La Prosperidad De Dios

Voy a ser honesto con usted. Las escrituras que son como la fe dentro de nosotros son las que liberan el poder para vivir y caminar en la prosperidad. Sabemos por las escrituras que servimos a un Padre bueno, bueno. El quiere que prosperemos y que no tengamos miedo a la carencia, así que pidámosle diariamente esta revelación tan importante.

La Prosperidad De Dios

Índice de Contenido
  1. Las escrituras que son como la fe dentro de nosotros son las que liberan el poder para vivir y caminar en la prosperidad.
  2. Dios quiere que usted prospere.
  3. El dinero no es un dios, pero es un medio de intercambio.
  4. Si el dinero no es tu dios, entonces no tienes miedo de perderlo.
  5. La prosperidad no significa tener dinero o cosas.
  6. La pobreza no tiene que ser tu forma de vida.
  7. Vive de manera que lo recibas de la Fuente y puedas darlo sin miedo a perderlo.
  8. Sabemos por las escrituras que servimos a un Padre bueno, bueno.
  9. Pidamos que nuestras mentes se renueven en esta área, para que no temamos la carencia y caminemos en la prosperidad.
  10. Conclusión

Las escrituras que son como la fe dentro de nosotros son las que liberan el poder para vivir y caminar en la prosperidad.

Veras, las escrituras que son como la fe dentro de nosotros son las que liberan el poder para vivir y caminar en la prosperidad. Las escrituras que liberan este poder serian tambien aquellas que tienen una cualidad de fe dentro de ellas.

Esto es porque es muy fácil quedar atrapados en nuestras propias necesidades, deseos, anhelos e ideas de lo que queremos, y olvidarnos de la voluntad de Dios. Es por esto que es importante permitirse un tiempo cada día para meditar en la palabra de Dios y permitir que Su espíritu lo llene con Su verdad.

Dios quiere que usted prospere.

Hay muchas razones por las que Dios quiere que usted prospere. La razón más importante es que la prosperidad ayuda a establecer tu relación con Dios y con los demás. Por ejemplo, cuando eres rico y famoso, la gente te amará simplemente por lo que eres (en lugar de tratar de usarte o manipularte).

Recomendado:  Predicación Sobre La Prosperidad

Tus amigos querrán estar cerca de ti porque encuentran alegría en estar cerca de aquellos que son felices y prósperos en lugar de aquellos que son infelices o están en bancarrota todo el tiempo. Además, ser próspero te permite tener más oportunidades de retribuir, ya sea ayudando a amigos necesitados o proporcionando recursos a los menos afortunados que tú.

El dinero no es un dios, pero es un medio de intercambio.

El dinero no es un dios, pero es un medio de intercambio. La Biblia nunca llama malo al dinero, ni dice que no se deba tener. El dinero fue creado por Dios para ser utilizado como medio para facilitar las transacciones entre los miembros de la sociedad.

Cuando usamos el dinero para pagar bienes o servicios, simplemente estamos intercambiando nuestro propio trabajo para obtener lo que Dios nos ha proporcionado la capacidad de producir (de su creación).

El dinero puede ser bueno o malo dependiendo de cómo lo usemos; si lo usamos para buenas causas o para ganancias egoístas. El dinero siempre debe servirnos, y no al revés. Así que si sientes que tu situación financiera es algo por lo que vale la pena orar, ¡entonces empieza por ahí!

Si el dinero no es tu dios, entonces no tienes miedo de perderlo.

Si eres creyente, debes saber que el dinero no es la fuente de la felicidad. El dinero es un medio de intercambio y puede ayudarte a hacer muchas cosas en la vida. Por ejemplo, te permitirá construir una casa para ti o para los miembros de tu familia, enviar a tus hijos a la escuela, alimentarlos cuando tengan hambre y comprar materiales para sus proyectos escolares.

Te permitirá viajar por el mundo si es tu deseo hacerlo. A veces la vida tiene tantos desafíos que uno no sabe cómo los superará, pero con Dios de su lado, uno puede ser lo suficientemente fuerte no sólo físicamente sino también mentalmente.

La prosperidad no significa tener dinero o cosas.

Si no estás seguro de lo que es realmente la prosperidad, es un estado mental. También es un estado de ser y un estado del corazón y del alma. La prosperidad es la abundancia de Dios fluyendo en tu vida. No es tener dinero o cosas; es una actitud que dice "¡voy a prosperar hoy!". La prosperidad puede venir en muchas formas: riqueza, buena salud, paz en el hogar... ¡lo que sea que necesites para vivir tu mejor vida!

Recomendado:  Palabra De Abundancia Según La Biblia

La pobreza no tiene que ser tu forma de vida.

Si has tenido una vida dura, Dios conoce tu dolor. Quiere bendecirte. No te engañes pensando que la pobreza es el camino de los justos. No es así. Dios nos promete prosperidad y abundancia si le somos fieles. El dinero no compra la felicidad.

El dinero puede ser una parte importante de la vida, pero no es un fin en sí mismo. El dinero también puede ser una fuente tanto de bien como de mal, dependiendo de cómo lo usemos o lo mal empleemos. Los que aman el dinero nunca tendrán suficiente; los que aman a Dios encontrarán la verdadera satisfacción (Filipenses 4:19).

Vive de manera que lo recibas de la Fuente y puedas darlo sin miedo a perderlo.

Es la Fuente de la prosperidad. La Fuente es Dios, y Él es quien provee esta riqueza: el oro, la plata y otros recursos que necesitas para ser próspero. Entonces, ¿cómo la recibes de Él? Es fácil: ¡sólo tienes que pedírselo! De hecho, hay muchas maneras diferentes en que podemos pedirle a Dios ayuda cuando se trata de nuestras finanzas.

Por ejemplo, si estamos teniendo problemas para pagar nuestras cuentas o llegar a fin de mes (lo cual he vivido), entonces todo lo que tenemos que hacer es sentarnos con nuestras chequeras (o cualquier registro que llevemos) y escribir una cantidad en la parte superior de cada página que diga "semilla de oración".

Entonces, cada vez que hagamos un depósito en nuestras cuentas bancarias o pongamos dinero en las cuentas de ahorro -cualquier cosa así- ¡estamos poniendo semillas de oración en esos fondos también! Estas oraciones crecerán hasta convertirse en árboles cuyo fruto nos alimentará en tiempos de necesidad (Mateo 7:7-8). Puede que no obtengas exactamente lo que pediste de inmediato, pero eventualmente Dios nos dará todo lo que Él sabe que es mejor para nosotros, ¡porque nos ama mucho!

Recomendado:  Ministrando La Liberación Del Alma

Sabemos por las escrituras que servimos a un Padre bueno, bueno.

Las escrituras que son como la fe dentro de nosotros son las que liberan el poder para vivir y caminar en la prosperidad. Dios quiere que prosperes, pero no quiere que seas materialista. Él no quiere que tengas dinero sólo para que puedas comprar más cosas o estar a la altura de tu vecino. Él quiere que prosperes para que cuando te pida algo, como dar generosamente o sacrificar algo en el trabajo para su propósito, no te resulte difícil por tus circunstancias.

El dinero no es un dios, pero es un medio de intercambio por bienes y servicios o cualquier otra cosa que necesitemos (comida, vivienda, etc.). Es importante que entendamos este concepto antes de avanzar en nuestro estudio sobre la prosperidad financiera en esta lección Módulo 3: La prosperidad de Dios en nosotros.

Si no entendemos lo que el dinero realmente significa entonces no podemos caminar en la verdadera riqueza porque el miedo entrará en juego cuando Dios nos pida dar o sacrificar financieramente para su propósito.

Pidamos que nuestras mentes se renueven en esta área, para que no temamos la carencia y caminemos en la prosperidad.

He aquí un resumen de los hechos:

  • Dios es bueno. Él es bueno, y quiere que tengas cosas buenas. Y ha hecho provisión para tu prosperidad a través de su Hijo, Jesucristo.
  • Puedes recibir de la fuente, y dar sin miedo a perderlo. De hecho, ¡dar desde un corazón de amor hacia los demás trae gran alegría!

Conclusión

Dios quiere que prosperes, pero no sólo para tu propio beneficio. Dios quiere que usted prospere de tal manera que pueda ayudar a otros que todavía están atrapados en su mentalidad de pobreza. Esto requiere un cambio de mente y de corazón de tu parte, pero bien vale la pena si realmente quieres lo mejor de Dios para ti y para los que te rodean.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Prosperidad De Dios puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir