Preparándonos Para La Batalla En La Guerra Espiritual

En la guerra espiritual, es importante conocer al enemigo, cómo opera y cómo puedes preparar tu corazón para la batalla. La Biblia nos da muchos ejemplos de cómo podemos hacer esto. Vemos que hay tres pasos para prepararse para la batalla: Reconocer al Enemigo, Poner la Armadura de Dios y Mantenerse Fuerte en la Fe.

Preparándonos Para La Batalla En La Guerra Espiritual

Índice de Contenido
  1. Reconocer al enemigo.
  2. Ponte la armadura de Dios.
  3. Úsala con determinación.
  4. Mantente fuerte en la fe sabiendo que Dios te ayudará.
  5. Manténgase enfocado en su posición en Cristo.
  6. Prepárate para la batalla, pero no temas al enemigo porque Dios está luchando a tu lado.
  7. Conclusión

Reconocer al enemigo.

Para estar preparado para la guerra espiritual, es importante que reconozcas al enemigo. Necesitas conocer sus tácticas y debilidades para que puedas enfrentarte a ellas. También debes conocer tus propias fortalezas para no desanimarte cuando te enfrentes a una batalla particularmente difícil en el ámbito espiritual.

Conocer a tu enemigo es esencial porque nos permite resistirlo y resistirlo eficazmente (Ef 6:12). La Biblia nos dice que "nuestra lucha no es contra la carne y la sangre", sino contra los principados y las potencias (Efesios 6:12). Hay fuerzas invisibles que actúan detrás de cada situación que encontramos en la vida, ya sea buena o mala. Saber quiénes son estas fuerzas nos ayuda a entender por qué suceden las cosas, y qué podemos hacer al respecto.

Ponte la armadura de Dios.

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis resistir las asechanzas del diablo. Porque no luchamos contra la carne y la sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los gobernantes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las alturas.

Por lo tanto, tomad toda la armadura de Dios para que podáis resistir en el día malo [de la tentación], y habiendo hecho todo, estar firmes. Estad, pues, firmes [contra Satanás], ceñidos con la verdad en la cintura, vestidos con la justicia como coraza y calzados con la paz en los pies (Efesios 6:11-15).

Recomendado:  Estudio Bíblico Sobre El Espíritu Santo

El cinturón es la verdad: te ata a la veracidad durante toda tu vida. La coraza es la justicia: te protege de la influencia de formas erróneas de pensar o actuar, como la vanidad o la avaricia. El calzado es la paz evangélica: te permite caminar en armonía con los demás y con las enseñanzas de Dios para que Su paz llene tu corazón (Colosenses 3:12-14).

Úsala con determinación.

"Por tanto, ya que estamos rodeados de una nube tan grande de testigos, despojémonos de todo lo que nos estorba y del pecado que tan fácilmente nos enreda. Y corramos con perseverancia la carrera que nos ha sido señalada" (Hebreos 12:1).

La Biblia nos enseña que debemos ser fuertes en nuestra fe y estar decididos a luchar contra el enemigo cuando venga contra nuestras vidas. Así que aquí es donde se pone realmente emocionante: la idea de ser capaz de enfrentarse a los demonios y ganar. Puede parecer una locura, pero es cierto. Podemos enfrentarnos a esas fuerzas del mal y ganar. Aquí hay algunas maneras en que usted puede prepararse para la guerra espiritual:

  • Sé fuerte en tu conocimiento del poder de Dios (Efesios 6:10-18)
  • Sé fuerte en tu conocimiento de quién eres como hijo de Dios (2 Corintios 10:5)
  • Sé fuerte en tu creencia sobre lo que Dios ya ha hecho por ti a través de Jesucristo (Juan 16:23)

Mantente fuerte en la fe sabiendo que Dios te ayudará.

Cuando te enfrentas a una batalla espiritual, es importante que sepas que Dios está contigo. Él te ayudará a mantenerte fuerte en la fe y a confiar en que Él es tu fuerza cuando no hay otras opciones. Él siempre es fiel, incluso cuando no lo sentimos o no lo queremos, y es por eso que necesitamos seguir confiando en Él incluso cuando nuestras circunstancias parecen sombrías.

Recomendado:  Cristianismo Y Realidad

Dios nos ha prometido su amor constante, su gracia y su misericordia a través del poder de Jesucristo (Salmo 23:5). Podemos estar tranquilos sabiendo que Aquel que nos creó sabe exactamente lo que hizo cuando nos hizo, lo que significa que también sabe cómo cuidarnos.

La Biblia nos dice que Jesús vino para que pudiéramos tener vida y tenerla en abundancia (Juan 10:10). También dice que si alguien niega a Cristo ante los hombres, también lo negará ante los ángeles (Mateo 10:33).

Esto significa que si una persona se niega a seguir a Cristo durante su vida en la tierra, pero lo acepta en el momento de la muerte, cuando se enfrenta al juicio ante Dios, entonces no recibirá la vida eterna a menos que alguien interceda por ellos con la oración o algún tipo de intervención de Dios mismo durante su hora de necesidad, que es por lo general durante una situación de crisis importante en la que uno necesita ayuda adicional de más allá de este mundo, ya que la mayoría de la gente no cree hasta después de que tales incidentes suceden, porque sólo entonces finalmente se dan cuenta de que algo sobrenatural se llevó a cabo dentro de ellos sin ninguna intervención humana en absoluto.

Manténgase enfocado en su posición en Cristo.

Una parte importante de la lucha contra el mal es comprender tu posición en Cristo. Usted es un hijo de Dios y el enemigo no tiene poder sobre usted. No hay nada que él pueda hacerte que cambie tu relación con Él o el hecho de que tienes vida eterna a través de Su sacrificio en la cruz. Esta verdad debe alentarnos y hacer que nos mantengamos firmes contra cualquier cosa que venga del infierno, pero también necesitamos recordar:

Recomendado:  Qué Necesitas Para Ver La Gloria De Dios En Ti

No es sólo nuestra relación con Dios lo que Satanás quiere destruir, sino también nuestras relaciones con otras personas. Debemos asegurarnos de no darle una oportunidad permitiendo que el miedo y la ansiedad hacia este mundo entren también en nuestros corazones. Si alguien hiere mis sentimientos hoy porque me trató mal (como gritarme), entonces le estoy dando poder sobre mis emociones al permitir que me afecte emocionalmente en lugar de simplemente ignorarlos por completo porque no importan en comparación con el amor de Dios por mí que debe permanecer imperturbable sin importar lo que suceda hoy en la tierra.

Prepárate para la batalla, pero no temas al enemigo porque Dios está luchando a tu lado.

Las instrucciones de la Biblia para luchar en la guerra espiritual son sencillas. Debemos prepararnos y estar listos para luchar, pero no debemos temer al enemigo porque Dios está de nuestro lado. No debemos dejar que el miedo a lo que pueda ocurrir nos impida cumplir nuestro propósito.

Podemos seguir estas instrucciones leyendo la Palabra de Dios a diario, orando con regularidad y buscando a otras personas que nos apoyen en esta batalla para poder animarnos mutuamente si lo necesitamos.

Como cristianos, sabemos que no importa cuán difíciles se pongan los tiempos o cuántas veces fracases en algo nuevo que intentes: Dios nunca nos dejará ni nos abandonará (Hebreos 13:5).

Conclusión

La guerra espiritual no es un tema sencillo, pero es un tema que debes entender si quieres salir victorioso en la vida. La Biblia nos da mucha información sobre cómo debemos luchar contra el enemigo y sus planes malvados para nosotros. Si estás buscando algunos consejos prácticos sobre cómo prepararte espiritualmente para cualquier batalla que se te presente, ¡sigue leyendo!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Preparándonos Para La Batalla En La Guerra Espiritual puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir