Por Qué Enrumbar Tu Barca Con Dios

Hoy te diremos por qué enrumbar tu barca con Dios. El Señor Jesús me ha llevado por un camino que nunca hubiera podido imaginar. Cuando no había nadie a quien acudir en momentos de desesperación, él estaba allí. Cuando el mundo me fallaba y me sentía abandonado, él estaba allí con los brazos abiertos. Me enseñó paciencia, compasión y humildad cuando no tenía ninguna.

Me dio fuerza cuando sólo tenía debilidad dentro de mí. Me llenó de gratitud por todo lo que se me ha dado en esta vida cuando mi corazón estaba lleno de tristeza y dolor. En resumen, hizo posible que volviera a vivir, plenamente viva y realizada por su amor por todos nosotros.

Este artículo es el comienzo de una serie que explorará cómo podemos seguir la guía de Dios en nuestras vidas a través de la oración y la fe, utilizando una sencilla analogía: navegar en un barco con Él como capitán al timón.

Comenzaremos explorando lo que significa ser guiados por el amor de Dios hacia nosotros mientras navegamos juntos en esta vida en nuestros viajes individuales a través del espacio y el tiempo hacia la eternidad junto a Él - ¡si así lo elegimos! (¡Lo hacemos!).

Enrumbar tu barca con Dios

Índice de Contenido
  1. Jesús (Yeshua) conoce el mapa de la vida. Nosotros no.
  2. Él sabe cuál es el mejor camino que debemos tomar y en qué dirección dirigir nuestro barco.
  3. Él es nuestro guía a través de las tormentas, a través de las profundidades acuáticas donde no conocemos mapas.
  4. Él es el punto de nuestra brújula, un norte verdadero al que siempre podemos volver.
  5. Nuestra estrella es Su amor por nosotros, y nunca vacila, nunca cambia, es constante y verdadero.
  6. Él nunca nos desviará hacia el peligro, sólo hacia aquello que nos sirva mejor en esta vida y más allá.
  7. Seguir a Dios en todo no dejará que el error nos destruya.
  8. Debes enrumbar tu barca con Dios porque te ama y quiere que seas feliz
  9. Conclusión

Jesús (Yeshua) conoce el mapa de la vida. Nosotros no.

  • Dios conoce el mejor camino a tomar.
  • Cuando dudes de ti mismo, Dios dirigirá tu barco en la dirección correcta.
  • Él es tu guía a través de las tormentas y las aguas turbulentas.
  • Él es tu brújula y tu estrella cuando todo lo demás parece oscuro, nebuloso y confuso.

Él sabe cuál es el mejor camino que debemos tomar y en qué dirección dirigir nuestro barco.

Debes enrumbar tu barca con Dios porque Él conoce el mejor camino para ti.

Mira También Un paso de fe Un Paso De Fe. Predicación
  • Él sabe cuál es el mejor camino a tomar, en qué dirección dirigir nuestra nave cuando dudamos de nosotros mismos.
  • Sabe lo que hay delante y lo que hay detrás.
  • Sabe dónde estamos y nos ve en todo momento.
  • Su conocimiento de todo lo que existe es perfecto (ver Salmo 139:1-4), así que sus planes para ti y para mí también van a funcionar perfectamente.

Él es nuestro guía a través de las tormentas, a través de las profundidades acuáticas donde no conocemos mapas.

Debes enrumbar nuestra barca con Dios porque es nuestro guía a través de las tormentas, a través de las profundidades acuáticas donde no conocemos mapas, ni sextantes para ver las estrellas por las que podríamos navegar. Él es nuestro Dios, que camina con nosotros incluso cuando nos adentramos en territorio desconocido. Él camina con nosotros incluso en los mares tormentosos y en las noches oscuras de nuestra alma.

Él es el punto de nuestra brújula, un norte verdadero al que siempre podemos volver.

La punta de nuestra brújula es Dios. Él es el verdadero norte al que siempre podemos volver. Cuando te encuentres en una tormenta, cuando sientas que todo se ha desmoronado y necesites a alguien a quien acudir, éste será tu guía.

Las Escrituras nos dicen que Dios nos ha puesto como luces en el mundo (véase Filipenses 2:15). La palabra luz significa aquí "brillar o emitir luz". No sólo eres una luz para los demás; ¡también brillas para Dios! Debes ser conocido por tu fidelidad y amor a Cristo (Filipenses 1:11-12).

Nuestra estrella es Su amor por nosotros, y nunca vacila, nunca cambia, es constante y verdadero.

El amor de Dios por nosotros es incondicional. No cambia con nuestros sentimientos o acciones. El amor de Dios por nosotros es eterno, lo que significa que durará para siempre, sin principio ni fin. El amor de Dios por nosotros es infinito; no hay límites a lo que Él hará por nosotros si se lo pedimos con fe (Efesios 3:20). Por último, el amor de Dios por ti es constante: siempre estará dispuesto a perdonar tus pecados y a darte la bienvenida a casa (Juan 10:9; Romanos 5:8).

Él nunca nos desviará hacia el peligro, sólo hacia aquello que nos sirva mejor en esta vida y más allá.

  • El amor de Dios es infinito y eterno.
  • No nos desviará hacia el peligro, sólo hacia lo que nos servirá mejor en esta vida y en el más allá. Porque su amor por nosotros es infinito, eterno.

Seguir a Dios en todo no dejará que el error nos destruya.

Como navegante, me esfuerzo por mantener mi barco seguro y navegando en la dirección correcta. También quiero poder pasar tiempo de calidad con mi familia y mis amigos a bordo. Para poder cumplir estos objetivos, es importante que escuche atentamente las instrucciones de Dios. Él también te ama y quiere que seas feliz. Puedes aprender a hacerlo siguiéndole a Él en todas las cosas, porque sólo Él te conducirá a la paz eterna y al gozo eterno (Filipenses 4:7).

Debes enrumbar tu barca con Dios porque te ama y quiere que seas feliz

Dios te ama y quiere que seas feliz. Dios nunca te desviará del camino. Te dará paz y alegría para siempre, siempre que le sigas. Y nos guía a través de las tormentas de la vida, ya sean financieras, emocionales o físicas, o todas ellas. Puedes confiar plenamente en él para que se ocupe de tus necesidades.

Mira También El compromiso puede ser algo difícil. Puedes tener un compromiso con tus amigos y familia, con tu trabajo o incluso con Dios. No importa a qué te comprometas, estos versículos bíblicos sobre el compromiso pueden ayudarte a inspirarte en esta área de tu vida. Mateo 22:37 ¿Hasta qué punto estás comprometido con el amor a Dios? Si la respuesta no es "muy", entonces este versículo es para ti. Como dice Jesús en Mateo 22:37, debemos amar al Señor nuestro Dios con todo nuestro corazón, alma y mente (y fuerza). Esto significa que debemos tener un amor por Dios que no puede ser sacudido por nada ni nadie más. Nuestro amor por Él debe ser tan grande que siempre permanecerá verdadero y puro. El beneficio de tener un compromiso tan fuerte de amar a Dios es que traerá muchas bendiciones a su vida. Por ejemplo, cuando seguimos el ejemplo de Cristo al morir en la cruz por nosotros (Romanos 5:8), Él nos recompensa con la vida eterna en el cielo (Juan 10:28; Apocalipsis 2:10). Proverbios 16:3 Seguro que lo has oído antes, pero no puedo dejar de insistir en la importancia de comprometerse con el Señor. Mucha gente hace planes sin tener en cuenta la presencia de Dios en sus vidas, y por eso no los ven realizados. Si realmente quieres que algo suceda, encomiéndalo a Dios y luego observa cómo hace maravillas por ti. "Encomienda al Señor todo lo que hagas, y él establecerá tus planes". - Proverbios 16:3 Gálatas 6:9 Hay muchas razones por las que puedes sentirte tentado a abandonar tus objetivos. Al fin y al cabo, la vida está llena de altibajos, y los altibajos suelen ser bastante duros. Pero hay una clave para superar tanto los buenos como los malos momentos: la perseverancia. En Gálatas 6:9, el escritor Pablo anima a sus lectores a no cansarse de hacer buenas obras porque recogerán su cosecha siempre que no se rindan o se cansen por hacer demasiado trabajo a la vez (NLT). Si alguna vez has plantado un jardín o has empezado a hacer ejercicio regularmente con tus amigos, entonces ya conoces bien esta lección. Cuando las cosas no van bien o cuando no se cumplen nuestras expectativas (y a veces incluso cuando se cumplen), tendemos a querer una gratificación instantánea... o tal vez sólo un poco de simpatía por parte de otros que comparten nuestros desafíos. Pero, ¿y si no hubiera soluciones rápidas? ¿Y si todo funcionara exactamente según el plan de Dios? La Biblia nos dice que las cosas sí cambiarán para aquellos que creen en Él y permanecen fieles a pesar de los desafíos, así que no dejes de intentarlo sólo porque las cosas no se acomodan lo suficientemente rápido. Deuteronomio 31:6 • "Sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni los temas, porque es el Señor tu Dios quien va contigo. No te dejará ni te abandonará"- Deuteronomio 31:6 • "Porque yo estoy con vosotros, dice Yahveh, para salvaros; porque acabaré con todas las naciones entre las que os disperso". - Jeremías 30:11 • "Acuérdate que si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad". - 1 Juan 1:9 1 Tesalonicenses 5:11 He aquí algunos versículos bíblicos sobre el compromiso: • 1 Tesalonicenses 5:11 - "Por tanto, animaos unos a otros y edificaos mutuamente, como de hecho estáis haciendo." • 2 Tesalonicenses 3:12-13 - "Ahora bien, a estas personas les ordenamos y animamos en el Señor Jesucristo a que hagan su trabajo tranquilamente y se ganen el sustento." • Hebreos 3:13-14 - "Pero exhortaos unos a otros cada día, mientras se llame Hoy, para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. Porque hemos llegado a ser partícipes de Cristo si mantenemos firme el principio de nuestra seguridad hasta el final." • 1 Tesalonicenses 4:9-10 - "Pero en cuanto al amor fraternal no tenéis necesidad de que nadie os escriba, porque vosotros mismos habéis sido enseñados por Dios a amaros unos a otros; pues en verdad lo practicáis con todos los hermanos en toda Macedonia." • Efesios 4:1-4 - "Por tanto, yo, preso por servir al Señor, os ruego que llevéis una vida digna de vuestra vocación, con pureza de palabra y piedad... Colosenses 3:23 Cuando leas esto, es importante recordar que estamos hablando del Señor aquí. No estamos hablando de trabajar para un amo humano. Si estás haciendo algo para un amo humano, entonces es probablemente el momento de empezar a buscar tus opciones. Pero si estás trabajando de todo corazón como alguien que trabaja para el Señor, entonces ¡felicidades! Puede que hayas encontrado tu vocación. Jeremías 29:11 La palabra "prosperidad" en este versículo es una palabra hebrea que significa "abundancia" o "riqueza". No es una coincidencia que este versículo provenga del mismo capítulo (Jeremías) que el amado Salmo 23, que habla de "pastos verdes", entre otras cosas. Al leer el salmo, observe cuántas veces encontrará palabras como "verde", "floreciente", etc. Ahora vuelve a mirar Jeremías 29:11: ¿qué notas? La palabra prosperidad aparece tres veces en este versículo. Este versículo promete la presencia de Dios con nosotros sin importar lo que nos suceda físicamente; él nos verá a través de cualquier dificultad que enfrentemos. Cantares 6:3 El amor es una elección. Es un compromiso. En el Cantar de los Cantares de la Biblia, el orador declara: "Yo soy de mi amado y mi amado es mío". Eso resume lo que Dios quiere que sientas por ti y por tu pareja: tú eres de él, y él es tuyo. No se trata de una promesa unilateral: nos la hizo el día de nuestra boda (ver Efesios 5:25). Para llevar: El compromiso es una palabra que no recibe su merecido en nuestro mundo moderno. En el mejor de los casos, queda relegada a "fobia al compromiso" y "problemas de compromiso". En el peor, es sinónimo de sufrimiento. Pero el compromiso no es sólo algo que se desea: es algo que puede mejorar tu vida. El compromiso con los objetivos te hará alcanzar más de ellos; el compromiso con las relaciones te dará relaciones más profundas; y el compromiso con la salud puede ayudarte a vivir más tiempo y más feliz. Si la Biblia tiene algo que decir sobre el compromiso, yo diría que tiene mucho. Conclusión Recuerda que el compromiso no es fácil. Estos versículos son una increíble fuente de fortaleza cuando te comprometes con tus metas y sueños. También te recuerdan que Dios quiere que tengas éxito y que, si te esfuerzas, te ayudará a que tus planes se hagan realidad. Lo único que se interpone en tu camino eres tú mismo. Versículos Bíblicos Sobre El Compromiso

Conclusión

Mantén tus ojos en el horizonte. Puede que no te esté hablando ahora, pero lo hará. Sigue escuchando y mantén tus oídos abiertos a Él. Lo más importante es mantener tu fe y confianza en Dios. Esta es la única manera en la que podemos liberarnos realmente del miedo, la duda y la desesperación en nuestras vidas.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Por Qué Enrumbar Tu Barca Con Dios puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir