La pasión de Cristo – Cómo se interpreta

La pasión de Cristo según el enfoque cristiano, se refiere a la agonía y sufrimiento que vivió Jesús de Nazaret, desde su oración en el huerto de Getsemaní (antes de ser capturado) hasta su muerte en la cruz del calvario. Desde el punto de vista etimológico, procede del término latino passio, y a su vez deriva de pati, que significa “sufrir”, “padecer” y “aguantar”

En este sentido, la pasión de Cristo encierra los sufrimientos que Jesús tuvo que padecer en este mundo, y representa el enfoque central de la fe cristiana. Nuestro Señor Jesús tuvo que sufrir luego de ser condenado a muerte por de las autoridades de aquel tiempo, debido a que interpretaron su mensaje religioso como una amenaza para el status quo.

Índice de Contenido
  1. La pasión de Cristo – Cómo se interpreta
  2. Reflexión sobre la pasión de Cristo de acuerdo al Evangelio de San Lucas
    1. 1.- Preparación de la última cena
    2. 2.- En el Getsemaní
    3. 3.- La prisión de Cristo
    4. 4.- La negación de Pedro
    5. 5.- Camino al calvario
    6. 6.- Muerte de Jesucristo
    7. 7.- Glorificación de Cristo por el centurión y asistentes
    8. 8.- La sepultura

La pasión de Cristo – Cómo se interpreta

Dentro del enfoque del cristianismo, la pasión y muerte de Jesús de Nazaret se interpreta como un sacrificio que se llevó a cabo para la salvación de la humanidad y que conduce a la resurrección, siendo esto un acto glorioso que revela el gran poder de Dios. De igual forma la resurrección afianza la figura de Jesús como hijo de Dios y acentúa la fe cristiana en la vida eterna.

La pasión de Cristo asimismo es interpretada como una expresión de la coherencia de Jesucristo con relación a su mensaje. Pero sin lugar a dudas representa principalmente un símbolo de amor hacia la humanidad, en la cual venció a la muerte para darnos vida eterna. Tal como lo señalan las Sagradas Escrituras:

“Ved ahora que yo, yo soy el Señor, y fuera de mí no hay dios. Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano” (Deuteronomio 32:39)

Por otra parte, la pasión de Cristo es interpretada como el sacrificio supremo, según el enfoque teológico, en el cual todos los pecados de la humanidad son perdonados y justificados por Nuestro Señor Jesucristo.

Mira También El tribunal de Cristo – Cuál es el significado, quiénes comparecerán, dónde y cuándo El tribunal de Cristo – Cuál es el significado, quiénes comparecerán, dónde y cuándo

Por esta razón, para el creyente, el sacrificio encierra el aspecto simbólico y espiritual como una expresión del amor al Señor y a los hermanos, debido a no existe sacrificio mayor que el de Jesucristo.

Reflexión sobre la pasión de Cristo de acuerdo al Evangelio de San Lucas

La pasión de Cristo es un acto de amor, donde se describe la vida, muerte y resurrección de Jesús cuando vino a este mundo. Es importante analizar cada aspecto de este hecho tan importante para la vida de un creyente. Al respecto podemos considerar los siguientes hechos:

1.- Preparación de la última cena

En la última cena, Jesucristo se reunió con sus discípulos para cenar, y ahí partió el pan y tomó el vino y les dijo lo que pasaría. Reveló el sacrificio en la Cruz del Calvario donde se daría lugar al hecho más importante en la historia de la humanidad.

En esta cena reveló la traición de uno de sus discípulos llamado Judas: “Entonces Satanás entró en Judas, llamado Iscariote, que pertenecía al número de los doce; 4y él fue y discutió con los principales sacerdotes y con los oficiales sobre cómo se lo entregaría. Ellos se alegraron y convinieron en darle dinero. Él aceptó, y buscaba una oportunidad para entregarle, sin hacer un escándalo” (Lucas 22:3-6)

De igual forma en esta cena tan simbólica revela la negación de Pedro, quien lo negaría tres veces. Esto se puede apreciar en las Sagradas Escrituras:

“Simón, Simón, mira que Satanás os ha reclamado para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado, fortalece a tus hermanos. Y Pedro le dijo: Señor, estoy dispuesto a ir contigo tanto a la cárcel como a la muerte. Pero Jesús le dijo: Te digo, Pedro, que el gallo no cantará hoy hasta que tú hayas negado tres veces que me conoces” (Lucas 22:31-34)

Mira También El buen pastor – Características que lo definen El buen pastor – Características que lo definen

2.- En el Getsemaní

El relato de Lucas acerca de la oración de Cristo en Getsemaní es el más resaltante. Su tristeza y su dolor manifiestan la agonía que estaba viviendo al tener que dar su vida por cada uno de nosotros. Tal como lo señala la palabra:

“Y se apartó de ellos como a un tiro de piedra, y poniéndose de rodillas, oraba, diciendo: Padre, si es tu voluntad, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Entonces se le apareció un ángel del cielo, fortaleciéndole. Y estando en agonía, oraba con mucho fervor; y su sudor se volvió como gruesas gotas de sangre, que caían sobre la ti” (Lucas 22:41-43)

Aquí se puede notar que en medio de la angustia, él oraba con más fervor, y su sudor era como gotas de sangre que corrían hasta el suelo, y la razón teológica de este hecho fue la visión sobrenatural que tenía con respecto al pecado de la humanidad.

3.- La prisión de Cristo

En el evangelio de Lucas se narra el prendimiento de Cristo, debido a la traición de Judas, quien con un beso lo vendió por dinero:  “y discutió con los principales sacerdotes y con los oficiales sobre cómo se lo entregaría. Ellos se alegraron y convinieron en darle dinero”  (Lucas 22: 4-5)

Pedro busca defender a Jesús e hiere a un soldado en la oreja, a fin de evitar el arresto. Sin embargo Cristo sabía cuál era su propósito y con sus manos sanó la oreja del hombre como acto de misericordia en medio de una captura tan humillante e injusta.

4.- La negación de Pedro

El tema de las negaciones de  Pedro es un hecho muy conocido problema ya clásico. A pesar de que este discípulo había presenciado todos los milagros, prodigios y maravillas de Jesús, Pedro se dejó llevar por el miedo y la incredulidad, y por eso lo negó tres veces:

Mira También Pasos para atraer la presencia de Dios a tu vida - Y cómo lograr qué esto suceda Pasos para atraer la presencia de Dios a tu vida - Y cómo lograr qué esto suceda

“Y una sirvienta, al verlo sentado junto a la lumbre, fijándose en él detenidamente, dijo: También este estaba con Él. Pero él lo negó, diciendo: Mujer, yo no le conozco. Un poco después, otro al verlo, dijo: ¡Tú también eres uno de ellos! Pero Pedro dijo: ¡Hombre, no es cierto Pasada como una hora, otro insistía, diciendo: Ciertamente este también estaba con Él, pues él también es galileo. Pero Pedro dijo: Hombre, yo no sé de qué hablas. Y al instante, estando él todavía hablando, cantó un gallo” (Lucas 22:56-60)

Te puede interesar leer: Los discípulos de Jesús - Características de algunos discípulos de Jesús

En este sentido, Pedro negó a Jesús tres veces tal como había sido anunciado en la santa cena del Señor. Este hecho marcó pauta en la historia de la humanidad, ya que tiempo después de esto, Pedro fue llamado a pastorear las ovejas y a ser pescador de hombres. Dejar su vida pasada y comenzar una nueva vida en Cristo.

5.- Camino al calvario

Una vez que Jesús fue sentenciado a ser crucificado en la cruz del calvario, tuvo que cargar con su cruz luego de haber recibido fuertes latigazos que lo dejaron en muy mal estado de salud.

Esas llagas representan nuestra sanidad porque por sus llagas fuimos curados, tal como lo expresa la palabra: “Mas Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y por sus heridas hemos sido sanados” (Isaías 53:5)

En este sentido, la pasión de Cristo implicó sufrimiento, llanto, miedo, agonía, humillación, injusticia. Todo lo que sufrió Jesús por cada uno de nosotros, por eso debemos glorificar su nombre y hacer su perfecta voluntad.

Mira También El hombre rico que se engañó así mismo - Reflexiones El hombre rico que se engañó así mismo - Reflexiones

6.- Muerte de Jesucristo

Cuando Cristo murió, el sol se eclipsó y la oscuridad cubrió toda la tierra, y el velo se rompió:  “Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. Y el sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad. Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró” (Lucas 23:44-47)

La pasión de Cristo
La pasión de Cristo

En este pasaje podemos ver que Jesucristo encomendó su espíritu, él entregó su vida por voluntad propia, es decir que nadie le quitó la vida sino que él la entregó por amor a cada uno de nosotros. Esta es su pasión, su amor, su entrega, su sacrificio.

7.- Glorificación de Cristo por el centurión y asistentes

Luego de la muerte de Cristo se pudo escuchar el estruendo y cuando el centurión vio lo que había pasado, alabó a Dios, exclamando: “Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: Verdaderamente este hombre era justo. Y toda la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que había acontecido, se volvían golpeándose el pecho. Pero todos sus conocidos, y las mujeres que le habían seguido desde Galilea, estaban lejos mirando estas cosas”(Lucas 23:47-49      )

En este sentido, el centurión supo que Jesús era el hijo de Dios y lo reconoció como el Señor de Señores. Además de él, la muchedumbre que asistió a la crucifixión de Cristo puedo ver lo sucedido, el estruendo, las tinieblas, el terremoto, la rasgadura del velo. Y todos comenzaron a darse golpes de pecho como señal de arrepentimiento por haber dado muerte al hijo de Dios, al Mesías, al Rey de los Judios, tal como se puede apreciar en la palabra:

“Y toda la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que había acontecido, se volvían golpeándose el pecho. Pero todos sus conocidos, y las mujeres que le habían seguido desde Galilea, estaban lejos mirando estas cosas” (Lucas 23:)

En este sentido, la muerte de Cristo venció a Satanás a través del sacrificio perfecto en la Cruz del Calvario, en la cual siendo inocente se entregó por amor a nosotros. Se despojó de su posición de Rey para darnos vida eterna, por eso merece toda la gloria y toda la honra.

Mira También Fidelidad a los mandamientos de Dios para una vida victoriosa  Fidelidad a los mandamientos de Dios para una vida victoriosa 

8.- La sepultura

La sepultura de Cristo fue un acto que marcó el inicio de algo grande que estaba por acontecer, la profecía se había concretado y con su muerte, venció a la misma muerte. De esta manera fue sepultado:

“Había un varón llamado José, de Arimatea, ciudad de Judea, el cual era miembro del concilio, varón bueno y justo. Este, que también esperaba el reino de Dios, y no había consentido en el acuerdo ni en los hechos de ellos, fue a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. Y quitándolo, lo envolvió en una sábana, y lo puso en un sepulcro abierto en una peña, en el cual aún no se había puesto a nadie. Era día de la preparación, y estaba para comenzar el día de reposo. Y las mujeres que habían venido con él desde Galilea, siguieron también, y vieron el sepulcro, y cómo fue puesto su cuerpo. Y vueltas, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el día de reposo conforme al mandamiento” (Lucas 23:50-56)

En este sentido, la pasión de Cristo resalta el hecho histórico más importante en la historia de la humanidad, donde el sacrificio del hijo de Dios cambió el curso de la historia y marcó pauta a nivel mundial.

Representa el hecho más conocido y trascendental de la historia. Revela el acto de amor más puro de Dios hacia su creación, donde somos justificados mediante la sangre de Cristo, somos perdonados delante del Padre Celestial.

Nuestro Señor Jesucristo nos regaló el tesoro más preciado de la salvación, el cual se nos ha otorgado por gracia, no porque nosotros seamos buenos sino porque él es bueno y su misericordia es para siempre. Al respecto la biblia señala lo siguiente:

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:8-10)

Mira También Devocionales cristianos La lección del Padre a sus hijos  Devocionales cristianos La lección del Padre a sus hijos 

Por esta razón es importante conocer la pasión de Cristo y saber que cada hecho presentado en los evangelios tiene una razón de ser, un propósito determinado, donde se señala la perfecta voluntad del Señor a cabalidad.

Puedes leer: Llamados a reinar en Cristo – Qué implica este llamado

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La pasión de Cristo – Cómo se interpreta puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir