El Misterio De La Cruz De Jesucristo

El misterio de la cruz es uno de los mayores misterios de toda la historia. Es difícil creer que Dios enviara a su Hijo a morir por nosotros, pero lo hizo. El mismo Jesús dijo que fue por nosotros -y no por Él mismo- que vino a esta tierra y sufrió una muerte tortuosa en una cruz (Juan 3:16).

No podemos explicar completamente este misterio, incluso hoy, después de que hayan pasado 2.000 años desde su muerte en el Calvario. Pero sí podemos intentarlo. En este artículo exploraremos los elementos del misterio de la cruz.

El Misterio De La Cruz De Jesucristo

Índice de Contenido
  1. El misterio de la cruz está, ante todo, en el hecho mismo de que tenemos un Dios que tuvo un hijo.
  2. El misterio de la cruz es que el hijo de Dios fue enviado para salvarnos a nosotros, pecadores, que somos tan malvados.
  3. En tercer lugar, el misterio es que él mismo, que nunca pecó, tuvo que morir por nuestros pecados.
  4. Por último, es un gran misterio que Aquel que fue condenado como un criminal fuera realmente nuestro verdadero Rey.
  5. La cruz sigue siendo un misterio para nosotros, incluso hoy, cuando no podemos explicarla del todo
  6. Conclusión

El misterio de la cruz está, ante todo, en el hecho mismo de que tenemos un Dios que tuvo un hijo.

El misterio de la cruz reside, en primer lugar, en el hecho mismo de que tenemos un Dios que tuvo un hijo. Esto es algo asombroso. Nuestras mentes no pueden comprenderlo porque somos demasiado pequeños y limitados para entender un concepto tan grande. Pero Dios no era como cualquier otro dios (Salmo 96:5-6).

Aunque podría haberse dado a conocer de muchas maneras, en lugar de ello eligió convertirse en uno de nosotros (Juan 1:14) haciéndose carne (Fil 2:7). Nació como un ser humano, como el Hijo de María (Mt 1,18-25), que nació del Padre antes de todos los tiempos (Hb 1,2).

Pero como este Cristo era también plenamente Dios -la segunda persona de la Trinidad- sólo hay una explicación para su nacimiento: Ocurrió porque Dios lo quiso. La razón por la que Jesucristo llegó a existir fue porque Él lo deseó. Y si no hubiera habido tal deseo por parte de Dios -si no hubiera habido necesidad de que tomara carne humana y muriera como nuestro sustituto- entonces no habría salvación; tu alma estaría perdida para siempre.

Mira También Escogiendo A Dios Para Servirle Escogiendo A Dios Para Servirle

El misterio de la cruz es que el hijo de Dios fue enviado para salvarnos a nosotros, pecadores, que somos tan malvados.

La segunda cosa que vemos en este misterio es que el hijo de Dios fue enviado para salvarnos a nosotros, pecadores, que somos tan perversos y malos. Todos somos como la mujer que tenía una caja de alabastro con aceite perfumado, pero la guardó para sí misma, sin dársela a Jesús. O podemos ser como Judas que traicionó a Jesús con un beso. Pero el Hijo de Dios vino al mundo para salvar a los pecadores como tú y yo. Él dijo:

"No he sido enviado sino por las ovejas perdidas de Israel" (Mateo 15:24).

Eran personas que estaban perdidas en sus pecados y no sabían cómo volver a casa. El Hijo de Dios vino a este mundo para cargar con nuestros pecados en la cruz y morir por nosotros, de modo que pudiéramos salvarnos del castigo eterno, saliendo de la muerte a la vida por medio de Jesucristo, nuestro Señor (Juan 11:25-26).

En tercer lugar, el misterio es que él mismo, que nunca pecó, tuvo que morir por nuestros pecados.

La tercera cosa que debemos saber sobre la cruz es que fue un acontecimiento real en la historia, no sólo una enseñanza simbólica. El Hijo de Dios fue enviado para salvarnos a nosotros, los pecadores, que somos tan malvados que no tenemos ninguna esperanza de ser salvados de la ira de Dios por nuestro propio mérito.

Sin embargo, bajó del cielo, tomó forma humana y murió por nosotros, pecadores, como un acto de amor para pagar por nuestros pecados con su sangre. Esto significa que Satanás ha sido derrotado; ¡ya no tiene poder sobre nosotros porque Jesús murió en nuestro lugar!

El mismo Hijo de Dios tuvo que morir como nuestro sustituto; de lo contrario, iríamos directamente al infierno cuando muriéramos nosotros mismos (y todavía lo hacemos si no crees). Pero Jesucristo nos redimió del pecado pagando por nuestros pecados con su muerte en la cruz, y ahora tenemos el perdón y la vida eterna por medio de él.

Mira También Levantémonos Del Sueño Levantémonos Del Sueño

Por último, es un gran misterio que Aquel que fue condenado como un criminal fuera realmente nuestro verdadero Rey.

Por último, es un gran misterio que Aquel que fue condenado como un criminal fuera realmente nuestro verdadero Rey. La cruz es la clave para entender toda la vida y la misión de Jesús. Jesús vino al mundo para dar su vida por nosotros, pero también para mostrarnos cómo debemos vivir nuestras vidas.

Lo vemos en sus enseñanzas sobre el matrimonio y el divorcio (Mateo 5:32-32), sobre el perdón (Mateo 18:21-22), sobre compartir con los que no tienen nada (Lucas 12:33), sobre la humildad (Filipenses 2:5-8) ¡y mucho más!

La cruz sigue siendo un misterio para nosotros, incluso hoy, cuando no podemos explicarla del todo

La cruz sigue siendo un misterio para nosotros, incluso hoy, cuando no podemos explicarla completamente. Sin embargo, lo que sí sabemos es que Jesucristo dio su vida por nuestra salvación y para expiar nuestros pecados. También sabemos que la redención es posible gracias a la muerte y resurrección de Jesucristo. Es a través de este sacrificio que Él pudo abrir el cielo para todos aquellos que creen en Él.

Conclusión

Ahora, usted puede preguntarse cuál es mi objetivo al contarle todo esto. Sólo quería compartir algunos conocimientos con usted y ayudar a aclarar por qué Jesucristo tuvo que morir en la cruz por nuestros pecados. Espero que después de leer este artículo, usted tenga una mejor comprensión del misterio detrás de todo esto.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El Misterio De La Cruz De Jesucristo puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir