Qué Podemos Aprender Sobre Zacarías 3

Zacarías 3 es un pasaje de la Escritura que resulta familiar a quienes conocen bien la Biblia. Es un hermoso cuadro del Mesías y también nos dice algo sobre nosotros mismos. En este artículo, analizaremos Zacarías 3 desde tres perspectivas diferentes: cómo nos enseña sobre Jesús, cómo nos enseña sobre nosotros mismos y qué podemos aprender de él sobre la influencia de Satanás en nuestras vidas.

Índice de Contenido
  1. Jesús es el sumo sacerdote representado por Josué.
  2. El Mesías venía a traer la justicia a Israel.
  3. Había un futuro para Israel en una tierra restaurada.
  4. Satanás es un peligro real y presente en el mundo.
  5. La palabra de Dios permanece pura y eterna, a pesar de los esfuerzos de Satanás.
  6. La palabra de Dios se cumplirá.
  7. Jesús es el Mesías y nos ama.
  8. Conclusión

Jesús es el sumo sacerdote representado por Josué.

Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios y nuestro Sumo Sacerdote. En Zacarías 3:1-10 vemos a Josué como un tipo de Cristo. La ropa que lleva representa la identidad de Jesús.

La ropa es representativa de su posición como Sumo Sacerdote ante Dios por todo su pueblo. Este pasaje nos dice que la obra sacerdotal de Jesús en la tierra no será una excepción o sólo para unos pocos, sino que cubrirá a todos los que crean en Él.

El Mesías venía a traer la justicia a Israel.

Según Zacarías 3, el Mesías venía a traer la justicia a Israel. Jesús era el Mesías, y vino con un mensaje de paz, amor y esperanza para todos los pueblos (Juan 14:27). Para cumplir esta vocación, tuvo que ofrecerse como sacrificio por nuestros pecados (Romanos 5:8).

Tras su muerte y resurrección, ascendió al cielo, donde ahora reina sobre nosotros como Rey de Reyes (Efesios 1:20-22).

Jesús ha dispuesto que seamos perdonados de nuestros pecados mediante su sacrificio en nuestro favor; sin embargo, debemos aceptar este don gratuito por la fe para que surta efecto en nuestras vidas (Juan 1:12; Efesios 2:8-9).

Mira También 50 escrituras bíblicas alentadoras sobre las emociones

Sólo por medio de la fe podemos ser salvados de la ira que Dios tiene contra los que lo rechazan, porque no hay otro camino aparte de su gracia, que se extiende a través de la muerte de Jesucristo en la cruz en nuestro favor, quien pagó su pena para que pudiéramos vivir eternamente con Él en el cielo algún día cuando muramos (2 Corintios 5:21)

Había un futuro para Israel en una tierra restaurada.

Zacarías 3:1-10 nos recuerda que la palabra de Dios es perfecta y se cumplirá. El Señor promete que traerá justicia a Israel, restaurará a Israel y perdonará sus pecados. También promete que habrá paz en la tierra para que puedan confiar en Él de todo corazón.

La palabra de Dios sigue siendo cierta hoy en día. Él ha prometido que su pueblo volverá a vivir en una tierra restaurada donde podrán adorarle libremente sin miedo ni persecución.

Satanás es un peligro real y presente en el mundo.

Y me mostró al sumo sacerdote Josué de pie ante el ángel del SEÑOR, y a Satanás de pie a su derecha para resistirle. Y el SEÑOR dijo a Satanás: El SEÑOR te reprende, oh Satanás; el SEÑOR que ha elegido a Jerusalén te reprende; ¿no es éste un tizón arrancado del fuego?

En Zacarías 3:1-2, vemos a Josué (el sumo sacerdote) de pie ante un ángel de Dios. Parece que Josué está siendo juzgado por este ángel para determinar si se le permitirá entrar en el cielo.

De repente aparece una figura llamada "Satanás" y comienza a acusar a Josué, y no puedo evitar notar que hay una palabra inglesa con una "s" en ambos extremos.

Mira También 40 Versículos alentadores sobre el agradecimiento

Aquí es donde las cosas se ponen interesantes. Sabemos por otras Escrituras que esta figura no se llama realmente Satanás; en cambio, su nombre hebreo significa algo más cercano a "adversario".

Pero vale la pena notar aquí lo importante que fue para Juan (quien escribió estas palabras) usar algún tipo de término para la oposición al describir lo que sucedió después entre Josué y su(s) acusador(es).

La palabra de Dios permanece pura y eterna, a pesar de los esfuerzos de Satanás.

La palabra de Dios es la palabra de Dios. Permanece pura y eterna a pesar de los esfuerzos de Satanás por corromperla, porque Dios la ha hecho existir. Él la creó y la conserva, por lo que podemos confiar en que sus palabras son verdaderas y buenas para nosotros.

La palabra de Dios es lo suficientemente poderosa como para destruir a cualquiera que se oponga a su mensaje o a sus mensajeros - Jesús lo dijo en Juan 10:10:

"Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia".

Este poder viene de Dios mismo porque no puede ser engañado (1 Timoteo 2:5). Lo mismo se aplica a cualquier libro escrito con su autoridad, ¡incluido éste!

Mira También 50 Versículos convincentes sobre la creencia en Dios

Su mensaje seguirá siendo relevante sin importar cuántas veces lo leas; cada vez que lo hagas, tu vida cambiará al escuchar algo nuevo sobre Cristo o algo viejo sobre él de una manera nueva.

La Biblia contiene múltiples advertencias sobre los falsos maestros que afirman tener conocimiento pero no viven de acuerdo con la verdad (2 Corintios 11:13-15), pero estos pasajes también señalan las formas en que podemos identificar si alguien realmente sabe lo que es verdad o no (1 Juan 4:6).

No se deje confundir por otros libros que dicen enseñar de "la Palabra"; sólo déjese escuchar lo que viene de este libro en particular que ha sido dado por inspiración de lo alto (2 Timoteo 3:16).

La palabra de Dios se cumplirá.

Si quieres ver tu vida realizada, asegúrate de que tus palabras coinciden con la Palabra de Dios. La palabra de Dios es eterna, pura, fiel y verdadera. Cuanto más pronuncies sus palabras por tu boca, más se harán realidad en tu vida porque se cumplirán (Zacarías 3:9).

El Señor dice: "¡Estoy haciendo una cosa nueva! Ahora brota; ¿no lo percibes? Estoy haciendo un camino en el desierto y arroyos en el desierto.

Los animales salvajes me honran, los chacales y los avestruces... se inclinan ante mí tocando el suelo... Y [Yahveh] será su rey para siempre. No volverán a padecer hambre, ni plaga, ni calamidad, otra vez (Isaías 43:19-21).

Mira También 50 Versículos significativos sobre las bendiciones

Jesús es el Mesías y nos ama.

Jesús es el Mesías y nos ama. Es el único Hijo de Dios, y murió por nuestros pecados para que pudiéramos ser perdonados.

Cuando resucitó de entre los muertos, demostró que había vencido a la muerte y que realmente era quien decía ser: ¡El Hijo de Dios! Pronto volverá para llevarnos a casa con él en el cielo.

Conclusión

Espero que hayas aprendido algo nuevo sobre Dios y su palabra. Yo sé que sí. A medida que continúe estudiando este pasaje, buscaré maneras de aplicarlo a mi propia vida. ¿Quién sabe? Tal vez un día, cuando recuerde estos versículos, le ayudarán a guiarse a usted también.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Qué Podemos Aprender Sobre Zacarías 3 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir