Josué Y La Tierra Prometida - Estudio Bíblico

Josué Y La Tierra Prometida - Estudio Bíblico Un cambio de liderazgo nunca es fácil. A pesar de que Josué había sido la mano derecha de Moisés durante años, todavía estaba nervioso por liderar al pueblo de Israel hacia la Tierra Prometida.

Dios le había dicho que esperara a que el río Jordán se secara antes de cruzar a Canaán, pero el tiempo se estaba acabando y también las provisiones de los israelitas.

Ya habían pasado cuarenta años vagando por el desierto como castigo por su rebelión contra los mandatos de Dios. El pueblo no estaba contento con su situación y estaba ansioso por entrar finalmente en su nuevo hogar.

Ahora que era el momento de cruzar a Canaán y empezar a construir asentamientos, Josué se enfrentaba a un reto aún mayor: ¿Cómo dirigiría a su pueblo una vez que llegaran allí? ¿Sería capaz de dirigirlos bien?

Índice de Contenido
  1. El Señor le da fuerza a Josué para dirigir a su pueblo.
  2. Cuando el Señor llama, ¿debemos dudar?
  3. El pueblo de Israel se prepara para cruzar el río Jordán.
  4. La respuesta de Dios es afirmativa.
  5. Jericó cae de forma milagrosa.
  6. ¿Puedes oír al enemigo?
  7. El pecado de Acán frenó la bendición de Dios para su pueblo.
  8. ¿Cómo usa Dios tus victorias?
  9. Conclusión:

El Señor le da fuerza a Josué para dirigir a su pueblo.

Josué era un hombre de fe, acción y valor. Tenía todas las fuerzas necesarias para dirigir al pueblo de Dios en la conquista de Canaán. Su nombre significa "el Señor es la salvación". Cuando leemos sobre Josué, podemos ver lo importante que es tener un líder que tenga la fuerza para lograr lo que Dios quiere que haga.

Josué tenía tres fortalezas principales: sabiduría, fidelidad y valor. Las dos primeras cualidades eran necesarias porque a Josué se le habían encomendado tareas difíciles como líder (por ejemplo, apoderarse de Canaán).

Necesitaba sabiduría porque tendría que tomar decisiones difíciles basadas en información que no siempre era clara o directa; también necesitaba fidelidad para no dejarse tentar por el dinero o el poder si se le presentaban (véase Números 20:11-13 para un ejemplo).

Finalmente, Josué tuvo el valor necesario no sólo en la batalla sino también al tomar decisiones sobre lo que sucedería después de su victoria sobre los cananeos y otras naciones que se les oponían - ¡como los miembros de la familia de Rahab que vivían entre esta gente!

Cuando el Señor llama, ¿debemos dudar?

La Biblia tiene mucho que decir sobre la duda de Dios. De hecho, hay al menos tres pasajes diferentes en la Biblia que nos dicen que no debemos dudar de Dios (Hebreos 11:6; Salmo 40:3; Job 42:5).

Recomendado:  Estudio Bíblico Del Salmo 3

La duda es un problema para muchos de nosotros. Tenemos preguntas y preocupaciones sobre nuestras vidas y nos dirigimos a Dios en busca de una respuesta o dirección, pero cuando Él no nos da lo que queremos o no responde a nuestras preguntas de inmediato, rápidamente comenzamos a dudar de Él.

Parece una tontería; después de todo, ¿cómo podría dudar de Él alguien que cree en Dios? Pero esto ocurre siempre.

Tenga cuidado de no confundir la duda con hacer preguntas o buscar respuestas de Dios. Ambas cosas son muy diferentes: la duda es rechazar de forma poco amable lo que sabes de Jesucristo (1 Juan 5:10)

Dice que tu fe debe ser lo suficientemente pequeña como para que no te molesten las oraciones sin respuesta o las situaciones en las que todo va mal sin ninguna razón aparente.

No importa lo grande que sea tu fe ahora, llegarán momentos en los que sientas que tus oraciones no son respondidas y que las situaciones parecen estar irremediablemente fuera de control...

Es entonces cuando nuestras dudas se hacen más fuertes que nunca porque no les queda otra cosa que este falso sistema de creencias basado en sus propias experiencias en lugar de en los hechos que se encuentran dentro de la propia Escritura."

El pueblo de Israel se prepara para cruzar el río Jordán.

El pueblo tenía miedo. Llevaban cuarenta años en la Tierra Prometida, pero todavía no la sentían como suya. Así es como Dios quería que fuera: un tiempo de preparación, de prueba y de ensayo antes de entrar en el resto de sus vidas. Y así permanecieron en el desierto hasta que creció una nueva generación que no conocía otra cosa que el vagabundeo.

Pero ahora dejarían atrás Egipto para siempre, cruzando a Canaán y reclamando su herencia como pueblo elegido por Dios para que todos los pueblos de la tierra lo siguieran (véase Deuteronomio 4:5-6).

No podían permitirse perder más tiempo esperando; ¡había trabajo que hacer! Dios ordenó a los israelitas, por medio de Moisés, no sólo que cruzaran con él, sino que tomaran posesión de esas tierras que habían sido prometidas siglos antes por el propio Dios (Génesis 12).

La respuesta de Dios es afirmativa.

La respuesta de Dios es siempre afirmativa. La Biblia nos dice que Dios nos ha dado todo lo que pertenece a la vida y a la piedad (2 Pedro 1:3). Si has pedido algo, ¡es tuyo!

La respuesta de Dios es para tu bien. Puede que no lo parezca al principio, pero si confías en Él, hará que todas las cosas redunden en beneficio de los que le aman (Romanos 8:28).

Recomendado:  Bosquejo Bíblico Sobre El Perdón

Si odias el dolor, entonces te recomiendo que dejes de hacerte daño tratando de evitar las pruebas y las tribulaciones. Las pruebas son parte de nuestras vidas porque nos ayudan a ser cristianos más fuertes.

La respuesta de Dios siempre es para su bendición. Cuando oramos de acuerdo con Su voluntad, Él siempre responde a nuestras oraciones con Su tiempo perfecto y con bendiciones en abundancia sin medida (Juan 15:7-8).

Esto puede incluir cosas como la riqueza o la salud; sin embargo, una verdadera bendición debe ser algo que edifique o construya la fe de uno en Cristo en lugar de algo materialista como el dinero o la salud por sí solos sin que el crecimiento espiritual sea un componente integral también".

Jericó cae de forma milagrosa.

En la historia de Josué y la Tierra Prometida, el poder de Dios se mostró en la caída de Jericó. A los israelitas se les ordenó marchar alrededor de la ciudad durante seis días. Al séptimo día debían tocar las trompetas y dar siete vueltas ese día. En esa última vuelta, "los muros se derrumbaron" (Josué 6:20).

Los israelitas tomaron su herencia de Dios porque tenían fe en Él. Esa herencia no era sólo tierra, sino también bendiciones espirituales.

¿Puedes oír al enemigo?

El enemigo siempre está observando, conspirando y tratando de detenerte. Está detrás de tu bendición. El enemigo quiere destruirte, pero también te quiere en su reino de las tinieblas.

El usará cualquier medio necesario para ponerte de su lado. Mentirá, engañará y robará para asegurarse de que eso ocurra (Juan 8:44).

Te dirá que a Dios no le importa lo que sucede en tu vida o que no tiene un plan para ti porque nadie puede verlo (Jeremías 29:11). ¡Eso es simplemente una mentira! La verdad es que Dios ya ha revelado Su plan para tu vida: se llama la Palabra de Dios (Salmo 119:160).

El pecado de Acán frenó la bendición de Dios para su pueblo.

La bendición de Dios para su pueblo se retrasa cuando pecamos. La bendición de Dios llega a su tiempo y a su manera, no a la nuestra. Viene con su fuerza, no con nuestra debilidad; viene de acuerdo con su plan, no con el nuestro; y viene en el momento que él elige, ¡no en el nuestro!

Las bendiciones de Dios son buenas, pero vienen con un precio increíble adjunto (la sangre de Jesús). ¡A veces queremos estas cosas sin pagar el precio que Dios exige de nosotros a cambio de ellas! Pero, ¿qué sucede si usted obtiene lo que quiere sin pagar nada? ¡El desastre sigue!

Recomendado:  Moisés Y Los Diez Mandamientos – Estudio Bíblico

Acán tomó algo que no le pertenecía: "...parte del botín de Jericó... y lo escondió bajo el suelo de su tienda" (Josué 7:19a). Dios le dijo a Israel que iban a ir a la batalla, pero Acán pensó que podía salirse con la suya tomando algunas cosas que no le pertenecían, a pesar de que Dios les había dicho específicamente que:

NO TOMARAN NADA DE LA TIERRA, PORQUE TODA ERA SUYA, Y NO TENÍA QUE DEVOLVER NADA CON RESPECTO AL PRECIO O AL VALOR DE LO QUE HABÍA TOMADO.

¿Cómo usa Dios tus victorias?

Cuando Dios utilizó a Josué y a los israelitas como ejemplo, no fue sólo en beneficio de Israel, sino también de otras naciones.

Por ejemplo, cuando José fue vendido como esclavo por sus hermanos y luego llegó a ser el segundo al mando del Faraón en Egipto (Génesis 37-50), su historia alentó a muchas personas fuera de Israel de que Dios es soberano sobre todas las cosas y que es capaz de usar a cualquiera -incluso a los esclavos- para su gloria.

El apóstol Pablo también escribe sobre este concepto en 1 Corintios 10:11, donde dice que aunque comieran carne sacrificada a los ídolos o tuvieran relaciones sexuales con prostitutas, estas actividades no significaban que estuvieran pecando contra Dios porque "todo me es lícito" (1 Corintios 6:12).

Conclusión:

En Josué, vemos la importancia de escuchar la voz de Dios. También vemos el peligro de sentirse demasiado cómodo y no estar abierto al cambio.

Podemos aprender de Josué que estar abiertos a la voz de Dios es increíblemente importante, pero no podemos confiar sólo en nuestras propias fuerzas para oírle hablar.

Muchos de nosotros hemos tenido experiencias en las que no hemos podido escuchar la voz de Dios porque nuestro corazón estaba endurecido por el pecado o porque había demasiado ruido en nuestras vidas (incluyendo otras voces).

Para que nosotros como cristianos podamos escuchar lo que Dios dice a través de Su Palabra, debemos estar dispuestos y ser capaces de escuchar con una mente y un corazón abiertos; de lo contrario, puede parecer que Él está hablando pero no sale nada en absoluto.

Es una buena idea salir de tu zona de confort, pero no siempre es fácil. La Biblia nos dice que Dios está con nosotros dondequiera que vayamos, así que no dejes que el miedo te impida hacer lo que Dios quiere.

Recuerda también que cuando obedecemos los mandatos de Dios y hacemos buenas obras para los demás, les estamos mostrando cuánto los ama Él también.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Josué Y La Tierra Prometida - Estudio Bíblico puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir