El Que Pecaba No Peque Más – Estudio Bíblico

El arrepentimiento es el alejamiento del pecado y el retorno a Dios. Es la única manera en que podemos ser perdonados de nuestros pecados y recibir la salvación. El arrepentimiento bíblico incluye tanto el dolor por el pecado como la fe en Jesucristo como Señor y Salvador.

Índice de Contenido
  1. 1. Esto sólo es cierto si uno se arrepiente de verdad y se aparta de sus malos caminos.
  2. 2. "Arrepiéntete de tus pecados" (Hechos 8:22).
  3. 3. "La tristeza piadosa trae el arrepentimiento que lleva a la salvación" (2 Corintios 7:10).
  4. 4. "Si no os arrepentís, todos pereceréis" (Lucas 13:3, 5).
  5. 5. "En verdad os digo que si no cambiáis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 18:3).
  6. 6. "Si mi pueblo, que es llamado por mi nombre, se humilla y ora y busca mi rostro y se convierte de sus malos caminos
  7. Conclusión:

1. Esto sólo es cierto si uno se arrepiente de verdad y se aparta de sus malos caminos.

El arrepentimiento es un cambio de mente, no sólo un cambio de comportamiento. El arrepentimiento es un cambio de corazón, no sólo un cambio de mente. El arrepentimiento es una vuelta del pecado a Dios, un abrazo de Su camino perfecto y el abandono de nuestros propios caminos que son torcidos y malos.

2. "Arrepiéntete de tus pecados" (Hechos 8:22).

El arrepentimiento es un cambio de mentalidad. Es un alejamiento del pecado y un acercamiento a Dios. Implica volverse a Jesucristo y al verdadero evangelio, del que ya hemos hablado en este estudio. Esto es lo que significa el arrepentimiento:

  • Arrepentimiento es alejarse del pecado (arrepentirse)
  • Arrepentirse es mirar su propio pecado ante Dios, reconocerlo como malo y no querer ser parte de él nunca más (arrepentirse)
Recomendado:  Hechos Nuevos En Cristo. Estudio Bíblico

3. "La tristeza piadosa trae el arrepentimiento que lleva a la salvación" (2 Corintios 7:10).

  • El dolor piadoso es el tipo de dolor que viene de un corazón roto por el pecado y un deseo de alejarse de él.
  • El dolor piadoso trae el arrepentimiento que lleva a la salvación.
  • El dolor piadoso no es un sentimiento de arrepentimiento, sino un alejamiento del pecado.

4. "Si no os arrepentís, todos pereceréis" (Lucas 13:3, 5).

Si una persona se arrepiente, significa que se ha alejado del pecado y se ha vuelto a Dios.

Cuando pecamos, nuestros corazones y mentes no estaban bien con Dios. Estábamos separados de él.

Cuando alguien se arrepiente, vuelve su corazón hacia Dios porque sabe que le debe su vida sólo a Él. También se ve a sí mismo como merecedor del castigo eterno debido a sus pecados contra Dios en el pasado, que pueden incluir incluso cosas hechas cuando la persona era demasiado joven para saber mejor (Mateo 18:21-22).

5. "En verdad os digo que si no cambiáis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 18:3).

En este pasaje, Jesús nos está enseñando que sólo aquellos que están verdaderamente arrepentidos de sus pecados pueden tener vida eterna. Dice:

  • "En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mateo 18:3).

Para entender por qué el arrepentimiento es tan importante para entrar en el cielo, tenemos que ver lo que ocurrió después de que Adán pecara contra Dios. En Génesis 3:22-23 se dice que Dios expulsó a Adán y Eva del jardín porque habían comido del árbol prohibido. Se dijo que todo lo que comiera de él moriría.

Recomendado:  Bosquejo Bíblico De Deuteronomio 10:20

Dado que todos los humanos son descendientes de Adán y Eva, hemos heredado su naturaleza pecaminosa, que nos hace estar sujetos a la muerte (Romanos 5:12). Sin embargo, si nos arrepentimos, Dios perdona nuestros pecados y nos da un nuevo corazón (Ezequiel 36:26) que nos permite acceder de nuevo a su presencia, eliminando nuestra naturaleza pecaminosa a través de la fe en Jesucristo como único salvador de nuestros errores pasados.

Esto significa que cuando alguien se arrepiente ya no vive de acuerdo a sus deseos pecaminosos sino que vive de acuerdo a la voluntad de Dios para su vida a través del sacrificio de Cristo Jesús en nombre de la humanidad en el Calvario.

6. "Si mi pueblo, que es llamado por mi nombre, se humilla y ora y busca mi rostro y se convierte de sus malos caminos

  • "Si mi pueblo, llamado por mi nombre, se humilla y ora y busca mi rostro y se convierte de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré su pecado y sanaré su tierra" (2 Crónicas 7:14).

Este versículo es muy claro. Dios quiere que nos humillemos ante Él en la oración. Quiere que busquemos su rostro con humildad. Todos hemos tenido momentos en los que hemos pecado contra Dios o contra su pueblo. Pero cuando nos humillamos y pedimos perdón a través de la oración y el arrepentimiento, el Señor promete escuchar nuestras oraciones.

Conclusión:

El propósito del arrepentimiento es apartarse del pecado, esto implica un verdadero remordimiento por el pecado, un verdadero alejamiento de las cosas que hemos hecho mal y la determinación de caminar en los caminos de Dios.

Recomendado:  Bosquejo Bíblico De Marcos 10:14

Esto requiere no sólo un reconocimiento del pecado real, sino también un sentido de responsabilidad por el mismo. Debemos reconocer que somos responsables de nuestras acciones, aunque podamos ser tentados por fuerzas o circunstancias externas.

El diablo puede tentarnos y tratar de engañarnos, pero no puede obligarnos contra nuestra voluntad a hacer algo que es pecaminoso. Reconocer este hecho te ayudará a fortalecer tu decisión de resistir la tentación cuando surja y asegurarte de no volver a caer en la comisión de esos pecados.

El pecado tiene consecuencias que incluyen la enfermedad física, la enfermedad mental, la muerte espiritual (la pérdida de la vida eterna), la ruptura de las relaciones con los demás aquí en la tierra, la pérdida de respeto en la sociedad, etc.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El Que Pecaba No Peque Más – Estudio Bíblico puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir