Sin Enfermedades Ni Dolencias. Predicación

Cuando tu fe es pequeña, puede dar miedo salir de tu barca.

Puedes sentirte seguro en tu barco, donde sabes qué esperar. Las olas suben y bajan, y tú te mantienes a flote. Pero cuando sales de tu barco, te sientes como si estuvieras en medio del océano sin tierra a la vista. ¿Quién me ayudará? ¿Y si no tengo suficiente fe? Y quizá lo peor de todo: ¿Y si me ahogo?

Es cierto que la fe puede dar miedo cuando no sabemos cómo nadar o qué puede haber al otro lado del agua. Pero hay alguien que quiere que lleguemos nadando: Dios. Él nos invita a entrar en su vida, para que podamos disfrutar de Él más que nunca... ¡y no volver a entrar en nuestras barcas!

Salir de tu barca requiere valor.

Salir del barco requiere valor. El coraje se define como "fuerza mental o moral para aventurarse, perseverar y resistir el peligro, el miedo o la dificultad". Se necesita una gran fuerza para ser vulnerable y honesto con uno mismo. Puedes confiar en que Dios te ayudará a tener el valor necesario para salir de tu barco cuando sea el momento.

Si esto te parece aterrador o abrumador, piensa en lo bien que te sientes cuando alguien te cuenta algo importante sobre sí mismo, algo que nunca ha compartido antes porque se siente demasiado asustado o avergonzado... Y sin embargo, a pesar de esos sentimientos de miedo y vergüenza, respiran profundamente para compartir su verdad de todos modos, ¡porque es importante para ellos!

¿Y no es eso lo que todos queremos de los demás? ¿Compartirnos honestamente? Cuanto más honestos seamos con los demás (y con Dios), más conectados estaremos como amigos.

Recomendado:  Habitando Al Abrigo Del Altísimo

Dios puede hacer un camino para que salgas de tu barca.

La Biblia dice que Dios es capaz de hacer todas las cosas, y una de las cosas que más puede hacer es cambiar nuestras circunstancias. Si te encuentras en una situación en la que te sientes atascado y sin esperanza, ¡Él puede darte esperanza! Dios puede sacarte del barco abriendo la puerta. Si no hay manera de salir con tus propias fuerzas, entonces Dios abrirá la puerta para que otra persona te ayude a salir.

El camino que Dios hace para nosotros será diferente para cada persona.

Llegados a este punto, probablemente estés pensando: "¿Cómo puedo saber cuál es el camino de Dios para mí?". La respuesta es sencilla: nadie lo sabe mejor que tú. Dios ha creado tu personalidad y tus talentos únicos, al igual que ha hecho con todos los demás. Así que tu camino será diferente al suyo. Puede ser diferente por la forma en que ves la vida o por alguna serie de circunstancias que sucedieron en tu pasado.

Tal vez fue una experiencia cuando eras joven, o una decisión tomada en un momento determinado de la vida que ha moldeado lo que eres hoy y cómo Dios quiere usar esos dones que nos dio a cada uno individualmente, según Efesios 4:11-16.

Tomando la mano de Dios es como confiamos en Él para que nos guíe a través del proceso.

Tomar la mano de Dios en el proceso de salir de tu barco es una cuestión de confianza. Tienes que confiar en él con tus pasos, con tu futuro, e incluso con tus finanzas. Verás, a menudo nos quedamos atascados en la misma vieja rutina cuando se trata de nuestras finanzas. Rezamos por un aumento de sueldo o un ascenso y luego no hacemos nada más al respecto.

Recomendado:  Si Algo Se Sale De Su Control No Se Desespere Y Espere En Dios

Asumimos que si rezamos lo suficiente y con fuerza, algo sucederá por sí mismo, y aunque eventualmente podría hacerse realidad (si Dios quiere que trabajemos donde estamos), no hay garantía de que suceda de inmediato o incluso en absoluto. Y sin embargo, mientras permanezcamos pasivos ante estas cosas, ¡nada cambia para nosotros financieramente hablando!

Confiar a Dios nuestros pasos requiere valor y fe en Él

La Palabra de Dios dice: "Te guiaré con mi mirada" (Salmo 32:8). Dios ha prometido proporcionar el valor, la fe y los pasos que necesitamos para salir de nuestra barca. Él quiere que confiemos en Él mientras caminamos por la vida. Recuerda que salir de tu barca es un proceso. Lleva tiempo, pero si permanece paciente y confía en Él, ¡se encontrará de nuevo a salvo en tierra firme!

Conclusión

Todos hemos tenido momentos en los que hemos tenido miedo de dar un paso de fe. Pero Dios siempre está con nosotros, incluso cuando nos sentimos solos. Cuando le confiamos nuestros pasos, Él nos ayudará a caminar a través de cualquier desafío que se nos presente, ¡y nunca nos dejará ni nos abandonará!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Saliendo De Tu Barca Con Dios puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir