Explicación Bíblica De Job 31

Estamos casi al final de nuestro viaje a través de Job. El libro ha sido toda una montaña rusa, ¿verdad? En este episodio, echaremos un vistazo a los últimos cuatro capítulos del libro de Job y veremos qué tipo de mensaje nos envía sobre Dios, el pecado y la redención.

Índice de Contenido
  1. Job hace un pacto con sus ojos para no mirar con lujuria a una joven.
  2. Job discute el hecho de que nunca ha cometido adulterio.
  3. Job declara que siempre ha sido totalmente fiel.
    1. Si Job miraba algo que no debía, entonces Dios mismo lo vería y lo castigaría por ello.
  4. Job declara que nunca ha hecho nada malo.
  5. Job declara que nunca se ha aprovechado de nadie en la corte.
  6. Conclusión:

Job hace un pacto con sus ojos para no mirar con lujuria a una joven.

Job comienza haciendo un pacto con sus ojos para no mirar con lujuria a una joven. Dice: "¿Se considerará justo al hombre que guarda sus costumbres? ¿O sólo se considerará impío al que abandona deliberadamente [la ley]?" (Versículo 2).

Job cree que si pudiera evitar pecar mirando a las mujeres, entonces sería justo. Sin embargo, esto es imposible porque todos pecan en su corazón (versículo 3).

E incluso si el corazón de alguien es puro y no peca con los ojos, las manos, los pies o la lengua (versículos 4-5), sigue siendo culpable de infringir la ley de Dios porque no la ha cumplido en su totalidad.

Job discute el hecho de que nunca ha cometido adulterio.

Job continúa hablando del hecho de que nunca ha cometido adulterio. Dice que no podría vivir consigo mismo si lo hiciera y que nunca querría hacer daño a su mujer o a sus hijos. Continúa diciendo que nunca querría herir a un amigo, ya sea con sus palabras o con sus acciones, lo que nos da una idea del carácter y las creencias de Job.

Job declara que siempre ha sido totalmente fiel.

Tú, mi esposa, siempre me has sido fiel. Nunca has tratado de ocultar tu insatisfacción con nuestro matrimonio y te lo agradezco.

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Siempre he sido bueno con los niños, pero cuando miro a los míos siento que en cada uno de ellos falta algo que debería estar ahí. No sólo no estoy dedicando tiempo a ellos, sino que tampoco les estoy dando la orientación que necesitan en este mundo.

Siempre he sido un buen amigo, pero eso ya no es suficiente. ¿Qué clase de hombre dejaría que sus amigos sufrieran sólo porque es demasiado orgulloso para pedir ayuda?

Si Job miraba algo que no debía, entonces Dios mismo lo vería y lo castigaría por ello.

Si has leído hasta aquí, entiendes que es una mala idea mirar lo que no deberías mirar. Así que ahora hablemos de lo que Job debería haber hecho en lugar de mirar donde lo hizo. Si hubiera sido obediente y hubiera estado atento a su propio comportamiento

Dios habría podido preservarlo de pecar en primer lugar. Pero como Job no se había preocupado de ser fiel o de hacer buenas obras para Dios, Dios se enfadó con él y en su lugar lo golpeó con sufrimiento.

Entonces, ¿cómo podemos evitar ser golpeados por el sufrimiento? Alejándonos de los malos pensamientos y deseos y volviéndonos a Cristo.

Job declara que nunca ha hecho nada malo.

Job declara que nunca ha hecho nada malo a los sin tierra o a los pobres de su zona. A continuación, afirma que si lo hubiera hecho, entonces Dios sería un enemigo para él, y Dios eliminaría su sombra y lo expondría como lo que realmente es.

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

El versículo continúa diciendo: "Me quitaría la vida; me consumiría". (Job 31:30) Según The Bible Knowledge Commentary, esta línea se refiere no sólo a la muerte, sino también a la "destrucción total".

Job declara que nunca se ha aprovechado de nadie en la corte.

Job afirma que nunca se ha aprovechado de nadie en los tribunales (quizás queriendo negar a alguien la justicia), ni ha dado nunca un soborno a nadie que estuviera juzgando su caso.

Versículos 35-40: Job declara que nunca se ha aprovechado de nadie en los tribunales (quizás queriendo negar a alguien la justicia), ni ha dado nunca un soborno a nadie que estuviera juzgando su caso.

Conclusión:

Al final, todos somos pecadores. Como dice Romanos 3:23: "Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios". El pecado no tiene poder sobre nosotros a menos que se lo permitamos.

Debemos orar por el perdón cada día para que podamos ser limpiados de nuestros pecados. Sólo a través de Jesucristo el hombre puede ser salvado de su naturaleza pecaminosa y vivir una vida eterna con Dios en el cielo.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Explicación Bíblica De Job 31 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir