Parábola Del Hijo Pródigo

El hijo pródigo es un tema recurrente en varios de los evangelios del Nuevo Testamento. La historia habla de un hombre que abandona la casa de su padre y despilfarra su herencia en una vida desenfrenada, para volver a su padre años después sin nada. En este artículo exploraremos la relación de esta parábola con la fe cristiana y cómo puede ayudarnos a entendernos como hijos de Dios.

Parábola Del Hijo Pródigo

Índice de Contenido
  1. Cierto hombre tenía dos hijos.
  2. El menor de ellos dijo a su padre: 'Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde'.
  3. Así que dividió su riqueza entre ellos.
  4. Y no muchos días después, el hijo menor reunió todo y se fue de viaje a un país lejano.
  5. El hijo que quería dejar a su padre se dispuso a dilapidar las posesiones de su padre.
  6. Conclusión

Cierto hombre tenía dos hijos.

Cierto hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: "Padre, dame la parte de tu hacienda que me corresponde". Así que repartió su riqueza entre ellos. Poco después, el hijo menor reunió todo lo que tenía y se marchó a un país lejano [Egipto], donde derrochó su riqueza en una vida desenfrenada. Cuando lo hubo gastado todo, sobrevino una grave hambruna en aquella tierra [Egipto].

Cuando empezó a perder la esperanza, fue y se unió a uno de los ciudadanos de ese país [Egipto], que lo envió a los campos para alimentar a los cerdos. De buena gana habría llenado su estómago con las vainas que comían los cerdos; pero nadie le dio nada. Entonces volvió en sí y dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan más que suficiente para ellos! Pero yo me muero de hambre.

El menor de ellos dijo a su padre: 'Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde'.

El hijo menor estaba impaciente. El menor le dijo a su padre: "Padre, dame mi parte de los bienes". El hijo menor fue irrespetuoso. No dijo "por favor" cuando pidió su parte de los bienes, ni siquiera dio las gracias a su padre por lo que le habían dado. Por eso, no es de extrañar que el hermano mayor se pusiera furioso con él y deseara que no hubiera vuelto a casa.

El hermano menor era egoísta: Además de ser impacientes e irrespetuosos con su padre, muchos hijos pródigos tienen también una naturaleza intrínsecamente egoísta (aunque no siempre es así). Cuando abandonan el hogar y se van a tierras extranjeras sin ninguna responsabilidad, son libres de gastar dinero en sí mismos sin pensar en las necesidades o deseos de los demás. Esto puede llevarles por caminos oscuros con el tiempo si no se corrige a una edad temprana.

Mira TambiénJeremías 33:6Bosquejo Bíblico De Jeremías 33:6

Así que dividió su riqueza entre ellos.

El padre no le dio al hijo su parte de los bienes hasta que regresó a casa. Cuando regresó, tomó su parte de los bienes y se marchó a casa. El hijo tomó su parte de los bienes y se fue a despilfarrar la riqueza de su padre en una vida holgada; siguió gastando a manos llenas en fiestas salvajes y prostitutas.

Y no muchos días después, el hijo menor reunió todo y se fue de viaje a un país lejano.

El hijo menor, que en la historia se llama "el hijo pródigo", quería dejar a su padre. Quería despilfarrar las posesiones de su padre y ver el mundo. Quería experimentar la vida en todo su esplendor, así que se fue de viaje a un país lejano.

El hijo pródigo no volvió a casa hasta que lo perdió todo y estuvo a punto de morir en la calle. En ese momento, su padre le recibió con los brazos abiertos y le dijo: "¡Mi hijo estaba muerto y ahora ha vuelto a la vida! Hemos estado de luto por él estos últimos meses".

El hijo que quería dejar a su padre se dispuso a dilapidar las posesiones de su padre.

Es una historia de despilfarro. El hijo quería dejar a su padre, así que se dispuso a despilfarrar las posesiones de su padre. Malgastó su dinero y malgastó su tiempo, y al hacerlo, acabó malgastando su vida.

Lo mismo podría decirse de nosotros hoy al leer esta parábola: no basta con que hagamos planes para nosotros mismos o para nuestras familias; esos planes deben ser buenos, que nos lleven en direcciones saludables y nos ayuden a crecer más cerca de Dios y de los demás.

Conclusión

El hijo pródigo es un relato corto de William Faulkner que se publicó por primera vez en 1929. La historia sigue a los dos hijos de un acaudalado agricultor cuando abandonan su hogar por caminos diferentes y aprenden de sus experiencias. El hijo mayor se queda en casa y trabaja con su padre, mientras que el hijo menor se marcha para perseguir sus propios intereses. Cuando regresa a casa muchos años después, descubre que su padre le ha perdonado por haberse ido.

Mira También2 Samuel 1:26Bosquejo Bíblico De 2 Samuel 1:26

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Parábola Del Hijo Pródigo puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir