La Incredulidad Del Creyente

Hoy hablaremos de la incredulidad del creyente. Cuando era niño, me sentía muy solo. Mi madre y mi padre no tenían tiempo para mí, así que mis abuelos se ocupaban de mí. Pero mi abuelo tenía problemas con el alcohol y pasaba gran parte de su tiempo bebiendo en lugar de hacer otra cosa. Mi abuela lo amaba profundamente a pesar de este defecto y no lo dejaba.

Ella creía en su capacidad de cambiar, aunque él nunca podría cambiar por su adicción. Con el tiempo, ella murió de un cáncer que surgió de su creencia en que él cambiaría algún día, ¡y él nunca cambió!

La incredulidad del creyente

Índice de Contenido
  1. ¿Cómo es posible que un creyente pueda tener incredulidad?
  2. Ah, sí. Tiene usted razón.
  3. Entonces, ¿por qué tengo incredulidad?
  4. Creer en Dios.
  5. Cuanto más creas en Dios menos creerás en ti mismo
  6. Conclusión

¿Cómo es posible que un creyente pueda tener incredulidad?

La incredulidad es una rebelión contra Dios, y un creyente es un verdadero amigo de Dios. Como ha quedado claro en la sección anterior, la incredulidad es una rebelión contra Dios. La Biblia dice que Dios nos da la fe y que si no tenemos fe en Él es porque no la queremos (ver Romanos 1:18-21). ¿Pero cómo puede ser esto cierto si la incredulidad es una rebelión contra Dios? ¿Cómo puede un creyente que realmente ama a Dios ser culpable de rebelión?

Hay dos maneras de ver esta cuestión: una desde fuera de la Escritura y otra desde dentro de la Escritura. Desde fuera de las páginas de la Biblia, parece que no debería haber ninguna contradicción entre estas dos afirmaciones: "Dios nos da la fe" y "si no tenemos fe en Él, es porque no la queremos". Sin embargo, cuando se mira sólo a través de la lente de la revelación bíblica -en otras palabras, qué dice Dios sobre por qué la gente tiene o no tiene fe- es donde las cosas se ponen interesantes.

Ah, sí. Tiene usted razón.

Su amigo se equivoca. Creer en Dios no es un signo del creyente, sino del incrédulo. Es una hermosa paradoja: creer en Dios es un signo de falta de fe y de incredulidad. O tal vez se podría decir que creer en Dios es un acto de amor hacia uno mismo y hacia los demás, o que creer en Dios aporta sabiduría a los que la buscan; y sin embargo, tales actos son signos de duda, desesperación e insensatez cuando provienen de personas que se niegan a creer que pueda haber algo más allá de este mundo (o incluso dentro de él).

Mira También Josafat Predica Sobre La Victoria De Josafat

La fe proviene de la comprensión de la naturaleza de la realidad y de cómo nos relacionamos con ella; la fe requiere razón y lógica; la fe requiere humildad ante el propio Creador; la fe requiere conciencia de sí mismo así como compasión por los demás; ¡todos estos son rasgos que sólo se encuentran entre los que no creen! El verdadero creyente nunca profesará su propia bondad; siempre asumirá su indignidad ante su Señor y, por lo tanto, nunca juzgará a nadie basándose en cualquier apariencia externa o posesiones materiales."

Entonces, ¿por qué tengo incredulidad?

No es un pecado tener incredulidad. Puede parecer un pecado, pero no lo es. De hecho, tu incredulidad es un signo de humildad y sabiduría. He aquí por qué:

  • La incredulidad es un signo de humildad porque muestra que eres consciente de tus propias limitaciones y no presumes de saberlo todo sobre Dios o sus planes para nosotros.
  • La incredulidad es un signo de sabiduría porque muestra que entiendes la naturaleza de la soberanía de Dios, lo que significa que Él tiene control sobre todas las cosas (incluyendo nuestros pensamientos).
  • La incredulidad es también un signo de fe, porque cuando tienes dudas sobre algo, significa que confías en Dios lo suficiente como para saber que lo que sucede debe ser correcto... ¡porque Él lo ha planeado así!
  • Por último, hay ocasiones en las que no creer puede ser en realidad un acto de amor: por ejemplo, si creer significaría perjudicar a otra persona (o a ti mismo) más a largo plazo que lo que podría ocurrir ahora simplemente por dedicar tiempo a sus preocupaciones."

Creer en Dios.

  • Creer en Dios es creer en su palabra.
  • Creer en Dios es creer en sus promesas.
  • Creer en Dios es creer en su poder.
  • Creer en Dios es amarlo y confiar en Él, a pesar de que no nos da lo que queremos, o lo que creemos que necesitamos para que nuestra vida sea completa; ni tampoco responde siempre a nuestras oraciones cuando lo pedimos en el momento y la forma que nos parece mejor.*

Cuanto más creas en Dios menos creerás en ti mismo

La incredulidad del creyente es una paradoja. La incredulidad del creyente es una paradoja porque no es posible tener incredulidad sin creer en algo. Cuanto más crees en Dios, menos crees en ti mismo.

¿Pero qué significa esto? Significa que cuando pensamos que sabemos quién es Dios y lo que puede hacer, en realidad no sabemos nada en absoluto sobre Él o su capacidad para salvarnos de nuestros pecados.

En otras palabras: Cuando decimos "ya no creo en Dios", en realidad estamos diciendo "ya no confío en Dios como antes; ahora dudo de su poder y su bondad".

Conclusión

La incredulidad del creyente es un concepto muy interesante. Es algo con lo que mucha gente lucha y es algo en lo que yo mismo he estado pensando recientemente. Creo que el punto en el que la mayoría de la gente empieza a cuestionar su fe es cuando se da cuenta de que está pasando por algún tipo de prueba o sufrimiento.

Mira También Corazón Predicación Bíblica Sobre El Corazón

Se preguntan por qué están siendo probados de esta manera, pero no tardan en recordar todas esas historias sobre Job o José o María Magdalena y se dan cuenta de lo mucho que podrían ser las cosas si Dios no estuviera allí ayudándoles durante estos tiempos difíciles.

Conclusión: La conclusión es que todo el mundo pasa por pruebas y sufrimientos en algún momento de su vida (la Biblia tiene muchos ejemplos). Pero mirar hacia atrás y ver esos desafíos nos da la oportunidad de reflexionar, crecer y, finalmente, agradecer a Dios Todopoderoso (o a Ella misma).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Incredulidad Del Creyente puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir