Bosquejo Bíblico De Job 20

En el libro de Job, vemos cómo Dios trata con sus hijos. Satanás desafía el poder de Dios pidiéndole que demuestre que Job es justo. En respuesta, Dios permite que Satanás ponga a prueba la fidelidad de Job a través de varias pruebas y tribulaciones.

Esta prueba tiene el propósito de mostrar que no importa lo que suceda en la vida -bueno o malo- Dios siempre será fiel a sus promesas y a sus propósitos para nosotros como seres humanos en esta tierra.

Índice de Contenido
  1. El Prólogo
    1. Dios acepta el desafío y permite que Satanás ponga a prueba a Job.
    2. Satanás mata a todos los hijos y empleados de Job y destruye su ganado, pero Job permanece fiel.
    3. Tres amigos visitan a Job y tienen una larga discusión sobre la naturaleza del sufrimiento.
    4. Cada uno de los amigos da su opinión sobre por qué creen que Job está sufriendo.
    5. Al principio, los amigos argumentan a favor de que se haga justicia.
    6. Los tres amigos creen que Job es un pecador por cómo ha estado sufriendo sin razón aparente.
  2. Elihú entra tarde en la conversación y no aparece hasta después del capítulo 33.
  3. Conclusión:

En el Prólogo, Satanás desafía a Dios diciendo que Job sólo es justo porque Dios le ha bendecido abundantemente. Dios acepta el desafío y permite que Satanás ponga a prueba a Job.

Mata a todos los hijos y empleados de Job y destruye su ganado. Sin embargo, a pesar de todas estas cosas, Job permanece fiel a Dios e incluso dice que preferiría sufrir graves dificultades antes que maldecir a Dios o perder la fe en Él.

Dios acepta el desafío y permite que Satanás ponga a prueba a Job.

En esta sección, aprendemos que Satanás desafía a Dios para poner a prueba a Job. Dios permite que Satanás ponga a prueba a Job, y Satanás mata a los hijos y empleados de Job y destruye su ganado.

Job permanece fiel a pesar de todas estas calamidades, pero sus amigos intentan ayudarle a entender por qué está sufriendo sugiriendo que ha pecado de alguna manera (véase Job 2:11).

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Satanás mata a todos los hijos y empleados de Job y destruye su ganado, pero Job permanece fiel.

Job era un hombre piadoso que vivía en la tierra de Uz. Era un siervo fiel que amaba a Dios y se esforzaba por obedecerle, incluso cuando eso significaba sacrificar todo lo que tenía. Sin embargo, Satanás acudió a Dios y dijo que Job sólo le servía por miedo a perder sus posesiones, así que Dios permitió que Satanás pusiera a prueba a Job destruyendo todo lo que poseía.

El ganado de Job fue destruido por un espíritu maligno; sus hijos fueron asesinados por un rayo cuando salían a la calle; y luego un rayo cayó en la casa donde estaban sus nueras (todas fueron quemadas vivas).

Estas tragedias destrozaron la salud de Job hasta el punto de que no podía levantarse por su propio pie sin caer de nuevo. Su esposa también murió en este tiempo (aunque no se menciona aquí).

Después de que estos terribles acontecimientos ocurrieran durante varios meses, los amigos de Job se enteraron de lo sucedido y fueron a visitarlo en nombre de sus esposas:

  • Elifaz el temanita (un descendiente de Esaú)
  • Bildad el suhita (un descendiente de Abraham)
  • Zofar el naamatita (un descendiente de Ismael)
  • y Elihú hijo o nieto de Baraquías de Rama en Judá

¡todos descendientes de la línea familiar de Jacob!

Tres amigos visitan a Job y tienen una larga discusión sobre la naturaleza del sufrimiento.

Zofar, Elifaz y Bildad son los amigos de Job. Todos son mayores que él, todos son hombres y todos son muy religiosos. De hecho, creen que su religión les da derecho a decirle a Job lo que debe hacer ante su sufrimiento.

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Zofar es de la tierra de Temán (un lugar al oeste de Israel).

Es un agricultor que ha tenido éxito en su trabajo porque Dios lo ha bendecido con cosechas; sabe que si trabajas duro para Dios, serás recompensado con prosperidad: "He aquí que he visto a los insensatos echar raíces".

Elifaz también es agricultor, pero vive en Uz (que estaba al este de Israel).

Él también ha sufrido pérdidas: "¡Ay! ¡Cómo se ha ablandado mi corazón!" Esto lo hace aún más comprensivo con el dolor de Job: "Porque nosotros, los mortales, sólo nos afanamos hasta que cae la noche".

Bildad vive en Shuah (que estaba al sur-suroeste de Israel) y es propietario de una explotación ganadera allí:

cría ovejas y ganado en su propia propiedad en lugar de trabajar para otra persona. También es muy religioso; esto significa que cree que las personas buenas son recompensadas mientras que las malas sufren el castigo--"El malvado huye cuando nadie lo persigue... sin embargo, Dios no se deleita en la opresión cuando su justicia llega al exceso".

Cada uno de los amigos da su opinión sobre por qué creen que Job está sufriendo.

En esta sección, vamos a tratar las opiniones de Elifaz, Zofar y Elihú sobre el motivo del sufrimiento de Job.

  • Elifaz: "Has sido justo y perfecto. No aceptas ni niegas la culpa de los malvados. No eres parcial con los príncipes, sino hacedor de milagros para todo el pueblo". (Job 22:4-5)
  • Zofar: "¡Maldice a Dios y muere!" (Job 2:9)
  • Elihú: "Dices que tengo razón, pero sólo porque argumento mi caso contra ti, gano". (Job 32:2)

Al principio, los amigos argumentan a favor de que se haga justicia.

El libro de Job comienza con una discusión entre dos amigos de Job, que discuten sobre el significado de los acontecimientos de su vida. Uno de los amigos dice que Job era inocente y debía ser recompensado; el otro dice que no era pecador y no debía ser castigado.

Un tercer amigo cree que Job era un pecador pero que su castigo era demasiado duro, mientras que otro cree que puede ser parcialmente culpable pero que también debe sufrir por la voluntad de Dios.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Los tres amigos creen que Job es un pecador por cómo ha estado sufriendo sin razón aparente.

Los tres amigos de Job creen que éste está sufriendo a causa de sus pecados. Creen que Dios está castigando a Job por sus pecados y que Job necesita arrepentirse y aceptar la gracia de Dios, o seguirá sufriendo y posiblemente morirá.

En cambio, Elihú piensa que esta creencia es errónea y que no es correcto culpar a Dios por todo lo malo del mundo. Cree que la gente debería mirar dentro de sí misma en lugar de culpar a otros cuando las cosas van mal:

"Yo también he visto estas cosas; tienes razón, no soy mejor que tú".

Elihú entra tarde en la conversación y no aparece hasta después del capítulo 33.

Sirve como mediador entre Dios y Job, proporcionando algunas ideas sobre por qué cree que Job sufre a manos de Dios. Afirma que un hombre no puede entender por qué suceden las cosas malas, pero que Dios tiene el control de la situación y lo librará del mal en su momento.

Sin embargo, las palabras de Elihú son recibidas con más silencio por parte de Dios que las de Zofar, Elifaz y Bildad.

Elihú es un joven que no parece tener miedo de decir lo que piensa. Comienza pidiendo la atención de Dios, diciendo que ha escuchado las palabras de Job y ahora quiere dirigirse a Dios directamente.

Mira También La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos  La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos 

Elihú cree que cuando una persona sufre, es porque Dios lo ha permitido con algún propósito. También le dice a Job que si sigue creyendo en su propia justicia y afirmándose como justo ante Dios sin arrepentirse, esto sólo lo alejará de la salvación (Job 33:6-12).

A diferencia de Zofar, Elifaz y Bildad, que decían saber por qué sufría Job, pero no podían explicarlo con palabras; Elihú habla con seguridad de lo que cree que son algunas verdades relacionadas con el sufrimiento:

  • Nunca debemos cuestionar por qué suceden las cosas malas porque no podemos entender los caminos de Dios;
  • Nunca debemos desafiar nuestra fe ni dudar de la soberanía de Dios sobre nuestras vidas; y
  • Debemos esperar pacientemente en Él porque nos librará del mal a su debido tiempo.

Conclusión:

El libro de Job presenta muchos interrogantes y pocas respuestas

  • Job cuestiona la naturaleza del sufrimiento.
  • Los amigos de Job cuestionan la fe de éste.
  • Eliú cuestiona la comprensión de Job.
  • Dios cuestiona la rectitud de Job.
  • Job cuestiona el propósito del sufrimiento.

Job cuestiona la naturaleza de Dios y de la propia creación, así como su propio valor a los ojos de Dios, a pesar de su incapacidad para responder a cualquiera de estas preguntas existenciales por sí mismo o para encontrarles un sentido

Al examinar el libro de Job, nos encontramos con un mundo en el que Dios es todopoderoso y se hace sufrir a la gente sin razón aparente. El libro de Job es una historia poderosa que permite comprender cómo los seres humanos responden a tales situaciones, pero en última instancia nos deja con más preguntas que respuestas.

La pregunta de por qué alguien querría ser justo si no hay recompensas ni castigos en esta vida sigue sin respuesta por ambas partes - aunque algunos pueden argumentar que obtienen su recompensa en el cielo cuando mueren.

Mira También Lo Superlativo del Amor - Qué Significa Lo Superlativo del Amor - Qué Significa

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Bosquejo Bíblico De Job 20 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir