Salmo 128: 1-6 - Explicación Bíblica

Bienaventurados todos los que temen a Yahveh, los que le obedecen. Comerás el fruto de tu trabajo; las bendiciones y la prosperidad serán tuyas. Tu mujer será como una vid fructífera dentro de tu casa; tus hijos serán como brotes de olivo alrededor de tu mesa. Esta será la bendición del hombre que teme al SEÑOR.

Que el SEÑOR te bendiga desde Sión todos los días de tu vida; que veas la prosperidad de Jerusalén, y que vivas para ver a los hijos de tus hijos. La paz sea con Israel

Índice de Contenido
  1. Bienaventurados todos los que temen a Yahveh, los que le obedecen.
  2. Comerás el fruto de tu trabajo; las bendiciones y la prosperidad serán tuyas.
  3. Tu mujer será como una vid fructífera
  4. Sí, esta será la bendición para el hombre que teme al SEÑOR.
  5. Que Yahveh te bendiga desde Sión todos los días de tu vida
  6. La paz sea con Israel.
  7. Para llevar:

Bienaventurados todos los que temen a Yahveh, los que le obedecen.

Si eres bendecido y próspero, es porque tienes una buena relación con el Señor. Esto no es un accidente; no ocurre simplemente por alguna coincidencia cósmica. Por el contrario, tu prosperidad proviene de obedecer activamente al Señor y confiar en él en todas las cosas.

¿Qué significa temer al Señor? Significa respetarlo y reverenciarlo como Dios por encima de todo. Significa no poner nada por encima de él o antes que él, sino mirar cada situación como una que él ha diseñado para nuestro beneficio--y por lo tanto buscar lo que él quiere por encima de lo que nosotros queremos (o pensamos que queremos).

Recomendado:  Estudio Bíblico Del Tabernáculo

Cuando hacemos esto, seremos bendecidos por la abundante provisión de recursos de Dios para que puedan ser usados correcta y sabiamente de acuerdo a su voluntad.

Comerás el fruto de tu trabajo; las bendiciones y la prosperidad serán tuyas.

La promesa de Dios es que el que teme al Señor comerá de su trabajo, y los que le obedecen serán bendecidos.

Aquí hay algunas grandes lecciones que debemos aprender. Debemos confiar en Dios para nuestra provisión y no preocuparnos por lo que comeremos o vestiremos, sino entregarle nuestras vidas a Él porque de ahí viene toda la seguridad.

Tu mujer será como una vid fructífera

Serás como una vid fructífera dentro de tu casa:

Tu mujer será como una vid fructífera dentro de tu casa, pero si temes al Señor y le obedeces, te traerá la paz. Tus hijos serán como brotes de olivo alrededor de tu mesa; esta es una bendición que viene de temer al Señor y obedecerlo.

Sí, esta será la bendición para el hombre que teme al SEÑOR.

Echemos un vistazo al primer versículo: "Bienaventurados todos los que temen a Yahveh, los que andan en sus caminos". Tal vez te preguntes: "¿De qué está hablando aquí? ¿Cómo puedo ser bendecido si no hago nada? ¿Qué significa caminar en los caminos de Dios?

Aquí hay algunas cosas que debes tener en cuenta mientras estudiamos estos versículos:

  • Dios es la fuente de la bendición. Esto significa que si queremos recibir bendiciones de Dios, debemos hacer lo que Él dice y obedecerlo (1 Juan 3:22).

Si usted ya lo está obedeciendo y está viendo las promesas cumplidas en su vida, ¡alabado sea Jesús! Pero si aún no estás viendo ningún resultado o has sido desobediente a Su Palabra últimamente, asegúrate de que esto no se debe a que haya algo malo con Su promesa o Su propósito. En vez de eso, revísate a ti mismo: ¡quizás es hora de un ajuste de actitud para que las promesas se hagan realidad para TI!

Recomendado:  Estudio Bíblico De Oseas 3

Que Yahveh te bendiga desde Sión todos los días de tu vida

Que el Señor te bendiga desde Sión todos los días de tu vida; que veas la prosperidad de Jerusalén y que disfrutes de lo que deleita tus ojos. Que sólo haya alegría en Jerusalén, y que su pueblo se regocije en su herencia; y que los que la aman se alegren de su paz.

Por el bien de mis hermanos y amigos, lo diré de nuevo: "¡La paz sea con Jerusalén!"

La paz sea con Israel.

El salmista concluye con una bendición para el hombre que teme a Yahveh. Esta bendición es una de las muchas que aparecen en las Escrituras y se dirige a los que quieren ser bendecidos por Dios.

Afirma que serán prósperos y vivirán para ver a los hijos de sus hijos, lo cual es una gran cosa que esperar. El salmista termina este salmo con la paz sobre Israel, lo que significa que quiere que todos en Israel vivan en paz durante mucho tiempo en su futura generación para que puedan disfrutar de lo que han trabajado duro también

Para llevar:

El salmo comienza llamando al pueblo de Dios a ir. Se trata de un llamamiento para que piensen en su futuro y se den cuenta de que les ocurrirán cosas buenas en él si siguen al Señor.

Las bendiciones a las que se hace referencia aquí no son sólo bendiciones materiales, sino más bien todo tipo de cosas buenas que provienen de seguir las leyes y los mandatos de Dios.

Espero que haya disfrutado leyendo mi artículo. Si estás interesado en aprender más sobre este tema, echa un vistazo a mis otros posts sobre exposición e interpretación bíblica.

Recomendado:  La Belleza Que Agrada A Dios

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Salmo 128: 1-6 - Explicación Bíblica puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir