Impedimentos Para Una Bendicion

Hoy hablaremos de los impedimentos para una bendición. La palabra "impedimento" se utiliza para describir algo que obstruye, bloquea o dificulta a alguien o algo. En el contexto de este artículo, me gustaría hablar de los impedimentos para alguien que desea recibir una bendición pero que aún no la ha recibido.

Si usted está leyendo esto, probablemente hay algún tipo de situación en su vida en la que desea recibir una bendición de Dios que aún no ha ocurrido. Podría ser una bendición financiera, la curación de una enfermedad o incluso el matrimonio.

Impedimentos para una bendición

Sin embargo, no importa lo que sea, si estas cosas están en tu vida habrá un impedimento para que recibas tu bendición:

Índice de Contenido
  1. No tener fe
  2. Ira y resentimiento
  3. Mentalidad cerrada
  4. Un ego fuera de control
  5. Adicción
  6. Si estas cosas están en tu vida habrá un impedimento para que recibas una bendición
  7. Conclusión

No tener fe

La fe es la clave para recibir una bendición. La fe no es sólo creer, sino también actuar de acuerdo con esa creencia. Por ejemplo, si crees que tu casa es segura y que no será destruida por un incendio u otro desastre, entonces tomarás medidas para protegerla. Puede comprar detectores de humo y/o construir un refugio subterráneo para tormentas en el patio trasero.

Tus acciones demuestran tu fe porque se basan en algo que no se ve: ¡la supervivencia de tu casa después de un desastre natural! La fe no es un salto de fe ciego; es tomar decisiones basadas en lo que uno sabe (los resultados no vistos) en lugar de lo que uno no sabe (si esos resultados se harán realidad o no).

Mira También La incredulidad del creyente La Incredulidad Del Creyente

La fe tampoco es creer en algo que no es cierto: no se puede creer en una mentira porque Dios lo sabe todo (incluso lo que creemos que no es cierto). Cuando inventamos historias sobre que nuestras vidas están malditas por un espíritu maligno o perseguidas por fantasmas de otra dimensión que quieren nuestras almas para sus propios propósitos oscuros, estamos mintiendo sobre lo que Dios realmente nos hizo cuando nos hizo por amor para su propia gloria (1 Corintios 6:19-20).

Ira y resentimiento

La ira y el resentimiento son lo mismo. La ira es un sentimiento de intenso desagrado y antagonismo, mientras que el resentimiento es el sentimiento de molestia hacia alguien o algo por su comportamiento. Ambos pueden ser fuertes motivadores: la ira puede hacer que trabajes duro para tener éxito, mientras que el resentimiento puede inspirarte a trabajar duro para que, cuando alcances tus objetivos, no tengas que lidiar con aquellos que te lo pusieron difícil en el camino.

Cuando estás enfadado o resentido por algo, suele ser porque tu autoestima se ha visto amenazada: crees que tu bienestar depende de lo que ocurra después de alguna manera (o de cómo lo perciba otra persona). Estos sentimientos pueden provenir de experiencias infantiles en las que nos enseñaron ciertas ideas sobre nosotros mismos basadas en factores externos como nuestro aspecto o nuestras habilidades; otras veces provienen de acontecimientos traumáticos ocurridos más adelante.

En cualquier caso, si estas creencias sobre nuestra valía permanecen en nuestro interior sin ser cuestionadas por otras personas que nos aman incondicionalmente -y especialmente por el propio Dios-, seguiremos llevándolas como equipaje durante la edad adulta hasta que aprendamos que estamos mucho más seguros de lo que creemos.

Mentalidad cerrada

La mentalidad cerrada es cuando no estás abierto a nuevas ideas, personas o experiencias. Puede ser difícil cambiar la forma en que pensamos y actuamos, pero vale la pena porque las bendiciones suelen estar al otro lado de esa puerta. Cuando abres tu mente y tu corazón a todo lo que es posible, ¡sucederán grandes cosas en tu vida!

Un ego fuera de control

¿Qué es el ego? El ego es la parte de ti que quiere tener razón, ser visto como importante, ser el centro de atención. No siempre es algo malo, pero cuando se apodera de tu vida y llena tus pensamientos de egocentrismo, puede convertirse en un impedimento para recibir bendiciones. De hecho, muchas veces las personas son bendecidas una vez que aprenden a reconocer sus propios egos y los dejan de lado para recibir las bendiciones de Dios.

Mira También Josafat Predica Sobre La Victoria De Josafat

A veces pensamos que ser humilde significa que no tenemos ningún ego, que si somos humildes no nos importa quién se lleva el crédito o la alabanza por nuestras acciones o logros. Pero esto no es cierto. Lo que la humildad realmente significa es que reconoces lo que Dios te ha dado -la capacidad y la oportunidad- y luego usas esos dones sabiamente sin dejar que se escapen (o que te escapen a ti).

Adicción

Las adicciones son una forma de idolatría. Son un intento de llenar alguna parte de uno mismo que está vacía o incompleta. Esto puede tomar muchas formas, pero lo que todas las adicciones tienen en común es que buscan reemplazar a Dios con algo más.

El tipo más obvio de adicción es el uso de drogas o alcohol. Estas sustancias son lo suficientemente potentes como para embotar nuestros sentidos y suprimir nuestra conciencia; esto nos permite ignorar la voz de Dios en nuestro interior, que nos dice lo que está bien y lo que está mal. Otra forma común de adicción ocurre cuando nos apegamos a las cosas (o a las personas) por su propio bien y no por el de Dios.

Por ejemplo: supongamos que tu novia rompe contigo porque ya no te quiere; puedes reaccionar obsesionándote tanto por recuperarla que todo lo demás pasa a ser secundario; incluso si esas cosas son importantes (como los estudios), quedarán relegadas por la necesidad de recuperarla porque eso "supera" todo lo demás en tu vida en este momento.

Del mismo modo, supongamos que tu padre te compra un buen coche pero luego muere inesperadamente sin dejar herencia: tu dolor por la pérdida de él podría llevarte a endeudarte tratando de mantener desesperadamente los pagos de algo que él nunca podría proporcionar de todos modos.

Si estas cosas están en tu vida habrá un impedimento para que recibas una bendición

Si estas cosas están en tu vida habrá un impedimento para que recibas una bendición. Cuando somos agradecidos, el Señor nos bendecirá más. Si nos preocupamos por lo que no tenemos y si estamos ansiosos por lo que pueda pasar, Dios no nos dará nada porque sabe que no será bueno para nuestra vida. Conténtate con lo que tienes y confía en que Dios te tiene reservado algo mejor.

Mira También Corazón Predicación Bíblica Sobre El Corazón

No hay razón para tener celos o envidia de los demás porque no son dueños de la fuente de todas las bendiciones; sólo las disfrutan mientras pueden. Cuando confías en ti mismo y no en Dios, no hay manera de que Él pueda bendecir tu vida (Proverbios 3:5-6). La avaricia es quizás lo más peligroso que dificulta que las personas reciban sus bendiciones de Dios, porque la avaricia las mantiene enfocadas en sus necesidades materiales en lugar de las espirituales (Mateo 6:19-21).

El orgullo también aleja a las personas de las bendiciones de Dios al hacerles pensar más en sí mismos de lo que debería justificar Su gracia (Romanos 12:3). La pereza impide que muchas personas reciban sus bendiciones porque se niegan a esforzarse por cambiar los malos hábitos por los buenos, lo que resultaría en cambios positivos en los rasgos de su carácter (Hebreos 6:11-12).

Conclusión

Hay muchas cosas que pueden obstaculizar una bendición, pero también hay cosas que puedes hacer para ayudarte a ti mismo. Si te encuentras luchando con un problema o desafío en tu vida, tómate un tiempo para hacer una pausa y reflexionar sobre lo que podría estar obstaculizando tus bendiciones. Si es algo que puedes cambiar, ¡hazlo! Si no es así, sepa que Dios nos ama pase lo que pase y nunca nos dejará solos cuando más lo necesitemos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Impedimentos Para Una Bendicion puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir