Qué Hacer Cuando No Se Sabe Qué Hacer

En un mundo incierto, hay pocas cosas más reconfortantes que la promesa bíblica de que Dios tiene el control. Sin embargo, por mucho que nos guste pensar que somos dueños de nuestros propios destinos, a veces puede ser difícil saber qué es exactamente lo que Dios quiere que hagamos con su poder. En esta entrada del blog, voy a compartir cómo puedes usar las Escrituras como guía para cuando no sepas qué hacer a continuación en la vida.

Qué Hacer Cuando No Se Sabe Qué Hacer

Índice de Contenido
  1. Ora
  2. No te preocupes
  3. Ocúpate de hacer algo
  4. Vete a la cama
  5. No tenemos que resolver todo, pero podemos confiar en que el Señor proveerá
  6. Conclusión

Ora

Si te sientes ansioso, es importante recordar que Dios te ama y te cuida. Cuando nos sentimos ansiosos, suele ser útil rezar. La Biblia nos dice que Dios escucha nuestras oraciones incluso cuando parece que no serán respondidas (Salmo 65:2).

Nunca debemos suponer que hemos hecho algo mal si nuestras oraciones no son respondidas inmediatamente como queremos. En lugar de eso, intenta rezar de nuevo con más fe y confianza en la bondad y el poder de Dios, sabiendo que Él escucha todas nuestras oraciones, ¡no importa lo pequeñas o insignificantes que puedan parecer a primera vista!

Además de rezar pidiendo ayuda a Dios -lo que siempre es una buena práctica-, también puede ayudar el hecho de intentar hacer algo diferente de lo que ha estado haciendo anteriormente antes de acostarse cada noche de esta semana, para no aburrirse demasiado con las tareas rutinarias de la casa o del lugar de trabajo durante el día (por ejemplo, la colada).

Recomendado:  El Valor de Tu Alma: Cuánto Vale Tu Alma

Si es posible, durante estas horas en las que todo el mundo parece estar ocupado haciendo otras cosas además de hablar de sus problemas en el trabajo con los amigos a través de plataformas de medios sociales como Facebook o Instagram (o incluso sitios de citas como Match), intenta no involucrarte tú mismo a menos que te necesiten directamente los compañeros de trabajo que hacen preguntas sobre ciertos asuntos personales relacionados con los problemas de salud de los miembros de la familia."

No te preocupes

  • No te preocupes por las cosas que están fuera de tu control. Esto parece una obviedad, pero todos lo hacemos. Preocuparse no cambia nada y sólo te hace infeliz.
  • No te preocupes por cosas de las que no sabes lo suficiente como para preocuparte. Si alguien te pide consejo sobre sus problemas de pareja, no ofrezcas nada a menos que estés seguro de ello; si no, ¿qué sentido tiene?
  • No te preocupes por cosas que no merecen la pena. Deberías sentirte libre de hacer esto en la medida de lo posible.

Ocúpate de hacer algo

Cuando no sabes qué hacer, es fácil sentarse a pensar en tu problema. Pero esto no ayuda en nada. De hecho, lo empeora porque no estás haciendo nada útil mientras piensas. Si no sabes qué hacer, ponte a hacer algo útil. No te quedes sentado esperando la respuesta o esperando que Dios haga algo, ¡tienes que ponerte en marcha!

Vete a la cama

Duerme la siesta. Duerme la siesta. Acuéstate, y no te preocupes, te sentirás mejor por la mañana. Una buena noche de descanso es a menudo todo lo que necesitamos para resolver nuestros problemas o, al menos, para tener una nueva perspectiva de ellos, y cuando nada más ha funcionado hasta ahora, ¿por qué no intentarlo?

Recomendado:  Predicas Sobre La Venida Del Señor Jesucristo

No tenemos que resolver todo, pero podemos confiar en que el Señor proveerá

Al final del día, no tenemos que resolver todo, pero podemos confiar en que el Señor proveerá. Es hora de que dejemos de pretender que sabemos lo que es mejor para los demás y empecemos a confiar en Dios con sus vidas. Cuando lo hacemos, nos liberamos de intentar averiguar lo que los demás deben hacer con sus vidas o cómo deben gastar su dinero o con quién deben casarse o cualquier otra cosa que no nos corresponde decidir en nombre de otras personas (Lucas 12:15).

En lugar de centrarnos en nosotros mismos y preocuparnos por nuestros propios problemas y responsabilidades, podemos centrarnos en ayudar a los demás a encontrar la paz en la provisión de Dios en lugar de preocuparnos por si estarán bien o no sin nuestra ayuda.

Conclusión

Todos nos quedamos atascados a veces. A veces estamos atascados en nuestras carreras, otras veces puede ser una relación que no parece ir a ninguna parte o una decisión sobre dónde vivir. Sea lo que sea, la buena noticia es que Dios nos ha dado algunas herramientas muy útiles para ayudarnos en esos momentos difíciles.

Cuando nos encontramos en esta situación, hay dos cosas que creo que toda persona necesita hacer: rezar y confiar en Dios. Necesitamos rezar porque la oración nos da claridad sobre lo que debemos hacer a continuación y también nos da fuerza cuando la vida se pone difícil. Confiar en Dios significa poner tu fe en acción haciendo lo que Él dice en lugar de preocuparte (mucho) por todo lo que nos rodea.

Recomendado:  Por qué me pasa lo qué me pasa parte IV - Mi relación con Dios

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Qué Hacer Cuando No Se Sabe Qué Hacer puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir