El Derramamiento Prometido Por Dios

La efusión prometida por Dios ya está aquí. Viene en forma de persona: Jesucristo. Vivió entre nosotros, murió por nuestros pecados y resucitó. Ascendió al cielo y envió al Espíritu Santo para dar poder a sus seguidores en Pentecostés. El Espíritu viene a nosotros con un propósito: guiarnos en la proclamación de Cristo para que otros se salven (Hechos 2:21).

El Derramamiento Prometido Por Dios

Índice de Contenido
  1. Hechos 2:14-21
  2. El derramamiento prometido por Dios
  3. Jesús vino y vivió entre nosotros, murió por nuestros pecados y resucitó.
  4. Ascendió al cielo, envió el Espíritu Santo para dar poder a sus seguidores en Pentecostés.
  5. El Espíritu viene a nosotros con un propósito.
  6. El Espíritu nos guía en la proclamación de Cristo para que otros se salven.
  7. Al recibir el Espíritu se nos da poder para hacer la obra de Cristo en este mundo.
  8. Conclusión

Hechos 2:14-21

La efusión del Espíritu Santo es uno de los acontecimientos más significativos de toda la historia. Fue este acontecimiento el que permitió a Jesús ir haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él (Hechos 10:38). Y como ya hemos visto, es esta misma efusión la que nos permite hoy vivir vidas enteras llenas de gracia y poder.

No necesitamos una lista interminable de reglas ni una fórmula fija para el éxito; sólo necesitamos mantener nuestros ojos en Jesús y dejar que nos guíe y dirija en nuestra vida diaria (Juan 17:15-26).

El derramamiento prometido por Dios

Como saben, Dios prometió un derramamiento de su Espíritu sobre toda la carne. Hay varias formas en las que el derramamiento se relaciona con la obra del Espíritu, Cristo y la Iglesia.

  • El derramamiento prometido por Dios vendrá después del bautismo en el Espíritu Santo (Hechos 2:38). Este bautismo es cuando recibimos el poder del cielo para vivir una vida sobrenatural (Romanos 12:1-2; 1 Corintios 12:13). También trae libertad del pecado y de la condenación para que podamos estar llenos de alegría (Gálatas 5:22-23).
  • El derramamiento prometido por Dios fluirá al ser llenos de Su Espíritu. Cuando recibimos esta llenura nos hace alejarnos de nuestra vieja vida y seguir a Jesucristo como Señor (Filipenses 3:7-8; Romanos 12:1-3).
  • El derramamiento prometido por Dios aumentará nuestra capacidad de intercesión (Efesios 6:18), de servicio (Juan 17), de adoración / alabanza / canto de alabanzas a Aquel que se sienta en las alturas.
Recomendado:  10 Fundamentos Del Matrimonio Feliz

Jesús vino y vivió entre nosotros, murió por nuestros pecados y resucitó.

  • Jesús nació en Belén, no en un pesebre sino en una casa.
  • El padre de Jesús, José, no era su verdadero padre. La esposa de José, María, había sido impregnada por Dios a través del Espíritu Santo.
  • Jesús es llamado "Hijo de Dios". Esto significa que es el Hijo de Dios y que no puede hacer nada malo porque todo lo que dice y hace viene de su Padre (Juan 5:19).
  • Jesús trabajó como carpintero hasta que comenzó su ministerio a los 30 años (Marcos 6:3). Hizo algunos de los muebles que se utilizaron en el Templo de Salomón cuando se reconstruyó durante el reinado del rey Herodes (Mateo 21).

Ascendió al cielo, envió el Espíritu Santo para dar poder a sus seguidores en Pentecostés.

El Espíritu Santo fue enviado para dar poder a los seguidores de Jesús, y sigue haciéndolo hoy. La efusión prometida por Dios en Pentecostés capacitó a la iglesia primitiva para realizar la obra de Cristo. No es casualidad que una gran parte de las cartas del Nuevo Testamento estén dirigidas a iglesias dirigidas por personas que experimentaron esta efusión en sus vidas.

Este bautismo en el Espíritu Santo nos permite hacer lo que hizo Cristo: anunciarlo (Juan 16:8-15). Puedes esperar este mismo derramamiento hoy, ya que Dios continúa con su plan de salvar a tanta gente como sea posible con su mensaje evangélico.

El Espíritu viene a nosotros con un propósito.

El Espíritu viene a nosotros con un propósito. Es el testigo divino que da testimonio de Cristo y nos da poder para ser testigos de Él. El Espíritu Santo fue enviado por Dios para revelar la verdad sobre Jesús y convencer a la gente de sus pecados (Juan 14:26; 16:7-11).

Recomendado:  Qué Podemos Aprender De Eclesiastés 9

Pero Dios no sólo quiere que tengas una relación íntima con su Hijo, sino que también quiere que compartas sus buenas noticias con los demás. A medida que crezcas en tu fe, esperamos que seas más consciente de lo mucho que Dios ama a todas las personas: ¡qué privilegio debería ser para ti hablar a otros del amor de Jesús!

El Espíritu nos guía en la proclamación de Cristo para que otros se salven.

El Espíritu nos guía en la proclamación de Cristo para que otros se salven. El Espíritu es quien nos guía para anunciar a Cristo, y lo hace llevando a las personas al conocimiento de Jesucristo, muerto y resucitado.

Al recibir el Espíritu se nos da poder para hacer la obra de Cristo en este mundo.

La obra de Cristo es la tarea de proclamar su evangelio al mundo. El Espíritu nos capacita para ello, y así tenemos el poder de cumplir el plan de salvación de Dios para todas las personas.

El Espíritu viene a nosotros con un propósito: viene para que podamos proclamar a Cristo y llevar a otros a la relación con aquel que murió por sus pecados. Cuando lo recibimos en nuestros corazones y permitimos que nos llene de su vida, podemos compartir esta buena noticia con otros también.

Conclusión

Es fácil dejarse llevar por los detalles de la vida cotidiana y olvidarse de la obra de Dios. Pero si nos fijamos en lo que dijo Jesús sobre ser sus discípulos, deja claro que esto no es una opción para nosotros. Debemos estar dispuestos a dejarlo todo y seguirlo a donde nos lleve (Lucas 14:33). Esto significa que debemos confiarle nuestras vidas y nuestro futuro, y no sólo hoy o mañana, sino para siempre.

Recomendado:  Tomar Decisiones Firmes Y Apropiadas Con La Ayuda De Dios

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El Derramamiento Prometido Por Dios puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir