No Juzguéis Para Que No Seáis Juzgados

No juzguéis para que no seáis juzgados. Esta es una de las frases más citadas erróneamente en la Biblia cristiana. ¿Qué significa juzgar? ¿Y por qué no debes juzgar si no quieres ser juzgado? La respuesta podría sorprenderle: juzgar forma parte de la vida cotidiana.

De hecho, hay ciertos momentos en los que tenemos la obligación de juzgar a otra persona, si somos jueces del estado. Pero no estamos hablando de esto. Sigamos leyendo para entender de qué se trata este tema de acuerdo a la biblia.

Índice de Contenido
  1. La opinión de la Biblia sobre los juicios es un poco complicada.
  2. Comencemos con lo que dice la Biblia.
  3. Hay varios lugares en la Biblia cristiana donde Jesús habla de juzgar.
  4. Mateo 7 enseña "No juzgues".
  5. Mateo 7 también dice 'No des lo que es santo a los perros'.
  6. Juan 7 y 8
  7. Algunos interpretan que las figuras de autoridad no deberían juzgar los crímenes.
  8. Hay que juzgar.
  9. Otra escuela de cristianismo es el calvinismo.
  10. No juzgues a las personas excesivamente y asegúrate de tener pruebas.
  11. Qué significa no juzgues para que no seas juzgado
  12. Conclusión

La opinión de la Biblia sobre los juicios es un poco complicada.

No juzguéis para que no seáis juzgados

Hay muchos puntos de vista diferentes sobre el juicio. Veamos algunos de ellos:

  • No es un pecado juzgar. De hecho, Dios mismo ha juzgado a personas en la Biblia (por ejemplo, Noé, Abraham y Moisés).
  • Tampoco es algo correcto. Dios espera que hagamos juicios sobre nuestro propio comportamiento, pero no quiere que juzguemos a otras personas porque no tenemos todos los datos sobre sus vidas o situaciones (ver Mateo 7:1-5; 1 Pedro 4:8).
  • ¡Juzgar a los demás ni siquiera es necesario! Se supone que debemos amar a todos y tratarlos con respeto sin importar si han hecho cosas buenas o malas (Mateo 7:1-5). Si seguimos esta regla nosotros mismos, no importará lo que hagan los demás porque no nos preocuparemos por ser juzgados por ellos, sino que nos centraremos en amarlos incondicionalmente.

Comencemos con lo que dice la Biblia.

Empecemos con lo que dice la Biblia:

  • "No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados". (Lucas 6:37)
  • "Pero el que mira la ley perfecta de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en su obra". (Santiago 1:25)

El mensaje es claro. No debemos juzgar a los demás por sus pecados. Sólo debemos juzgarnos a nosotros mismos. Debemos mirar nuestros propios corazones y tratar de librarnos del pecado a medida que avanzamos en la vida, porque en última instancia depende de nosotros si aceptamos a Jesucristo en nuestros corazones o lo rechazamos.

Recomendado:  Explicación De 1 Samuel 16

Hay varios lugares en la Biblia cristiana donde Jesús habla de juzgar.

Hay varios lugares en la Biblia cristiana donde Jesús habla de juzgar. En Mateo 7:1-5, dice que la gente no debe criticar a los demás porque pueden ser culpables de lo mismo. También dice a sus seguidores que no juzguen basándose en las apariencias externas, sino en lo que hay dentro del corazón de alguien. En Lucas 6:37, Jesús dice a sus discípulos que no deben juzgar a los demás porque no saben cuáles son sus intenciones y Dios conoce sus corazones mejor de lo que nadie puede conocerlos.

Mateo 7 enseña "No juzgues".

Puedes encontrar el pasaje completo en Mateo 7:1-2. El mensaje clave es este: "No juzguéis, para que no seáis juzgados". Esto significa que antes de juzgar a otra persona, debes examinar primero tus propias acciones y motivos. En otras palabras, si quieres saber si algo está bien o mal, ¡mira cómo te afecta a TI y a TU vida!

Mateo 7 también dice 'No des lo que es santo a los perros'.

Es un error común pensar que la Biblia dice "no juzgues". En realidad dice "no juzguéis para que no seáis juzgados". Mucha gente no lo sabe. Pero lo que dice Mateo 7 es que también dice "No deis lo santo a los perros". Así que piensa en tu juicio como una perla, o en tu opinión como algo santo, y piensa en cómo te sentirías si alguien se lo diera a un perro.

De hecho, creo que le damos demasiada importancia a juzgar a los demás y a sus acciones en general. Todos lo hacemos; ¡es natural tener opiniones sobre las cosas!

Y a nadie le gusta ser juzgado por extraños que no hacen más que hacer suposiciones sobre ellos basándose en su aspecto o en lo que llevan puesto, pero cuando dejas de pensar en otras personas y te centras sólo en ti mismo, de repente todo el mundo parece juzgarte a TI todo el tiempo porque se preguntan: "¿Qué tipo de persona se pondría esta ropa?"

Juan 7 y 8

En el primer capítulo, Jesús dice "El que esté libre de pecado entre vosotros, que sea el primero en tirarle una piedra". Luego añade: "También os digo que si alguno de vosotros está libre de pecado, que sea el primero en tirarle una piedra". Los escribas y los fariseos dejaron sus piedras y se fueron retirando uno a uno, empezando por el mayor, hasta que sólo quedó Jesús en aquel lugar donde habían estado. (Juan 8:2-11)

Recomendado:  Josué Y La Tierra Prometida Capítulo 22

¿Qué significa esto? Significa que no podemos juzgar a los demás porque no conocemos todas sus circunstancias o lo que les ha llevado a su condición o situación actual. Esto también significa que si alguien ha pecado contra nosotros pero se arrepiente y pide perdón sinceramente, entonces debemos perdonarlo como Dios nos perdona cuando nos arrepentimos y pedimos Su perdón (1 Juan 1:9).

Algunos interpretan que las figuras de autoridad no deberían juzgar los crímenes.

Algunas personas interpretan este pasaje en el sentido de que las figuras de autoridad, como los jueces y los policías, no deben juzgar los delitos. Otros creen que el pasaje se refiere sólo a los juicios personales sobre las acciones y el comportamiento de otras personas. El término "juez" se utiliza en diversos contextos en la Biblia. Por ejemplo:

  • El buen libro dice "no juzgues". Esto puede ser interpretado como "no condenar".
  • El buen libro también dice: "[...] el que esté libre de pecado que tire la primera piedra". En otras palabras, todos somos pecadores y debemos ser perdonados por nuestros errores.

Hay que juzgar.

En este caso, "no juzgues" significa que debes evitar juzgar a los demás por sus acciones y comportamiento. Sin embargo, hay una advertencia: si alguien te pide tu opinión sobre algo o cómo te sientes al respecto, entonces no dudes en hacerlo, pero no los juzgues cuando hagan algo que contradiga tus creencias. Si alguien me pregunta si debería ir a la universidad o montar su propio negocio, le diré lo que pienso sobre ambas opciones.

Si me dicen que van a crear un negocio en lugar de ir a la universidad porque todos sus amigos lo están haciendo y parece una forma fácil de librarse de las deudas de la escuela (o la razón que sea), entonces les diré por qué crear un negocio no es necesariamente más fácil que quedarse en la escuela y pagar los préstamos estudiantiles (o la razón que sea).

Pero no diré nada sobre el tipo de persona que es según el camino que elija; después de todo, ¡todos somos seres humanos que se enfrentan a retos similares cada día!

Otra escuela de cristianismo es el calvinismo.

Hay otra escuela del cristianismo que tiene una visión diferente sobre la salvación y el propósito de la gracia de Dios. Los calvinistas creen en la predestinación, lo que significa que Dios ya ha determinado quién irá al cielo y quién se condenará antes de crear el mundo.

Recomendado:  Explicación Bíblica De Levítico 18

En otras palabras, no importa lo que hagas en la vida: si Dios ha decidido que vas a ir al infierno, no hay nada que puedas hacer para evitarlo. Pero Jesús dijo: "No juzguéis para que no seáis juzgados".

No juzgues a las personas excesivamente y asegúrate de tener pruebas.

He aquí una pauta útil: no juzgues a la gente en exceso. Es estupendo tener normas, pero debes tener cuidado de no utilizarlas como excusa para juzgar en exceso.

No juzgues a la gente sin pruebas y asegúrate de que tus criterios son razonables y justos. Y recuerda que a veces puede ser difícil para otras personas cumplir con sus obligaciones o expectativas: puede que hayan tenido una mala infancia o que se hayan criado en un entorno desfavorecido por unos padres que no sabían lo que hacían.

Siempre que sea posible, intenta no responsabilizar a los demás de cumplir las normas de conducta que consideramos adecuadas; en su lugar, intenta preguntarte qué más puedo hacer yo mismo.

Qué significa no juzgues para que no seas juzgado

La Biblia nos dice que no debemos juzgar a los demás. ¿Qué significa eso? Bueno, no deberías juzgar a la gente de forma excesiva o dura. También debes tener cuidado de no juzgar hasta que tengas toda la historia, e incluso entonces es difícil porque a veces la gente miente. Pero si les pillan en su mentira, no deberían volver a mentir.

Está mal juzgar a alguien por algo que tú mismo has hecho o intentado hacer; esto sería hipocresía, un tipo de juicio que crea un malestar entre las personas. También está mal que alguien que no ha hecho nada (por ejemplo, un asesinato) diga que alguien que lo ha hecho es malo; eso es otro tipo de juicio, además de tener prejuicios contra quienes hacen cosas malas a veces, pero siguen siendo seres humanos como todos los demás.

Conclusión

En conclusión, la Biblia no nos dice que juzguemos a la gente todo el tiempo. Sólo debemos hacerlo si tenemos pruebas sólidas de que alguien ha cometido un delito y entonces lo denunciamos. La sociedad necesita a aquellos que hagan responsables a los demás de sus acciones, pero también debe haber un elemento de compasión por nuestra parte cuando tratamos con personas que necesitan corrección.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a No Juzguéis Para Que No Seáis Juzgados puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir