Explicación Bíblica Del Salmo 115

El Salmo 115 es un salmo p-zay (de curación). Es un canto que se escribió originalmente para ayudar a la gente a entender lo que la Biblia dice sobre los ídolos y los falsos dioses. Este salmo nos muestra cómo debemos responder cuando los enemigos de Dios tratan de alejarnos de Él, ya sea a través de falsas religiones o cualquier otra tentación.

Índice de Contenido
  1. Qué podemos ver en el Salmo 115
    1. El salmista mira lejos de los ídolos.
    2. El Dios de Israel es supremo, y los dioses de las naciones son como obra de manos humanas.
    3. Tienen boca pero no pueden hablar.
    4. ¿Pero cómo puede Dios oírte si no hablas?
    5. No hay nada que puedan hacer para bendecir a nadie.
    6. Sus hacedores serán como ellos.
    7. Confía en el Señor.
  2. Conclusión:

Qué podemos ver en el Salmo 115

El Salmo 115 es un salmo de David. Es una oración para que el Señor destruya los ídolos de las naciones y sus dioses.

  • En el versículo 4 dice: "los dioses de los pueblos son de plata y oro, hechos por manos humanas".

  • En el versículo 7-8 dice:

    "En un tiempo no existieron; fueron creados en otro tiempo; perecerán para siempre como su propio estiércol; los que los adoran serán avergonzados."

El salmista mira lejos de los ídolos.

El primer verso del Salmo 115 ilustra el disgusto del salmista por los ídolos.

"No a nosotros, Señor, no a nosotros sino a tu nombre sea la gloria".

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

El salmista utiliza frases negativas como "no a nosotros", "no a ti", etc., para enfatizar su condena a la idolatría. Nos recuerda que sólo Dios merece nuestra adoración y alabanza (v1). De este modo, asegura a sus lectores que no se dejan llevar por un dios falso o una versión alterada de su Creador.

El Dios de Israel es supremo, y los dioses de las naciones son como obra de manos humanas.

La supremacía de Dios se ve en el hecho de que no necesita hacer alianzas con otras naciones. Puede hacer lo que quiera y no tiene que rendir cuentas a nadie. Todos los dioses de las demás naciones son inferiores, porque son obra de la mano de los hombres. No pueden ayudar, no pueden hablar, no pueden oír y no pueden ver (Salmo 115:4-8).

Tienen boca pero no pueden hablar.

¿Qué es un ídolo? Un ídolo es algo que anteponemos a Dios en nuestras vidas. Lo hacemos cuando confiamos en la criatura más que en el Creador (Romanos 1:23). Cuando Jesús estuvo en la tierra, llamó a algunas cosas "ídolos" y dijo que había que destruirlas (Marcos 7:5-13).

¿Qué es un dios?

Un dios puede ser cualquier cosa que adoremos en lugar de Dios o incluso junto con Él: una persona, una cosa o una idea (Salmo 115:4). De hecho, todas las personas tienen dioses porque todos somos pecadores por naturaleza (Salmo 14:2-3), pero los verdaderos adoradores saben a quién sirven y cómo bendecirlos (Santiago 4:4; 1 Juan 5:3).

¿Qué significa confiar en el Señor?

Confiar en el Señor significa creerle sin duda alguna porque ha prometido algo bueno para nosotros. No todos confían en Él porque muchos ni siquiera creen que Su palabra existe como verdad; sin embargo, aquellos que verdaderamente aman a Dios siempre escogerán Sus caminos sobre cualquier otro camino... ¡incluyendo sus propios caminos!

¿Pero cómo puede Dios oírte si no hablas?

Sí puede. Él escucha cada una de tus palabras, tanto si las dices en voz alta como si no. Él entiende cuando le hablas en la oración a través de tus acciones y emociones, incluso si eso significa no decir nada en absoluto.

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Dios es consciente de todo lo que ocurre a nuestro alrededor y dentro de nosotros; se preocupa de todo ello porque somos sus hijos, creados a su imagen y semejanza con libre albedrío para elegir nuestro propio camino, incluso si ese camino se aleja de Él.

Y aunque Dios sabe exactamente cuáles serán nuestras elecciones (porque el tiempo no existe para Él), nos permite la oportunidad de hacerlas, sin embargo, para que podamos experimentar verdaderamente la vida como debería hacerlo su creación:

Como individuos que se apoyan mutuamente cuando los tiempos se ponen difíciles, en lugar de culparse unos a otros por sus errores o asumir que los demás tienen más poder sobre nosotros del que realmente tienen."

Tienen ojos pero no pueden ver.

En este pasaje, el salmista se dirige a los ídolos de su época. Ofrece una crítica mordaz de ellos, llamándolos "inútiles" y "sin valor". Señala que no pueden hacer nada por sus adoradores; son impotentes.

Viven en un mundo en el que los hombres son castigados por adorar a los ídolos, pero ¿qué pueden hacer los ídolos para castigar a quienes los adoran? ¡Ni siquiera pueden hacer daño a alguien por sí mismos! Por eso la gente tiene que hacerles sacrificios, y eso es lo que llamamos idolatría:

Tratar algo como si fuera Dios cuando no lo es.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Manos que no pueden sentir.

La mano derecha está en el lado del corazón y representa lo que sentimos y pensamos. La mano izquierda está en el lado de nuestro discurso, por lo que representa lo que decimos.

Si usas tus manos para hacer ídolos (o cualquier otra cosa), entonces serán inútiles para hacer la obra de Dios. Los ídolos no pueden hacer nada; son impotentes, incapaces de oír o ver o hablar o entender nada en absoluto.

Pies que no pueden caminar.

Sabemos por el contexto que este versículo tiene que ver con la idolatría. De hecho, el Salmo 115 es un salmo entero sobre la inutilidad de los ídolos y sus adoradores. El escritor utiliza algunas imágenes interesantes para hacer su punto:

Los pies son un símbolo de acción, de caminar y de poder (al igual que las manos son símbolos de trabajo).

Por eso, cuando dice que "los pies de los que le adoran no resbalarán" y que "nadie cuya esperanza esté en él será avergonzado", significa que nunca caerán en la idolatría ni perderán la esperanza en Dios porque Él les sostiene de su mano.

La segunda mitad de este versículo utiliza otra imagen -que los pies pueden tropezar con obstáculos como rocas o guijarros en el suelo- para ilustrar lo impotentes que son realmente los ídolos cuando se comparan con el poder eterno de Dios. Así que cuando leas el Salmo 115:4-5 la próxima vez (o en cualquier momento), ¡recuerda lo que has aprendido sobre la interpretación bíblica!

Mira También La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos  La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos 

Una garganta que no puede emitir sonidos.

Este pasaje se refiere a los ídolos. Este es el único Dios verdadero. Todos los demás dioses son fraudes, y sus dioses no existen. No tienen valor ni poder; no pueden hablar, oír, ver, sentir o caminar. Es absurdo adorarlos como si fueran reales cuando carecen de todas estas cualidades.

No hay nada que puedan hacer para bendecir a nadie.

En esta sección, el salmista explica que los ídolos son impotentes y no pueden hacer nada para ayudar a nadie. Dice que los ídolos no pueden bendecir, ni dar cosas buenas a la gente (v.1).

El salmista vuelve a este tema en el v.5: "Tienen boca, pero no pueden hablar; tienen ojos, pero no ven" (énfasis añadido). Así que Dios nos ha hecho para que podamos hablar, pero los ídolos no pueden hablar porque no están vivos como nosotros; no tienen alma.

Es como cuando vas a una tienda y le pides a alguien que te ayude a encontrar algo en el estante. Si la persona que trabaja allí no sabe dónde está, entonces te dirá que él/ella tampoco lo sabe, ¿verdad? Así es como estos versículos describen a los ídolos: no saben nada porque no están vivos como nosotros, los humanos, que fuimos creados por nuestro amoroso Dios Creador que nos ama a cada uno de nosotros personalmente (Juan 3:16; Romanos 8:38-39).

Sus hacedores serán como ellos.

Para aquellos que no están familiarizados con la palabra "abominación", es una palabra utilizada para describir algo que es repugnante o detestable.

  • Por ejemplo, si ves a alguien comiendo un bicho y enfermando por ello, entonces dirías que esa persona ha comido una abominación.

La palabra hacedor se refiere a alguien que hace cosas. No importa lo buenas o malas que sean sus acciones; lo único que importa es que las hace.

Mira También Lo Superlativo del Amor - Qué Significa Lo Superlativo del Amor - Qué Significa

Esta palabra también puede usarse para alguien que hace el mal pero que sin embargo cree en Dios - esto es lo que el autor quiso decir cuando dijo "todos los que confían en ellos." La siguiente parte de esta declaración debería tener sentido ahora: "son también una abominación ante el Señor".

¿Qué clase de cosas nos harían ser confiados?

Bueno... ¡los confiados no tienen ninguna razón para no confiar! ¡Sólo creen lo que les han dicho otros sin cuestionar su validez ellos mismos! No seas como estas personas; en cambio, esfuérzate por convertirte en amante (o enamorado) de Dios.

Un amante sabe todo lo que necesita acerca de Dios sólo a través de Su Palabra; su relación con Él no depende de que otras personas les digan lo que Él quiere de ellos; más bien, ¡se deriva únicamente de su amor por Él, que se fortalece cada día mientras siga leyendo Su Palabra todos los días!

Confía en el Señor.

El Señor es fiel a todas sus promesas y amoroso con todos los que le invocan. El amor del Señor nos rodea, nos protege desde la mañana hasta la noche. En este salmo descubriremos cómo Dios es nuestra protección contra los ídolos y dioses del hombre que no tienen poder para salvarnos de ningún daño. Debemos confiar en Él porque es nuestra ayuda y nuestro escudo.

Los que temen al Señor.

Cuando leas este salmo, déjate impresionar por la majestuosidad de Dios. Él es el único que puede salvarnos de nuestros pecados, darnos las cosas que necesitamos, protegernos del mal y proveer para nosotros y toda la humanidad. Debemos confiar en Él y no poner nuestra esperanza en el hombre o en las cosas mundanas.

Conclusión:

Este versículo enseña que Dios es soberano sobre todas las cosas. Él gobierna sobre la tierra, y finalmente triunfará sobre todos sus enemigos. Su poder es supremo, y nadie puede enfrentarse a Él.

Mira También Volviéndonos a Dios de Corazón - Regresando a la luz admirable de Cristo Volviéndonos a Dios de Corazón - Regresando a la luz admirable de Cristo

El segundo punto es que los ídolos del hombre no son lo que parecen ser. No tienen ningún poder y no pueden ayudarnos a obtener la salvación o la vida eterna (1 Corintios 8:4).

Lo único que puede darnos verdadera paz y satisfacción en esta vida es conocer a Jesucristo como nuestro Salvador; por eso debemos rechazar cualquier otra cosa que pretenda ser dios -incluyendo el dinero, el sexo y otros placeres pecaminosos- y centrarnos en Aquel que nos da verdadera esperanza para la eternidad.

El salmista nos dice que no debemos temer a los falsos dioses, sino confiar en el Señor. Él nos protegerá y nos salvará de las malas acciones de los hombres que adoran a los ídolos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Explicación Bíblica Del Salmo 115 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir