Hebreos 13:21 - Explicación Bíblica

El escritor de Hebreos está llegando al final de su carta y comienza con una serie de exhortaciones sobre el amor, las buenas obras, los líderes y la paz. Ahora aborda el tema de la paz. Hay dos cosas que debemos considerar al pensar en lo que este pasaje significa para nosotros hoy:

  • La paz es buena, pero puede ser difícil de conseguir
  • La paz entre los creyentes es un objetivo por el que hay que luchar, pero que nunca se alcanza del todo
Índice de Contenido
  1. El autor de Hebreos
  2. Ahora aborda el tema de la paz.
  3. La paz es algo maravilloso.
  4. Los cristianos deben ser conocidos por su capacidad de vivir en paz con los demás.
  5. No se habla de ser un pueblo de guerra.
  6. No debemos ser un pueblo violento, sino un pueblo amante.
  7. Como todas las cosas en la vida, tiene sus limitaciones.
  8. No debemos coquetear con el mal.
  9. La advertencia.
  10. Debemos vivir como pacificadores.

El autor de Hebreos

El autor de Hebreos ha llegado al final de su escrito y concluye con una serie de exhortaciones sobre el amor, las buenas obras, los líderes y la paz. Es importante recordar que el autor no es Pablo (pero debería serlo).

El autor no es Pablo porque Pablo nunca escribió esta carta. De hecho, no fue escrita por un apóstol, sino por alguien totalmente distinto que sabe muy poco sobre lo que Jesús enseñó directamente a la gente y que, en cambio, se basa en enseñanzas de otras partes de las Escrituras (que fueron escritas por judíos) o inventa cosas basadas en su propia comprensión de la humanidad (que probablemente fue recogida por vivir en el antiguo Israel).

Ahora aborda el tema de la paz.

Sabemos que la paz es algo maravilloso, y deberíamos ser conocidos por nuestra capacidad de vivir en paz con los demás. No deberíamos hablar de ser un pueblo de guerra, sino más bien como un pueblo que es conocido por sus formas de amor. De hecho, Dios nos llama a ser bondadosos unos con otros (Efesios 4:32).

Recomendado:  Bosquejo Bíblico De Romanos 15:26

La paz es algo maravilloso.

La paz es algo maravilloso. La paz es un don de Dios, una bendición y uno de los frutos del Espíritu. Todas las personas pueden tener paz porque es la ausencia de guerra y violencia.

La paz es algo que todos deberíamos disfrutar en todo momento de la vida, pero cuando uno se enfrenta a pruebas y tribulaciones en su vida, puede ser muy difícil encontrar la paz. El enemigo vendrá con pensamientos como "¿por qué yo?" o "¡esto no es justo!".

Pero Dios quiere que sepamos que Él tiene todo bajo control, aunque las cosas puedan parecer fuera de control en este momento.

Los cristianos deben ser conocidos por su capacidad de vivir en paz con los demás.

Los cristianos deben ser conocidos por su capacidad de vivir en paz con los demás. No deben ser conocidos por su capacidad de vivir en guerra con los demás. Los cristianos deben ser conocidos por su capacidad de vivir en paz con Dios y con los demás.

Los cristianos pueden llegar a ser como los israelitas de antaño, que olvidaron que debían confiar en Dios, en lugar de confiar en sí mismos (ver Salmo 106:9). Podemos hacer esto creyendo que tenemos más poder del que realmente tenemos y así tratar de resolver nuestros problemas nosotros mismos en lugar de confiar en la fuerza de Dios (ver 1 Corintios 10:12).

O tal vez actuamos como si no nos necesitáramos como individuos o iglesias o naciones-estado; todo saldrá bien sin nuestra ayuda porque alguien más vendrá y nos salvará de nosotros mismos antes de que las cosas se salgan de control.

No se habla de ser un pueblo de guerra.

En Hebreos 13:21 dice: "Esforzaos por vivir en paz con todos". Esto no es sólo una sugerencia. Es un mandato. El escritor quiere que sus lectores sean personas que vivan en paz y eviten los conflictos en la medida de lo posible, pero no dice que siempre consigan este objetivo. Deben esforzarse por vivir en paz, aunque a veces haya violencia y guerra.

Recomendado:  La Formación del carácter según la biblia

Entonces, ¿cuál debe ser nuestra respuesta cuando nos encontramos con la violencia? Deberíamos seguir el ejemplo de Cristo de amar a los que nos hacen daño, y amar significa más que simplemente evitar el daño o las palabras de odio; requiere ir más allá de lo necesario para la autoprotección o la justicia

No debemos ser un pueblo violento, sino un pueblo amante.

La palabra "violencia" se utiliza tres veces en este versículo, y quiero explicar lo que significa. Es importante que entiendas que cuando la Biblia utiliza este término, significa algo muy diferente a lo que podríamos considerar como violencia hoy en día.

En nuestra cultura actual, la mayoría de la gente equipara la violencia con la fuerza física o las amenazas de daño físico contra otra persona o grupo. Pero cuando Hebreos 13:21 habla de no ser violentos (griego: μη ποιούμενος), no significa que no debamos derribar puertas o golpear a la gente en la cara (aunque a veces eso es bueno).

La raíz de la palabra violencia viene del verbo griego poieō que significa "hacer o hacer algo"; por lo tanto, ¡una persona no violenta sería alguien que no hace o hace nada negativo hacia los demás! En otras palabras, ¡se trata de cómo funciona tu corazón hacia los demás y no hacia ellos!

Como todas las cosas en la vida, tiene sus limitaciones.

Puede que hayas oído el viejo dicho de que "la paz no es la ausencia de conflicto, sino la presencia de justicia". Esta afirmación puede ampliarse para incluir que la paz no es la ausencia de guerra, violencia o injusticia; es la presencia de la justicia.

No debemos coquetear con el mal.

Debéis ser un pueblo de paz, no un pueblo de guerra. Deben ser amorosos y perdonadores, no odiosos. Ni siquiera deberías hablar con los que promueven el mal pensando que puedes influir en ellos y llevarlos a Jesús de esa manera. Debemos ser un pueblo de paz, no un pueblo de guerra.

No debemos coquetear con el mal o con aquellos que lo promueven a través de sus palabras o acciones. No debemos coquetear porque todos somos pecadores, pero debemos esforzarnos por vivir según el ejemplo que nos dio el propio Jesucristo (1 Juan 4:8).

Recomendado:  Estudio Bíblico De Jonás 1

La advertencia.

La advertencia aquí es que debemos vivir en armonía unos con otros y no perturbar la iglesia discutiendo por asuntos insignificantes. Esto no significa que no debamos preocuparnos por los asuntos que son importantes para nosotros, sino que debemos ser capaces de discutirlos sin pelear ni discutir. Podemos estar en desacuerdo sin ser desagradables.

En lugar de pelear entre nosotros, trabajemos juntos por la unidad (1 Corintios 1:10; Efesios 4:3-6).

La Biblia nos enseña que la paz con Dios viene a través de la fe en Jesucristo (Romanos 5:1), así que cuando entras en su reino, también heredas la paz de Dios (Colosenses 3:15). Por eso Pablo dice en Romanos 14:17-19 "Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo".

Debemos vivir como pacificadores.

Como seguidores de Cristo, estamos llamados a vivir como pacificadores. La paz entre los creyentes es una meta a la que debemos aspirar; sin embargo, la paz perfecta a este lado de la eternidad nunca se logrará.

Pablo nos dice en Romanos 12:18 que debemos vivir como pacificadores y estar dispuestos a buscar la reconciliación cuando haya disensiones entre los creyentes:

  • "Si es posible, en la medida en que dependa de vosotros, vivid en paz con todos". (Romanos 12:18)

Esto significa que debes hacer lo posible para hacer las paces con quienes te han agraviado o han causado disensión dentro de la iglesia. Si es necesario, esto puede requerir reunirse con esos individuos en privado; si están arrepentidos y receptivos, puede ser necesario presentar disculpas y dar el perdón.

Si estas cosas no pueden o no quieren ocurrir (por ejemplo, si un individuo continúa con sus ataques), entonces puede ser necesario tomar otras medidas por razones de seguridad, como aislarlo de los demás o incluso expulsarlo por completo de la congregación.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Hebreos 13:21 - Explicación Bíblica puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir